Ataúlfo Argenta

Ataúlfo Argenta
Castro Urdiales - Monumento a Ataúlfo Argenta 2.jpg
Monumento en Castro Urdiales
Datos generales
Nombre real Ataúlfo Exuperio Martín de Argenta Maza
Nacimiento 19 de noviembre de 1913
Origen Castro Urdiales, Cantabria, España
Nacionalidad Española
Muerte 21 de enero de 1958, Los Molinos, Madrid (44 años)
Cónyuge Juana Pallarés
Hijos Ana María, Margarita, Angelines, Fernando Argenta, Cristina.
Ocupación Director de orquesta, pianista
Información artística
Instrumento(s) Piano
[ editar datos en Wikidata]

Ataúlfo Argenta Maza ( Castro Urdiales, Cantabria, 19 de noviembre de 1913 - Los Molinos, Madrid, 21 de enero de 1958) fue un pianista y director de orquesta español. Se casó con Juana Pallarés Guisasola, con la que tuvo cinco hijos, uno de éstos, Fernando Argenta (1945-2013), fue un popular presentador y divulgador de música clásica en RNE en la segunda mitad del siglo XX.

Biografía

Su nombre completo era Ataúlfo Exuperio Martín de Argenta Maza, y fue el único hijo de Laura Maza y Juan Martín de Argenta, jefe de estación de Castro Urdiales.[1]

Alumno precoz, recibió clases de solfeo, piano y violín en el Círculo Católico de su pueblo. En 1925[2]​ con el maestro Armand Marsick en el prestigioso Conservatorio de Lieja.

De regreso a España, le sorprendió la Guerra Civil Española durante una gira de conciertos y se trasladó a Segovia en un intento de acercarse a Madrid. Allí fue movilizado por el bando nacional en el Batallón de Transmisiones de Segovia.[2]​ Enfermó gravemente de tifus.

Durante la guerra se casó con una antigua compañera del Conservatorio, Juana Pallarés Guisasola. Se vio en la necesidad de tocar en teatros y en orquestas menores para ganarse la vida.

Al día siguiente de nacer su segundo hijo estaba dando un concierto en Oviedo y en el descanso le dieron la noticia de que ese hijo había muerto. Argenta salió a tocar las Escenas infantiles de Schumann con lágrimas en los ojos.[2]

En mayo de 1941 obtuvo una beca y se fue a estudiar en Alemania con el maestro Carl Schuricht en el Conservatorio de Kassel, donde llegó a ser Profesor y luego Catedrático. Su esposa y sus dos hijas se reunieron con él en Alemania, pero el peligro de la Segunda Guerra Mundial le obligó a volver con su familia a España a finales de 1943.

En 1945 ya tenía cuatro hijos.

Carrera

Creó la Orquesta de Radio Nacional con la que inició su carrera de director de orquesta dando conciertos casi a diario. Se disolvió al negarse Argenta a colaborar en una depuración política de los miembros de la orquesta.[2]

Gracias al apoyo de Luis Urquijo, Marqués de Bolarque, creó la Orquesta de Cámara de Madrid, con la que dio conciertos por toda España.

El 1 de enero de 1947 se publicó un B.O.E. en el que se creaba la Orquesta Nacional de España. En los días siguientes se confirmó a Bartolomé Pérez Casas como director titular. Se elevó al mismo rango a Ataúlfo Argenta, dándose la situación de que la orquesta tuvo dos directores titulares desde el año 1947 al 1949.

Además fue director invitado de la Orquesta Nacional de Francia.

Estuvo retirado de la dirección durante seis meses por un ataque de tuberculosis intestinal.

Muchos le acusaron de rojo (contrario al régimen de Franco) por sus declaraciones a un periódico al hablar del atraso que sufría el mundo de la composición en España debido al aislamiento internacional.[2]

Fue un especialista en la música romántica alemana y en la música española, sintiendo predilección por el compositor Manuel de Falla.

Entre sus más reconocidas interpretaciones se encuentran la Rapsodie espagnole, de Maurice Ravel, y las Danzas españolas, de Moritz Moszkowski. Quienes trabajaron con él recuerdan su gran seriedad, maestría técnica y rigor.

Su excepcional capacidad como director le llevó a dirigir numerosas orquestas extranjeras y recibió numerosas ofertas para desarrollar su carrera en el extranjero. Poco antes de su muerte estaba a punto de firmar una gira por los Estados Unidos de América con la orquesta de la Suisse Romande, que le había ofrecido la titularidad.[2]​ Fue pionero también en las grabaciones en estéreo.

Pocos días antes de fallecer, Ataúlfo Argenta había conseguido uno de los mayores éxitos de su vida artística, dirigiendo en el Palacio de la Música Catalana de Barcelona primero, y luego en el Monumental Cinema de Madrid, el oratorio El Mesías de Georg Friedrich Händel .

Fallecimiento

Austin A90. En uno como éste encontró la muerte Ataúlfo Argenta.

Argenta murió en 1958, con tan solo 44 años de edad en su casa de la localidad de Los Molinos, Madrid. Allí se había citado secretamente con su alumna pianista francesa de 23 años Sylvie Mercier para pasar la noche. Como había nevado encendió la chimenea y mientras se caldeaba la casa la pareja bajó al garaje y esperó dentro del coche con el motor encendido. Entre los gases de combustión de la gasolina del Austin A-90 SIX había monóxido de carbono, un gas venenoso, incoloro e inodoro que produjo la muerte a Ataúlfo Argenta.[4]

Ataúlfo Argenta había padecido una tuberculosis reciente y la autopsia reveló que la muerte se produjo por intoxicación por monóxido de carbono. Sylvie Mercier sobrevivió tras perder el conocmiento. Quedó traumatizada y abandonó la música. Fue la heredera en Francia del grupo licorero Cointreau.[4]

El 31 de enero, diez días después de su fallecimiento, la Orquesta se presentó por primera vez al público sin su director. Los músicos, en pie, interpretaron el coral de la Cantata 140, de Johann Sebastian Bach, escuchada por el público también en pie y en silencio.

Fue enterrado en el Cementerio de La Almudena, en Madrid.

Su viuda, Juana Pallarés, nunca obtuvo la pensión que correspondía a la posición de Argenta al frente de la Orquesta Nacional.[5]

Other Languages