Armenia Wilsoniana

Armenia Wilsoniana como fue prometida durante la división del Imperio otomano en el Tratado de Sèvres.

La Armenia Wilsoniana, se refiere al proyecto de estado armenio a costa del Imperio otomano durante la partición del Imperio otomano y después de su derrotado en la Primera Guerra Mundial, según el Tratado de Sèvres firmado por Turquía y algunos de los aliados de la Primera Guerra Mundial, el 10 de agosto de 1920,[2]​ que dejó la delimitación de la frontera en manos del Presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson.[ cita requerida] El tratado final, sin embargo, no fue firmado por los Estados Unidos, y aunque aceptado por el Imperio otomano, fue rechazado por los turcos, dando lugar a una nueva guerra.

El proyecto de estado, incorporaba las provincias de Erzurum, Bitlis y Van, que eran partes de la región denominada Armenia otomana (conocida también como la Armenia occidental). Ésta región se amplió hacia el norte, hasta la zona oeste de la provincia de Trebisonda para proporcionar a la República Democrática de Armenia una salida al mar Negro en el puerto de Trebisonda.

La Guerra de Independencia Turca, en la que los turcos vencieron a los armenios y a los griegos, obligó a los aliados a volver a la mesa de negociaciones antes de la ratificación del Tratado. Las partes firmaron y ratificaron el Tratado de Lausana en 1923, que anuló el Tratado de Sèvres, y también estableció las actuales fronteras de Turquía. Las fronteras orientales las obtuvieron por medio del Tratado de Alexandropol el 2 de noviembre de 1920, y mediante el Tratado de Kars, firmado el 23 de octubre de 1921 y ratificado en Ereván el 11 de septiembre de 1922,[3]​ con Armenia y la Unión Soviética, confirmando el Tratado de Lausana. El Tratado de Lausana y artículos relacionados no son reconocidos por el actual gobierno de la República de Armenia.

Negociaciones

Durante la Conferencia de Londres, David Lloyd George animó a Wilson a aceptar un mandato para Anatolia, y, en particular, con el apoyo de la Diáspora armenia de las provincias reclamadas por la Administración de Armenia Occidental. Wilson envió a la Comisión King-Crane y al general James Harbord a la región para escuchar las reclamaciones del Movimiento nacional armenio, y para determinar si estas afirmaciones son compatibles con los Catorce puntos del Presidente Wilson. El punto 12 decía:

"Seguridad de desarrollo autónomo de las nacionalidades no turcas del Imperio otomano, y el Estrecho de los Dardanelos libres para toda clase de barcos."

La Comisión King-Crane abordó la cuestión de si debería haber un estado armeniano, y con independencia de que éste estado debería ser creado con un mandato de Estados Unidos. La Comisión King-Crane llegó a la conclusión de que debe haber uno. Se ha señalado que los argumentos que la Comisión ha propuesto para justificar la creación de un estado armeniano fueron muy similares a los argumentos que más tarde se darían para la existencia de Israel, después de la Segunda Guerra Mundial.