Armando Reverón

Armando Julio Reverón
Armando Reverón en El Castillete.png
Reverón en 1950.
Información personal
Nombre de nacimiento Armando Julio Reverón Travieso
Nacimiento 10 de mayo de 1889
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Fallecimiento 18 de septiembre de 1954
(65 años)
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Nacionalidad Venezolano
Educación
Educación Francia y España
Información profesional
Área Pintor y Escultor
[ editar datos en Wikidata]

Armando Reverón ( Caracas, Venezuela, 10 de mayo de 1889 - Ib., 18 de septiembre de 1954), registrado su nacimiento en la prefectura de la Parroquia Santa Rosalía, fue un artista plástico venezolano considerado el mejor de Venezuela del siglo XX. Hijo único de Julio Reverón Garmendia y Dolores Travieso Montilla. Estudió en la Academia de Bellas Artes de Caracas; en España y en Francia. Se radicó en Macuto en el litoral central de Venezuela a partir de 1921, donde realiza gran parte de su obra, capta y transmite el impacto de la luz tropical. Se interesó profundamente por la acción de la luz sobre las formas. Entusiasta del impresionismo francés, su pintura evolucionó a la abstracción y el simbolismo. Los temas preferidos fueron el paisaje y el desnudo femenino.

Biografía

Realizó sus primeros estudios en el Colegio bellas artes de los Padres Salesianos en Caracas. Su tío-abuelo materno, Ricardo Montilla, quien había estudiado en Nueva York, lo instruyo en dibujo natural y despierta en él su vocación artística, mostrando desde niño afición por la pintura. En 1896 es trasladado a Valencia tras el fracaso del matrimonio de sus padres, el pequeño Armando es enviado al hogar de los Rodríguez-Zucca, quienes se ocuparon de su primera educación.

Bajo el cuidado de los Rodríguez-Zucca, Reverón establece una estrecha relación con Josefina, hija de la pareja, a quien aprecia como a una verdadera hermana. Las paredes de la casa eran algunos de los primeros lienzos de Reverón, donde éste intentaba retratar a la sirvienta de la familia, Juanita Carrizales. Los Rodríguez–Zucca le contaban a doña Dolores sobre el temperamento «triste, irascible y melancólico» de su hijo Armando. Entre los 12 y 13 años, sufre de tifus, lo que para creencia de muchos lo afectaría psiquicamente por el resto de su vida.

Vida en Valencia

En Valencia conoce el estudio de Juan Antonio Michelena, padre de Arturo Michelena y da sus primeros pasos en el dibujo. A los 18 años ejecuta pinturas de temas religiosos y naturalezas muertas. En 1908 se inscribe en la Academia de Bellas Artes, donde tiene como profesores a Antonio Herrera Toro, Emilio Mauri y Pedro Zerpa, y por compañeros a Manuel Cabré, Rafael Monasterios y Antonio Edmundo Monsanto, entre otros. Su rendimiento le valió la recomendación de sus profesores para obtener, al finalizar el curso de 1911, una pensión de estudios en Europa. Este mismo año, viaja a España y se dirige a Barcelona, donde ingresa a la Escuela de Artes y Oficios. En 1910 pinta su primer autorretrato en el que posa con cierta apariencia de bohemio. En 1912, hace un breve retorno a Caracas; de nuevo en España, entra a la Academia de San Fernando en Madrid.

De acuerdo con algunos estudiosos de su vida y obra, la capital española dejó una profunda huella en su espíritu; siendo cautivado además por el universo de Francisco Goya. Más tarde, recordará su paso por el taller de José Moreno Carbonero, pintor un tanto extravagante, maestro de Salvador Dalí.

Acta de Matrimonio de Reverón y Juanita Ríos, 1946

En 1916, Reverón pinta al aire libre sus primeros paisajes resueltos dentro de una tonalidad azul. Poco después se traslada a La Guaira donde vive de dar clases privadas de dibujo y pintura. En el carnaval de 1918 conoce a Juanita Ríos, quien sería su modelo y esposa.

También en La Guaira, se encuentra al pintor de origen ruso Nicolás Ferdinandov, a quien había conocido en Caracas el año anterior. Durante este tiempo Reverón visita con frecuencia el rancho de pescadores que el pintor ruso ocupaba en Punta de Mulatos. Siguiendo los consejos de Ferdinandov, Reverón decide instalarse en el litoral, iniciando con esto una nueva etapa en su vida y en su obra. Para 1921, vive en un rancho de la playa, en el sector de Las Quince Letras. Poco tiempo después se muda y comienza a construir, un poco al sur, El Castillete que le serviría de morada para el resto de su vida.

Durante los primeros años de su retorno a Venezuela, Reverón se movió en el ambiente del Círculo de Bellas Artes, fundado en 1912 por oposición a la ranciedad de la Academia, Repartió un tiempo entre Caracas y ya ciertos lugares del litoral, como La Guaira. La lejana Europa siguió contando, y mucho, para él. Fueron pintores procedentes de Europa, como el ruso Nicolás Ferdinandov y el rumano Samys Mutzner, o formados en ella, como el venezolano-francés Emilio o Emile Boggio, quienes orientaron sus pasos. Los dos últimos eran post-impresionistas, devotos del plein air.

Mutzner pasó tres años en Venezuela, principalmente en la Isla de Margarita; pintó también en La Guaira. Boggio, mucho mayor que el resto de sus compañeros, estuvo tan sólo en su patria durante parte de 1919; fallecería al año siguiente, en Auvers-sur-Oise. Ferdinandov, por último, era un ilustrador simbolista de cierto talento, formado en el clima muy «Ballets Russes» de Bakst y de Alexandre Benois.

A la hora de retirarse definitivamente, en 1920, del mundanal ruido, de enfrentarse, en compañía de su modelo y musa Juanita, a la soledad de Macuto, a Reverón le ayudó el ejemplo de quien había sido su compañero de tantas excursiones por el litoral, y de quien, a los cenáculos caraqueños había preferido La Guaira, la Isla de Margarita o Curazao, donde fallecería en 1954..

Other Languages