Asamblea Permanente por los Derechos Humanos

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Acrónimo APDH
Tipo organización
Fundación 1975
Fundador(es) Sra. Rosa Pantaleón, Obispo Jaime de Nevares, Sr. Eduardo A. Pimentel, Dr. Ariel Gómez, Prof. José Miguez Bonino, Dr. Guillermo Frugoni Rey, Dr. Raúl Aragón, Sr. Jaime Scmirgeld, Dra. Alicia Moreau de Justo, Obispo Carlos T. Gattinoni, Sr. Alfredo Bravo, Sra. Susana Pérez Gallart
Sede central Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso. Capital Federal
Área de operación República Argentina
Presidente Norma Ríos, Dr. Ernesto Moreau y Gisela Cardozo
Servicios Promover la vigencia de los Derechos Humanos
Filiales 22 regionales y 5 juntas promotoras
Facebook [https://www.facebook.com/apdh.argentina [1]]
Twitter Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Sitio web [2]
[ editar datos en Wikidata]
2016 03 marzo 24 NUNCA MAS (13).jpg

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) es una organización no gubernamental de derechos humanos de la Argentina fundada en 1975. Según indica su sitio oficial, la organización es fruto de una "autoconvocatoria de personas provenientes de los más diversos sectores sociales, políticos, intelectuales, sindicales y religiosos argentinos, en respuesta a la creciente situación de violencia y de quiebra de la vigencia de los más elementales derechos humanos que se escalaba en el país".[1]

Historia

Sus Inicios

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos fue fundada el 18 de diciembre de 1975, tres meses antes del golpe militar que dio inicio a la dictadura conocida como Proceso de Reorganización Nacional, en la Casa de Ejercicios Espirituales que dependía de la Iglesia de la Santa Cruz, a raíz de una iniciativa de Rosa Pantaleón.

Fueron sus fundadores, además de Rosa Pantaleón, el obispo de Neuquén, don Jaime de Nevares, el Sr. Eduardo Alfredo Pimentel, el Dr. Ariel Gomez, el Prof. José Miguez Bonino, el Dr. Guillermo Frugoni Rey, el Dr. Roque Raúl Aragón, el Sr. Jaime Scmirgeld, la doctora Alicia Moreau de Justo, el obispo Carlos T. Gattinoni de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, el Sr. Alfredo Bravo, la Sra. Susana Pérez Gallart.[2]

También han sido miembros de la APDH personalidades como el abogado y luego Presidente de la Nación Raúl Alfonsín, el rabino Marshall Meyer, el rabino Roberto Graetz, Oscar Alende, el luego Premio Nóbel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, Emilio Mignone y Graciela Fernández Meijide, entre otras figuras destacadas.[3]

Este conjunto de líderes políticos, religiosos y sociales tuvieron como principal preocupación construir un espacio institucional desde el cual fortalecerse y luchar juntos para defender los Derechos Humanos y los valores de verdad y justicia, en un contexto social y político de crecientes amenazas cotidianas a la vida y la libertad.

Desde el día de su creación, la APDH adoptó como meta y fundamento de su acción la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Todos sus actos y decisiones son dirigidos por esta última.

La APDH desempeñó un importante papel de defensa de los Derechos Humanos durante la dictadura militar que gobernó el país entre los años 1976 y 1983.[4]​ Las primeras misiones de la APDH fueron recolectar, registrar, ordenar y proteger las denuncias y los testimonios de familiares de personas desaparecidas o víctimas del terrorismo de Estado de diferentes formas de violaciones a los Derechos Humanos tales como secuestros, torturas, desapariciones, etc.

Cuando en 1979 vino a Argentina la Comisión Interamericana por los Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA), la APDH presentó la lista de desaparecidos (que alcanzaba casi las 5 mil denuncias), que luego fue publicada en el informe de la CIDH, informe que poco a poco se fue difundiendo en toda Argentina.

El Retorno a la Democracia

Al terminar la dictadura, ocupó la Presidencia de la Nación Argentina el Dr Raúl Alfonsín, uno de los miembros fundadores de la APDH. Al mismo tiempo, el organismo entregó toda la documentación a la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (CONADEP). También la APDH ayudó en la construcción del Informe Nunca Más y del Tribunal que se encargó de juzgar a los miembros de las Juntas Militares, y estuvo presente al lado de varios testigos que fueron garantes de la verdad durante la Causa 13.

En 1981, conjuntamente con otras organizaciones, la APDH sumó su apoyo a la ONU para la creación de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas. La Convención fue ratificada y entró en vigencia el 23 de diciembre de 2010.

La APDH siempre ha cultivado una fluida relación con los otros organismos de Derechos Humanos, sociales y ecuménicos. En ese sentido desarrolló programas especiales como por ejemplo el de Actuación Policial en Grandes Manifestaciones conjuntamente con el Servicio de Paz y Justicia, el CELS, las Abuelas de Plaza de Mayo, la Academia de Policía de Holanda y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, los que dieron lugar a cursos sobre derechos humanos en instituciones policiales, al análisis del comportamiento policial en manifestaciones sociales, grandes espectáculos y otros eventos, no sólo pensando en una instrucción unidireccional, sino en diálogo permanente con los efectivos que debían enfrentar tales situaciones.

Asimismo, en conjunto con el Relator Especial de la ONU Dr. Leandro Despouy y la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID) desarrolló el Programa de Independencia y Acceso a la Justicia, que luego dio lugar a eventos sobre Acceso a la Justicia de Mujeres, Niñez, Pueblos Originarios y Discriminación.

Las Secretarías y Comisiones realizan talleres sobre diferentes aspectos de los Derechos Humanos como la capacitación de personas que buscan trabajo, paneles, conferencias, seguimiento de problemas sociales buscando abarcar los derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales. Se ha fomentado la creación de hogares para mujeres maltratadas, programas y cursos educativos, promoción de los derechos de niños y adolescentes, personas con discapacidades diferentes, han acompañado a pueblos originarios en todo el país que luchan por sus derechos, tomando acciones judiciales en defensa de territorios y culturas originarias.

El 7 de diciembre de 2011 la APDH y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación suscribieron un acuerdo (Proyecto de Juicios de Lesa Humanidad) con el objetivo principal de impulsar los procesos judiciales de lesa humanidad. Las metas que se fijaron entonces fueron:

  • Realizar un inventario y seguimiento de las intervenciones de las distintas regionales de la APDH en juicios de Lesa. Y que APDH sea presente en todos los juicios donde tenga regionales. El Estado cubra los gastos de APDH cuando ésta intervenga en los juicios de Lesa Humanidad;
  • Funcionar de manera coordinada y acompañada (entre abogados/as litigantes de Apdh): creación de un equipo móvil para juicio oral de abogados/as asistentes constituido por especialistas de la APDH de diversas provincias, cuyo objeto es asistir a las querellas durante la primera y última semana del juicio y en los alegatos. En total son 14 las jurisdicciones donde APDH interviene: Ciudad Autónoma de Buenos Aires, San Martín (Buenos Aires), Dolores / Bahía Blanca (Buenos Aires), Mar del Plata (Buenos Aires), Olavarría (Buenos Aires), Formosa (Formosa), San Salvador de Jujuy (Jujuy), Mendoza (Mendoza), San Rafael (Mendoza), Rosario (Santa Fe), San Juan (San Juan), San Luis (San Luis), Santiago del Estero (Santiago del Estero), San Miguel de Tucumán (Tucumán).[5]