Arnaldismo

El Arnaldismo fue un movimiento de reforma nacido en el norte de Italia e impulsado por Arnaldo de Brescia ( 1100- 1155), en contra del poder temporal de los papas y los abusos y privilegios ostentados por el clero.[1]

Sus seguidores, denominados arnaldistas o arnodistas, proponían la pobreza apostólica a la Iglesia Católica. Sus puntos de vista se conocen por la "Carta de Wetzel" dirigida por un arnaldista al empreador Federico Barbarroja, en 1152.[1] La Iglesia condenó este movimiento, catalogándolo como herejía en el Sínodo de Verona, celebrado en el año 1184. Tras este hecho, que vino a sumarse a la ejecución de Arnaldo de Brescia, la influencia del movimiento se fue desvaneciendo progresivamente.

Doctrina

Los arnaldistas criticaron altamente la posesión de los bienes eclesiásticos, a los que cosideraban una usurpación. No admitían el bautismo de los niños, el sacrificio de la misa, la oración por los difuntos, el culto de la cruz, etc. Arnaldo después de haber apoyado los movimientos comunales en Brescia y Roma y de haber actuado en la república comunal romana, que en 1142 se había declarado libre de la autoridad papal,[1]

Other Languages