Arsenio Erico

Arsenio Erico
Arsenio Erico 1934.jpeg
Datos personales
Nombre completo Arsenio Pastor Erico Martínez
Apodo(s) El Saltarín Rojo, El Paraguayo de Oro, El Hombre de Mimbre, El Hombre de Goma, El Semillero de Avellaneda, El Mago, El Aviador, El Duende Rojo, El Diablo Saltarin, El Rey Del Gol, Mistergol, El Hombre de Plástico, Virtuoso
Nacimiento Asunción, Paraguay
30 de marzo de 1915
Nacionalidad(es) Bandera de Paraguay
Fallecimiento Buenos Aires, Argentina
23 de julio de 1977
Altura 1,83 metros
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1930
( Nacional)
Posición Delantero
Goles en clubes 302 (342 PJ)
Retirada deportiva 1949
( Nacional)
[ editar datos en Wikidata]

Arsenio Pastor Erico Martínez[2]

Comenzó su carrera como jugador en Nacional (Asunción) y más tarde supo brillar en Independiente, y es considerado por FIFA como el mejor jugador paraguayo de todos los tiempos y uno de los mejores futbolistas sudamericanos de la historia. Según la tabla de goleadores de la IFFHS se ubica en puesto 34, siendo el jugador paraguayo que más goles ha convertido en torneos de primera división, con 331 tantos en 372 partidos (prom. 0,88), lo que lo ubica en el puesto 34 de la tabla de máximos goleadores de todos los tiempos.[ cita requerida] Arsenio Erico convirtió 47 goles en torneo de 1937 siendo el máximo goleador de una temporada por un torneo.

Erico es el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, aunque hay cierta controversia con el número total de goles. Inicialmente se le otorgaban 293 goles, superando por un tanto a Angel Labruna de River Plate. En el año 2008 se le reconoció un gol más a Labruna,[5]

Trayectoria

Erico cabeceando la pelota en un partido contra River Plate, 1935.

Arsenio Erico[6] nació un 30 de marzo de 1915 en Asunción, Paraguay. Sus abuelos paternos fueron italianos. Su padre, sus tíos, sus hermanos y sus primos, nueve en total, regalaron el apellido Erico para gloria de Nacional, en diversos años desde 1909, hasta 1942.

Erico empezó su carrera en el Club Nacional de Asunción a la edad de 15, en Primera División.

En 1932 estalló la Guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia y como Erico aún no tenía edad de ser enrolado, le permitieron acompañar una gira en una selección de la Cruz Roja con fines de recolección de fondos. Ahí el muchachito deslumbró en tierras argentinas. Le echaron el ojo dirigentes de River Plate e Independiente, mas fueron los de esta última entidad quienes pudieron hacerle firmar un contrato profesional. Pero había un inconveniente: Erico debía eventualmente hacer la conscripción efectiva en su patria que estaba en guerra. Los argentinos le consiguieron un permiso especial del ministerio de defensa guaraní de modo que Erico pudo iniciar su brillante carrera en Argentina.

Debutó para los Rojos de Independiente el 6 de mayo de 1934 contra Boca Juniors sin marcar goles. Tenía 19 años. En la siguiente fecha contra Chacarita Juniors logra el primero de sus 295 goles.

A lo largo de su carrera le llovieron apodos pintorescos como El Saltarín Rojo, El Hombre de Goma, El Paraguayo de Oro, El Hombre de Mimbre, El Mago, El Aviador, El Duende Rojo, El Diablo Saltarín, El Rey del Gol, Mister Gol, El Hombre de Plástico, El Virtuoso, El Semidiós, el trampolín entre otros. La prensa de aquella época no ahorraba descripciones sobre como jugaba.

Erico en acción jugando para Independiente, donde convirtió 295 goles.

Luego de un par de años con lesiones que lo marginaron de las canchas, en 1937 desencadenó todo su potencial: 48 goles[4] logrando el bicampeonato para los Diablos rojos.

Fueron dos años pletóricos: 66 partidos jugados, 52 ganados, 5 empatados y 9 perdidos. Algunos expertos mundiales ubicaron a Independiente de 1938/39 como uno de los mejores equipos de la historia mundial junto con el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano, el Brasil de 1970 con Pelé y otros más.

Erico conformó una delantera fantástica con José Vilariño, Vicente de la Mata, Antonio Sastre y Juan José Zorrilla. Es muy difícil describir como hacía los goles Erico. Poseía un repertorio muy creativo para recibir y enviar pelotas al arco.

Promediando 1942, Erico tuvo discusiones con los nuevos dirigentes de Independiente y se marchó al Paraguay. Ahí saldó una vieja deuda personal y familiar: sacar campeón al Nacional. Independiente recibió ofertas por él desde River Plate (por 100.000 pesos) y desde San Lorenzo de Almagro pero la hinchada roja no quería verlo vendido a una potencia rival y primó más el amor de la gente del club por su ídolo guaraní. De modo que no fue vendido, le hicieron contrato nuevo y volvió en 1943.

Independiente vendió el pase de un maduro y lesionado Erico a Huracán donde llegó a jugar apenas siete partidos oficiales sin marcar ningún tanto antes de retirarse del fútbol argentino cerrando su récord de 295 goles.

Brilló como astro uno de los más grandes futbolistas sudamericanos de su tiempo, considerándosele el octavo mejor jugador de fútbol en Sudamérica durante el siglo XX. Marcó más de 300 goles en su carrera sumando los convertidos para Nacional, sobre todo en la campaña de 1942 en la que se consagró campeón.

En Paraguay, Erico llegó a alternar partidos como jugador y director técnico durante todo el campeonato de 1949. Su Nacional logró el subcampeonato detrás del Guaraní. Esa fue su única experiencia como entrenador.

Other Languages
čeština: Arsenio Erico
Deutsch: Arsenio Erico
Ελληνικά: Αρσένιο Ερίκο
English: Arsenio Erico
français: Arsenio Erico
Avañe'ẽ: Arsenio Erico
hrvatski: Arsenio Erico
italiano: Arsenio Erico
Nederlands: Arsenio Erico
português: Arsenio Erico
українська: Арсеніо Еріко