Ashur-resh-ishi I

Ashur-resh-ishi I («Asur ha levantado mi cabeza»), fue un monarca asirio ( 1132-1115 a. C.) de la época del imperio medio, que parece haber sentado las bases para la posterior recuperación de Asiria.

Ashur-resh-ishi I heredó el trono a la muerte de su padre, Mutakkil-Nusku, y pronto llevó a cabo campañas contra los arameos y contras las tribus Mushki, llegando hasta los montes Zagros. Fundó una nueva ciudad llamada Apku, cerca de la actual Mosul, y se hizo llamar «el Vengador de Asiria». En todo caso estas victorias no fueron decisivas, pues sus sucesores tuvieron que enfrentarse con los mismos enemigos.

También tuvo que luchar contra los reyes de Babilonia, Ninurta-nadin-Shumi y Nabucodonosor I, a los que logró rechazar. La Historia sincrónica[2]

Un rey posterior, Salmanasar III, le atribuye la reconstrucción de la muralla de la ciudad de Assur. Sus propias inscripciones en la misma ciudad, le identifican como constructor del templo de los dioses Adad, Anu, e Ishtar. También construyó un palacio en Bumariyah, como atestigua una inscripción sobre ladrillo cocido.[4] donde reconstruyó las puertas-tore del templo de Ištar, que habían sido dañadas por terremotos durante los reinos de Salmanasar I y Ashurdan I. Estaban flanqueadas por estatuas monumentales de leones.

Fue sucedido por su hijo Tiglath-Pileser I.

Bibliografía

  • E.Cassin, J.Bottero, J.Vercoutter. Historia Universal siglo XXI. Los imperios del antiguo Oriente. El fin del segundo milenio. ISBN 84-323-0041-1
Other Languages