Arquitectura neogótica

El Palacio de Westminster, sede del parlamento del Reino Unido en Londres.
Las gárgolas de Notre Dame de Paris, fruto de la intervención de Viollet-le-Duc (1846), que a su vez bebe del ambiente medievalista en que se sitúa la obra literaria de Victor Hugo (Nuestra Señora de París, 1831).

Neogótico es la denominación de un movimiento artístico historicista, principalmente arquitectónico y decorativo.

Por su común rechazo al racionalismo neoclásico, es un estilo vinculado con el Romanticismo, y por sus implicaciones políticas, con el nacionalismo. Como arquitectura historicista es una reelaboración que reproducía el lenguaje arquitectónico propio del arte gótico medieval con formas más o menos genuinas. Los que lo consideran una desvirtuación del estilo gótico original, lo denominan peyorativamente «pseudogótico».

Entre los primeros ejemplos estuvieron dos mansiones escocesas construidas o remodeladas por William Adam:[3]​ También en Escocia, Walter Scott, autor de novelas medievalistas, construyó en estilo neogótico su mansión de Abbotsford House (1824).

Más impacto, por su cercanía a Londres, tuvieron la remodelación de Strawberry Hill[6]

En el siglo XIX la Europa continental vivió una auténtica fiebre neogótica que, además de levantar nuevos edificios, restauró y completó edificaciones medievales, como catedrales y castillos. En Francia destacó la labor restauradora y reconstructora de Eugène Viollet-le-Duc.

El ambiente artístico de mediados del siglo XIX fue muy proclive al medievalismo, que se extendió por todas las artes, especialmente en la decoración y el mobiliario (Arts and Crafts),[8]​ o en literatura (drama romántico, novela histórica, novela gótica) o en música (óperas de ambientación medieval).

Las ilustraciones de la obra de Charles Knight Pictorial Gallery of the Arts (1858) muestran en detalle la incorporación de la influencia del diseño moderno en el neogótico. Para 1872, el Gothic Revival británico estaba lo suficientemente maduro para que Charles Locke Eastlake,[9]​ un prestigioso profesor de diseño, escribiera A History of the Gothic Revival; aunque la obra principal sobre el movimiento se produjo medio siglo más tarde desde el ámbito de la historia del arte, a cargo de Kenneth Clark: The Gothic Revival. An Essay (1928).

Desvalorización del espíritu Gótico

El surgimiento de este movimiento historicista, con renovado fervor hacia el nacionalismo, fue uno de los primeros tropezones que cometió esta sociedad post industrialismo. Al intentar hacer una reinterpretación de un estilo medieval, forjado en una sociedad completamente avanzada, han olvidado la esencia misma de la arquitectura gotica. Si bien muchos tratados confrontan las diferentes situaciones del neogótico , debido a situaciones territoriales distintas y poniendo como ejemplo la principal discusión de la época que confrontaba a John Ruskin y su conservación contra la lógica de la restauración que planteaba Viollet-le-Duc , casi en el único punto que coincidían estos tratadistas, era en que ambos hablaban de no perder la esencia del movimiento. Cuando Ruskin en "Las siete lamparas de la arquitectura"[11]​ habla de la lógica de restauración y la plantea con todo un proceso adelante, en el cual toma dice que un arquitecto "Debe actuar como un cirujano diestro y experimentado, que solo toca un órgano después de haber adquirido un entero conocimiento de su función, y después de haber previsto las consecuencias inmediatas y futuras de la operación. Si actúa por azar, más vale que se abstenga. Mas vale que el enfermo se muera a matarlo".

Estos dos tratadistas, con realidades y escuelas completamente diferentes y siempre contrapuestos por sus ideales , se ponen de acuerdo en esta cuestión, en donde la esencia de la arquitectura debía prevalecer, por sobre cualquier cambio en la sociedad, o mejor no intervenirla ya que se provocaría la destrucción de la misma. De alguna manera esto es lo que paso con la arquitectura pseudo gotica, ya que muchas de las obras creadas bajo este periodo, tratan de querer ofrecer un falso ideal de belleza, camuflado detrás de una fachada gótica, y perdiendo el espíritu mismo de esta arquitectura , que proponía un juego de sensaciones, que hasta el momento nunca se habían puesto en juego , partiendo de la interpretación de el material que tenían en esa época que era la piedra , pero que no eran propios de una civilización industrial, en donde los nuevos materiales podían proponer un abanico de nuevas condiciones, para resolver los mismos problemas con planteos mas correspondientes al periodo.

Other Languages
Afrikaans: Neogotiese styl
Alemannisch: Neogotik
azərbaycanca: Neoqotika
беларуская: Неаготыка
беларуская (тарашкевіца)‎: Нэаготыка
български: Неоготика
català: Neogòtic
čeština: Novogotika
dansk: Nygotik
Deutsch: Neugotik
Esperanto: Novgotiko
eesti: Uusgootika
Frysk: Neogotyk
hrvatski: Neogotika
magyar: Neogótika
Lëtzebuergesch: Neigotik
Limburgs: Neogotiek
lietuvių: Neogotika
latviešu: Neogotika
македонски: Неоготика
Nederlands: Neogotiek
norsk nynorsk: Nygotikk
norsk: Nygotikk
Nouormand: Néo-Gothique
polski: Neogotyk
português: Neogótico
русский: Неоготика
srpskohrvatski / српскохрватски: Neogotika
slovenčina: Neogotika
slovenščina: Neogotika
српски / srpski: Неоготика
svenska: Nygotik
Türkçe: Neogotik mimari
українська: Неоготика