Arqueología postprocesual

La Arqueología postprocesual o Arqueología radical o Arqueología contexual es un movimiento surgido en Gran Bretaña a partir de los años 80 como reacción contra la Arqueología procesual y amparado en la filosofía postmoderna. Los postprocesualistas rechazan el determinismo y la imparcialidad aséptica del Procesualismo, argumentando que cada está fuertemente mediatizado por sus experiencias personales y por su entorno, lo que imposibilita un enfoque completamente objetivo de los problemas arqueológicos.

Crítica a la Arqueología procesual

«Ocurrió que inevitablemente los Nuevos Arqueólogos se hicieron viejos»

Matthew Johnson[1]

Los postprocesualistas han señalado numerosos agujeros en las teorías procesuales, como es el caso de la debilidad en la contrastación de sus hipótesis, el abuso indiscriminado de la Teoría del Nivel Medio como herramienta universal para validar cualquier idea, el fracaso en la aplicación de la Teoría de sistemas recurriendo a parches como la «Caja negra» de Clarke,[2] la falta de resultados que demuestren la supuesta superioridad de sus procedimientos (cuando no de sonados fracasos o de ideas peregrinas), el determinismo funcional, la excesiva abstracción de sus trabajos (que a menudo son meros ejercicios teóricos, basados en informaciones de segunda mano) y, sobre todo, el menosprecio del ser humano como individualidad.

La Arqueología postprocesual defiende la importancia del individuo, de cada uno de sus actos personales así como la originalidad y singularidad de las culturas que forman («agency»: el libre albedrío o la heurística, opuestos al determinismo procesual: la capacidad de las personas o de las sociedades para tomar decisiones por propia iniciativa, en virtud de sus valores éticos y morales).

Other Languages