Armiño heráldico

Escudo de Bretaña, con el campo cubierto de armiños.

El armiño es un forro heráldico.

Según la tradición y la mitología, el primero en utilizar los armiños en heráldica, fue Bruto, hijo de Silvio, nieto de Ascanio y biznieto de Eneas.

Cuando Bruto desembarcó en Francia, encontró sobre su escudo un armiño y lo interpretó como vaticinio de su futura victoria. Cambió en ese momento sus armas, (un león dragonado), y con sus nuevas armas, conquistó aquellas tierras, que llamaron Brutania en su honor. Con el paso del tiempo, aquel nombre, evolucionó al actual de Bretaña.

Representación

En heráldica se conocen bajo el nombre de armiño dos forros distintos:

  • Armiños
  • Contraarmiños

Cuando la categoría y uno de sus elementos tienen el mismo nombre debemos acudir al contexto para distinguir a cual de los dos se refiere el autor.

El armiño se representa como un fondo blanco, con "colitas" o "colillas" negras, mientras que el contraarmiño es su negativo; un fondo negro con colitas blancas. Los armiños son unos animalitos de la magnitud de una comadreja o rata con el pelo blanco y muy suave la piel, que tiene la extremidad de la cola negra con la que se hace un forro de mucha estimación. Los tratantes en esta especie las mosquean con piececillas de piel de cordero negro para hermosearlas y por eso se llama en armería armiños el campo blanco sembrado de estas manchitas negras, que parecen estar hechas de las puntas de las colas de este animal.

Other Languages