Arrianismo
English: Arianism

Grabado de Arrio argumentando la supremacía de Dios Padre, y que el Hijo tuvo un comienzo, al haber tenido un verdadero nacimiento.

El arrianismo es una creencia cristiana no trinitaria. Afirma que Jesucristo fue creado por Dios Padre y está subordinado a él. Las enseñanzas arrianas fueron atribuidas a Arrio (c. 250-335 d. C.), un presbítero de Alejandría, Egipto, y se oponen a las llamadas creencias ortodoxas acerca de la naturaleza divina. La cristología arriana sostiene que el Hijo de Dios no existió siempre, sino que fue creado por Dios Padre. Esta creencia se basa en varios textos bíblicos, pero especialmente en un párrafo del Evangelio según san Juan[1]​ donde Jesús declara:

Han escuchado que les he dicho: «Me voy y vuelvo a ustedes». Si me amaran se alegrarían de que vaya al Padre, porque el Padre es mayor que yo.
Evangelio según san Juan 14:28 (Versión Biblia de Navarra)

El Primer Concilio de Nicea del 325 consideró que las doctrinas arrianas eran heréticas y el Primer Sínodo de Tiro, en el 335, exoneró a Arrio.[3]​ Los emperadores romanos Constancio II (337-361) y Valente (364-378) fueron arrianos o cercanos al arrianismo.

Comienzos

En algunos grupos de los primeros cristianos se enseñaba que Cristo había preexistido como Hijo de Dios desde antes de su encarnación en Jesús de Nazaret, y que había descendido a la Tierra para redimir a los seres humanos.[4]

Arrio creía que Dios Padre y Dios Hijo no habían existido juntos desde siempre,[7]

El Señor me creó al principio de su obra, antes de que él comenzara a crearlo todo.
Proverbios 8:22 (Versión Dios habla hoy, 1996)

Arrio había sido discípulo de Luciano de Antioquía en su academia de Antioquía, y heredó de él una versión modificada de las enseñanzas de Pablo de Samosata.[8]​ Después de la conversión de Constantino y en vista del áspero cariz que tomaban las disputas teológicas, se convocó al Concilio de Nicea, el cual adoptó una solución general a esta controversia. La gran mayoría apoyó las doctrinas trinitarias, que pasaron a considerarse la ortodoxia (es decir la forma correcta de entender la fe cristiana) y la posición arriana quedó en minoría y fue declarada heterodoxa o herética.

La controversia acerca del arrianismo se desarrolló durante todo el siglo IV. Incumbió a muchos miembros de la Iglesia: simples creyentes, sacerdotes, monjes, obispos, emperadores y miembros de la familia imperial romana. Los emperadores romanos Constancio II y Valente se convirtieron en arrianos o semi-arrianos. También se hicieron arrianos los godos, vándalos y lombardos. La profunda controversia en el seno de la Iglesia durante este periodo podría no haberse materializado sin la significativa influencia histórica de las doctrinas arrianas.[10]​ Según algunos estudiosos, esta mayoría obedeció a la pena de exilio impuesta por Constantino a quienes rehusaran firmar el acuerdo alcanzado en Nicea. Sin embargo, se ha señalado que dicha suposición es gratuita dado que no aparece en las fuentes posteriores indicio alguno de imposición en los escritos de los participantes del mismo; más aún, hay evidencia de que los obispos presentes en el mencionado concilio fueron de una u otra manera presionados por Constantino I para reintegrar a Arrio y a otros miembros de su partido en los puestos eclesiásticos que manejaban previamente. Entre ellos se encontraba Atanasio, a quien por oponerse a la medida imperial se le exilia forzadamente de su sede en Alejandría; posteriormente, es encarcelado y exiliado por el emperador Constancio II, quien decidió apoyar de forma activa a los arrianos, aun sin compartir la totalidad de su doctrina.

Constantino promulgó un edicto contra el arrianismo que dispone lo siguiente:

«Además, si se encuentra algún escrito sobre Arrio, podría ser arrojado al fuego, por lo que no solo se borra la maldad de su enseñanza, sino que no quedará nada para recordarlo. Y por esto hago una orden pública de que si se descubriese que alguien esconde un escrito compuesto por Arrio, y no lo lleva inmediatamente a su destrucción por fuego, la pena será la muerte. Tan pronto como se descubra su ofensa, él podría ser sometido a castigo capital [...] .»
Edicto del emperador Constantino contra los arrianos.[11]

