Asmoneos

Los Seléucidas, en amarillo, tuvieron control sobre Israel a costa de de Egipto (en azul).
Fases de expansión del Reino de los Asmoneos.
Los leones de Judá, símbolo de la Ciudad Santa de Jerusalén, escenario de milenarias luchas y centro político de la dinastía de gobernante de los Asmoneos.
Fiesta de los Macabeos: Janucá. El Sumo Sacerdote de Israel vierte aceite en la Menorá. Tarjeta de salutación para Rosh Hashaná.

Los asmoneos o hasmoneos (en hebreo חשמונאים, Ḥašmōnaʔim) fueron los sucesores directos de los macabeos[1]​ que lograron establecer un poderoso reino en lo que hoy es Israel. Con los asmoneos, las fronteras del reino judío llegaron casi a las dimensiones de los remotos tiempos de David y Salomón.

La palabra asmoneo viene del griego Ἀσαμωναῖος o Asamoneus que se traduce como 'descendiente de Asmón',[3]

Los relatos del historiador clásico Flavio Josefo dan razón de la existencia de esta dinastía que se enlazan entre la decadencia del Imperio seléucida, de corte helenístico, y el surgimiento del Imperio romano. Su apogeo duró el doble del de sus inmediatos ancestros, desde el 134 a. C. hasta el advenimiento del Imperio romano en Israel en el 37 a. C..

Orígenes

La historia de la dinastía asmonea continúa la de la dinastía macabea, cuya principal fuente histórica son los dos libros bíblicos reconocidos por los cánones católicos, pero no por aquellos rabínicos. La razón por la cual los dos libros no fueron incluidos en el canon de la Tanaj es que estaban escritos en griego, pero ello no significa que no sean valorados como documentos históricos.[4]​ Sin embargo, los libros bíblicos se detienen en los macabeos e ignoran a sus sucesores, menos preocupados por las cosas del cielo y más celosos de los asuntos terrenales.

Aunque los Asmoneos eran descendientes directos de los macabeosJuan Hircano I era hijo de Simón, el último de los Macabeos»[5]​), lo cierto es que tuvieron grandes diferencias en sus acciones, los ideales que los movían y sus aspiraciones políticas.

En primer lugar los ideales religiosos y su celo por la defensa del templo de Jerusalén, del monoteísmo y de la independencia del reino de Judea, que eran características de los macabeos, perdieron toda su fuerza con los asmoneos, más ambiciosos y preocupados por extender su poderío militar, y marcados por las intrigas, traiciones y luchas fratricidas.

Una de las características principales de su gobierno fue la expansión lograda gracias al debilitamiento de los seléucidas, especialmente aquellos radicados en Siria. Y forzaron la circuncisión de los pueblos conquistados,[7]

Para entonces, la República romana se consolidaba lejos y no representaba una amenaza real, lo que permitió que los Asmoneos ampliaran las fronteras de Israel: se establecieron en Samaria, Galilea, Idumea, el Golán, el litoral del Mediterráneo y la Transjordania. Dichas conquistas representaron para el reino tiempo próspero y el alejamiento del peligro de perder la independencia y ver amenazada la identidad cultural con el advenimiento del helenismo que tanto preocupaba a los celosos del Templo. Con la excepción de la reina Salomé Alejandra, los Asmoneos se pusieron de parte de la secta sacerdotal de los saduceos y en contra de los fariseos. La primera era más de corte aristocrático, mientras que los fariseos estaban más con el pueblo.

Other Languages
Afrikaans: Hasmoneeë
български: Хасмонеи
català: Asmoneus
Deutsch: Hasmonäer
Esperanto: Makabea dinastio
فارسی: حشمونیان
français: Hasmonéens
Bahasa Indonesia: Hashmonayim
italiano: Asmonei
日本語: ハスモン朝
latviešu: Hasmoneji
Plattdüütsch: Hasmonäers
Nederlands: Hasmoneeën
occitan: Asmonean
português: Asmoneus
русский: Хасмонеи
srpskohrvatski / српскохрватски: Hasmonejci
Simple English: Hasmonean dynasty
українська: Хасмонеї
Tiếng Việt: Vương quốc Hasmoneus
ייִדיש: חשמונאים