Astronomía en Colombia

La posición geográfica de Colombia, en la zona ecuatorial, le otorga el privilegio de la observación de los dos hemisferios celestes.

Historia

Época precolombina

Se sabe poco de los conocimientos astronómicos de los pobladores del territorio colombiano durante la época precolombina. El desarrollo agrícola de las culturas muisca, tayrona y Zenú implica un cierto conocimiento en el calendario.

El calendario de la cultura muisca fue descrito por José Domingo Duquesne la Madrid quien estudió los descendientes muiscas a finales del siglo 18. 'El año, zocam, se distribuía en lunas, y veinte de estas componían el año civil ó común, conteniendo treinta siete el de los Sacerdotes. Veinte de estos grandes años, conformaban el ciclo muisca. Para distinguir los días lunares, las lunas y los años, se empleaban séries periódicas cuyos diez términos eran números (1, ata; 2, bozha ó bosa; 3, mica; 4, mhuyca ó muyhica; 5, hicsca ó hisca; 6, ta; 7, qhupqa ó cuhupqua; 8, shuzha ó suhuza; 9, aca; 10, hubchíbica ó ubchihica)' (Alejandro von Humboldt).

Época colonial

El primer observatorio astronómico de América, fue construido en Santa Fé de Bogotá para la Expedición Botánica de la Nueva Granada encomendada a José Celestino Mutis, y su primer director fue el colombiano Francisco José de Caldas (1768 - 1816). Toma posesión del mismo en 1805 e incorpora al pequeño refractor y equipo existente, nuevos instrumentos como el cuarto de círculo de Bird y el péndulo de Graham. Desde él, el naturista y prócer payanés estima en 4º 36’ 06” la latitud del histórico lugar y hace otras observaciones de interés astronómico, geodésico y climático.

Época republicana

Entre los astrónomos colombianos, sobresale el Matemático e Ingeniero Civil Julio Garavito Armero (1865-1920), director del anterior Observatorio en 1892, profesor de astronomía, cálculo infinitesimal y mecánica racional, quien además de sus trabajos de astronomía observacional y astronomía dinámica, aplica el método de Olbers para determinar las órbitas de los cometas de 1901 y 1910 usando registros de observación suyos. Además de haber logrado demostraciones originales de teoremas relativos al cambio de variables canónicas y trabajos empleando estas variables al método Hamilton-Jacobi para órbitas elípticas; y haber desarrollado una expresión para el complejo problema de los tres cuerpos, con las “Fórmulas Definitivas para el Movimiento de la Luna” su obra más importante; Garavito quiso alcanzar un instrumento teórico de gran utilidad para preparar efemérides como complemento del cronómetro en la determinación de longitudes. Hubiera alcanzado su tarea, pero murió en marzo de 1920 a la edad de 54 años. Para honrar su memoria, el 3 de octubre de 1970 la Unión Astronómica Internacional designa con el nombre de "Garavito" a un cráter de 80 km en la parte oculta de la luna cuyas coordenadas son 48ºS 157ºE.

Hoy cuenta Colombia con estudios de posgrado a nivel de maestría y especialización en la Universidad Nacional de Colombia, institución que tiene a su cargo el histórico observatorio de 1805 y su propio observatorio astronómico, ambos adscritos a su Facultad de Ciencias.

Other Languages