La vigencia del mencionado Edicto tuvo corto vigor en su aplicación; si bien Arrio fue desterrado a Ilírico junto con dos prelados afines suyos, Theonas de Marmarica y Segundo de Ptolemaida, y sus libros fueron quemados; pasados tres meses, el emperador suavizó las sanciones impuestas a los seguidores de Arrio en lo referente a sus escritos y libros, probablemente por encontrarse interesado en la tendencia arriana su hasta ese momento ex-consejero y también exiliado Eusebio, y posteriormente en el año 328 pidió a los obispos de la región de Egipto, en especial a Atanasio de Alejandría, que reconsiderasen la condena de los mismos y se devolviese a los cargos eclesiales que ocupaban antes del concilio. La respuesta de los mismos fue unánime en el rechazo hacia el emperador, siendo el propio Obispo tajante al exigir que se respetara lo estipulado en Nicea sobre el tema. Sin embargo, Constantino forzó a través de la vía judicial que volviera del exilio Arrio y lo impuso de nuevo en la diócesis contra la voluntad de Atanasio, que continuó firme en su negativa a aceptarle de nuevo. Dicho desafío fue recibido por el emperador como una amenaza a su imperio y, persuadido de nuevo por el obispo Eusebio, buscó formas para condenarlo al exilio; sin embargo, Atanasio logró escapar y huir a Constantinopla. El tira y afloja de Constantino en su postura con arrianos y ortodoxos es inconsistente. Se convocó un concilio en el 336 en Jerusalén, donde Arrio y los suyos fueron rehabilitados en sus puestos. Sin embargo, Arrio falleció camino de Constantinopla ese mismo año, y posteriormente murió el emperador un año más tarde, en 337. Mientras, Atanasio se encontraba entre el exilio y la re-instalación en su sede de Alejandría, hasta que el joven emperador Constantino II le permitió volver a Egipto de forma permanente. Con dicha acción también pretendió poner en apuros a su hermano Constancio II, gobernador del Imperio Oriental y partidario del arrianismo.

El arrianismo continuó existiendo durante varias décadas, aunque el aparente resurgimiento del arrianismo después de Nicea fue, más bien, una reacción anti-nicena explotada por los simpatizantes de los arrianos que algo propiamente arriano.[13]​ En la Europa Occidental, el arrianismo, que había sido predicado por Ulfilas, un misionero arriano entre las tribus germánicas, era dominante entre godos y vándalos y, más tarde, fue significativo entre los lombardos; pero dejó de ser una creencia mayoritaria en estas tribus en el siglo VIII, a medida que los reyes de esos pueblos fueron adoptando gradualmente el catolicismo. Este proceso empezó con Clodoveo I, rey de los francos en 496, si bien él no era arriano, sino pagano; siguió con Recaredo I, rey de los visigodos, en 587 y culminó con Ariberto I, rey de los lombardos, en 653.

Other Languages
Alemannisch: Arianismus
አማርኛ: አሪያኒስም
aragonés: Arrianismo
العربية: آريوسية
asturianu: Arrianismu
azərbaycanca: Arianlıq
български: Арианство
brezhoneg: Arianegezh
català: Arianisme
čeština: Ariánství
Cymraeg: Ariadaeth
dansk: Arianisme
Deutsch: Arianismus
Ελληνικά: Αρειανισμός
English: Arianism
Esperanto: Arianismo
eesti: Arianism
euskara: Arianismo
فارسی: آریانیسم
français: Arianisme
Frysk: Arianisme
Gaeilge: Airiasachas
galego: Arianismo
עברית: אריאניות
hrvatski: Arijanstvo
magyar: Arianizmus
interlingua: Arianismo
Bahasa Indonesia: Arianisme
italiano: Arianesimo
日本語: アリウス派
ქართული: არიანელობა
қазақша: Арианизм
한국어: 아리우스파
Кыргызча: Apианчылык
Latina: Arianismus
Lingua Franca Nova: Arianisme
Limburgs: Arianisme
lumbaart: Arianesim
lietuvių: Arijonizmas
latviešu: Ariānisms
македонски: Аријанство
മലയാളം: ആരിയനിസം
Bahasa Melayu: Arianisme
Nedersaksies: Arianisme
Nederlands: Arianisme
norsk: Arianisme
occitan: Arrianisme
polski: Arianizm
Piemontèis: Arianésim
português: Arianismo
română: Arianism
русский: Арианство
Scots: Arianism
srpskohrvatski / српскохрватски: Arijanstvo
Simple English: Arianism
slovenčina: Arianizmus
slovenščina: Arijanstvo
shqip: Arianizmi
српски / srpski: Аријанство
svenska: Arianism
Kiswahili: Uario
Tagalog: Arianismo
Türkçe: Aryanizm
українська: Аріанство
اردو: آریوسیت
walon: Arianisse
粵語: 阿里烏派