Arte conceptual

Bits & Pieces Put Together to Present a Semblance of a Whole, de Lawrence Weiner. Walker Art Center, Minneapolis, Minnesota.

El arte conceptual, conocido como idea art, information art o software art, es un movimiento artístico en el que la conceptualización de la obra es más importante que el objeto o su representación tangible. Las ideas acerca de la obra prevalecen sobre sus aspectos formales o sensibles. Varios autores hablan del arte contemporáneo como un arte post-conceptual, sugiriendo el gran impacto que el arte conceptual ha tenido en la evolución general del arte.[1]

La práctica del arte conceptual emergió en los años sesenta y se hizo popular a través de un grupo de artistas estadounidenses entre los que se encontraban Carl Andre, Robert Barry, Douglas Huebler, Joseph Kosuth y Lawrence Weiner. A menudo suele explicarse el arte conceptual como una reacción al formalismo que había sido articulado por el influyente crítico Clement Greenberg. Sin embargo, la variedad de artistas que suscribieron simultáneamente y en diferentes contextos los fundamentos y estilemas del arte conceptual, hace difícil atribuirlo a una sola causa. La oposición a la Guerra de Vietnam, el feminismo, la instauración de una nueva economía del conocimiento y la proliferación de las TIC,[3] También es común relacionarlo con los ready-mades que el artista francés Marcel Duchamp realizó en las décadas de 1910 y 1920, en los cuales la obra artística ya no es interpretada como un objeto de contemplación fabricado por la mano de su creador, sino como un objeto de pura especulación intelectual.

El contexto inmediato del arte conceptual proviene de los Estados Unidos y Europa tras la Segunda Guerra mundial, al que hay que añadir artistas de otros países en Asia y Sudamérica. Destacan el compositor estadounidense John Cage con sus obras experimentales, y Robert Rauschenberg y Jasper Johns, que transformaron la pintura incluyendo objetos cotidianos y eventos fortuitos. En Japón podemos mencionar las acciones artísticas del grupo Gutai. En Francia e Italia, Yves Klein y Piero Manzoni respectivamente desarrollaron prácticas artísticas que contribuyeron a sentar las bases del arte conceptual.

Los medios más empleados en el arte conceptual son el texto, la fotografía, la performance y el vídeo. En ocasiones se reduce a un conjunto de instrucciones indicando cómo crear una obra o a la documentación de un evento; la idea tras el arte es más importante que el artefacto en sí.

De este concepto han surgido formas artísticas como fluxus, ( Joseph Beuys, Wolf Vostell, Nam June Paik) y el mail art.

El trabajo de un artista conceptual en medios digitales

El artista se reúne con el productor o director de la obra para especificar que es lo que se espera de forma visual del proyecto, para posteriormente crear ilustraciones que intenten reflejar la visión del director de la forma mas apegada posible. Una vez que las ilustraciones son entregadas, estas son revisadas para saber cuales ilustraciones son aprobadas y cuales no sirven en opinión del productor. Las ilustraciones aprobadas pasan a manos de modeladores y/o otros artistas como guía para saber que aspecto deberán tener los personajes, ambientes, armas, vestimentas etc. Dependiendo que clase de obra es la que se pretende realizar.

El trabajo para un artista conceptual a veces no termina hasta que el proyecto ha sido terminado pues puede surgir el caso en el cual las ideas sean constantes y por lo mismo el artista deba crear nuevas ilustraciones para darle enfoque adecuado al equipo artístico que se encargara de crear la obra. En resumen, el arte conceptual impulsa a los demás a hacer su trabajo de forma correcta gracias a la dirección que este les da gracias a las ilustraciones que proyectan el aspecto más fiel a la visión original de el proyecto.

Other Languages