Arqueoastronomía

El amanecer ilumina la cámara interna de Newgrange, Irlanda, únicamente en el solsticio de invierno.

La arqueoastronomía es el estudio del cómo las poblaciones del pasado "entendieron el fenómeno del cielo, cómo usaron estos fenómenos y cuál fue el papel del cielo en sus culturas".[3] Comúnmente está ligado a la etnoastronomía, que es el estudio antropológico de las observaciones estelares en las sociedad contemporáneas. La arqueoastronomía se relaciona ampliamente con la astronomía histórica, que es el uso de datos históricos de eventos estelares para responder a problemas astronómicos y la historia de la astronomía, la cual usa dicha información para evaluar prácticas astronómicas pasadas.

La arqueoastronomía usa una variedad de métodos para descubrir evidencias de prácticas pasadas incluyendo la arqueología, astronomía, probabilidad y estadística, e historia. Dado que estos métodos son muy diversos y usan datos de diferentes fuentes de información, la integración de dichas herramientas en argumentos coherentes ha sido muy difícil para los arqueoastrónomos.[7]

La arqueoastronomía puede ser aplicada a todas las culturas en todos los periodos de tiempo. Los significados del cielo varían de cultura en cultura; sin embargo, existen métodos científicos que pueden ser aplicados a lo largo de culturas estudiando sus creencias antiguas.[9]

La historia de la arqueoastronomía

En su historia corta de la 'Astro-arqueología' John Michell argumentó que el status de la investigación en la astronomía antigua había mejorado en los últimos dos siglos, yendo de "la locura a la herejía, a la noción interesante y finalmente a las puertas de la ortodoxia". Aproximadamente dos décadas después, aún podemos pregunta: ¿La arqueoastronomía estará esperándonos en las puertas de la ortodoxia o ha ido dentro de dichas puertas?

Todd Bostwick citando a John Michell[10]

Dos siglos antes de que Michell escribiera lo anterior, no existían arqueoastrónomos y no había arqueólogos profesionales, pero había astrónomos y anticuarios. Algunos de sus trabajos son considerados como los precursores de la arqueoastronomía; los anticuarios interpretaban la orientación astronómica de las ruinas que se encontraban a lo largo de Inglaterra como William Stukeley hizo de Stonehenge en 1740,[14]

El término arqueoastronomía fue usado por primera vez por Elizabeth Chesley Baity (como sugerencia de Euan MacKie) in 1973,[18] consideró que el origen fue mucho después, estableciendo: "...el origen de la arqueoastronomía moderna debe recaer ciertamente en el trabajo de Alexander Thom en Inglaterra entre la década de 1930 y la de 1970."

La arqueoastronomía más antigua analizó las construcciones megalíticas en las islas británicas, en sitios como Auglish en County Londonderry, con la intención de encontrar patrones estadísticos

En la década de 1960 el trabajo del ingeniero Alexander Thom y del astrónomo Gerald Hawkins, quien propuso que Stonehenge era un computador neolítico,[26]

Se ha propuesto que sitios Mayas como Uxmal fueron construidos con alineamientos astronómicos.

Este acercamiento en el Nuevo Mundo, donde los antropólogos comenzaron a considerar con mayor seriedad el papel de la astronomía en las civilizaciones amerindias, fue completamente diferente. Tuvieron acceso a recursos prehistóricos, los cuales no eran posibles de obtener en Europa ya que carecía de dichas etnografías[31]

Todo esto se discutió en una reunión llevada a cabo por la Unión Astronómica Internacional (UAI) en Oxford en 1981.[35] la cual describe ampliamente el estado de la arqueoastronomía hoy en día, en lugar de sólo establecer la existencia de astronomías antiguas, los arqueoastrónomos buscan explicar la razón por la cual las personas se interesan en el cielo por la noche.

Other Languages