Arnés (adorno)

Caballo con arneses

Se llaman arneses al conjunto de adornos, jaeces o arreos que se ponen a los caballos de montar y a las caballerías de tiro y de carga.

También se llama así al cuarto destinado a guardar los arneses de las caballerizas, denominándose el del palacio real guadarnés.

Antiguamente, se distinguían los siguientes tipos de arneses:

  • Arnés de seguir. El que servía para combatir con lanza.
  • Arnés tranzado. El que estaba atado con trenzas de cordones o recortado por alguna parte.

Expresiones relacionadas

  • Blasonar del arnés. Contar fanfarronadas o proezas que no se han realizado.
  • Echar mano de los arneses. Echar mano a las armas, armarse.

Historia

En un del siglo IV a.C., aproximadamente, aparece un yugo colocado en el pecho de un caballo con unas correas que lo unen a las varas de un carro. Poco tiempo los chinos sustituyeron el yugo rígido por una tira de cuero (“arnés de tirante”). De esta manera el peso de la carga descansaba sobre el pecho y las clavículas del animal. Hacia el siglo VIII d.C. el arnés de tirante llegó a Occidente.[1]

Other Languages
aragonés: Aparello
brezhoneg: Harnez
català: Arreu
čeština: Koňský postroj
English: Horse harness
Esperanto: Jungilaro
suomi: Valjaat
қазақша: Цуг
македонски: Запрега
Bahasa Melayu: Abah-abah
norsk bokmål: Seletøy
português: Arreio
русский: Упряжка
Simple English: Horse harness
svenska: Hästsele
Türkçe: Koşum
українська: Упряж