Arquitectura herreriana

Monasterio de El Escorial, en el municipio madrileño de San Lorenzo de El Escorial. Es la obra cumbre de este estilo arquitectónico.

La arquitectura herreriana, estilo herreriano o estilo escurialense, también denominada por algunos autores manierismo clasicista,[1] se desarrolló en España el último tercio del siglo XVI, coincidiendo con el reinado de Felipe II (r.  15561598), y continuó vigente en el siglo XVII, aunque transformado por las corrientes barrocas del momento. Se corresponde con la tercera y última etapa de la arquitectura renacentista española, que fue evolucionando hacia una progresiva depuración ornamental, desde el plateresco inicial hasta el purismo clásico del segundo tercio del siglo XVI y la absoluta desnudez decorativa que introdujo el estilo herreriano.

Se originó con la construcción del Monasterio de El Escorial ( San Lorenzo de El Escorial, Madrid) y, más en concreto, con la reorganización del proyecto realizado por el arquitecto montañés Juan de Herrera ( 15301597), tras la muerte de Juan Bautista de Toledo ( 15151567), autor del primer diseño.

Sus principales representantes son el citado Herrera, a quien el estilo debe su nombre, y Francisco de Mora ( 15531610), discípulo del anterior y artífice del Palacio ducal de Lerma ( Lerma, Burgos), otra de las obras clave de la arquitectura herreriana.

Características resumidas

Fachada del Palacio de Santa Cruz (Madrid)
Vista de la Iglesia de San Carlos del Valle, en Ciudad Real.
Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella en Navalagamella
Catedral de Valladolid. Diseñada por Juan de Herrera en 1582.

La arquitectura herreriana, o el estilo herreriano se caracteriza por su rigor geométrico, la relación matemática entre los distintos elementos arquitectónicos, los volúmenes limpios, el predominio del muro sobre el vano y por la ausencia casi total de decoración, razón por la cual en su época era denominado estilo desornamentado. También es conocido como estilo escurialense, en alusión al edificio que sirve de paradigma a esta corriente arquitectónica.

Los edificios herrerianos destacan por su severa horizontalidad, lograda gracias al equilibrio de las formas, preferentemente cúbicas, que se disponen simétricamente en la estructura. Por lo general, presentan cubiertas de madera revestidas al exterior de pizarra y torres laterales, rematadas en chapiteles cónicos o piramidales terminados en punta, que introducen un elemento de verticalidad y magnificencia, al tiempo que contribuyen a reforzar la sensación de simetría.

En otras ocasiones, no se busca tanto la horizontalidad como la voluminosidad, a la que se llega a través del juego geométrico de los diversos elementos arquitectónicos. Es el caso del modelo empleado en la construcción de iglesias parroquiales, con grandes fachadas, torres de planta cuadrangular y pesados contrafuertes.

Se trata, en la mayoría de los casos, de obras de gran tamaño, que se imponen en su entorno e impresionan por su austeridad y aire monumental.

En lo que respecta a los usos decorativos, éstos se reducen el empleo de formas geométricas básicas, como esferas y pirámides. Desde un punto de vista sociológico, tal sobriedad surge como una respuesta al protestantismo, en consonancia con las directrices marcadas por el Concilio de Trento ( 15451563).

Other Languages
Deutsch: Herrera-Stil
English: Herrerian
Esperanto: Herera
lietuvių: Dezornamentadas
Nederlands: Herreriaans
português: Herrerianismo