Armada de México

Armada de México
LOGO Marina Armada de Mexico NEGRO.svg
Logo basado en el escudo de la Secretaría de Marina Armada de México.
Activa Desde 1821
País Bandera de México  México
Rama Armada
Función Seguridad marítima y defensa militar de las costas.
Tamaño 65,605 2016.[1] 207 buques, 108 aeronaves
Parte de Secretaría de Marina
Fuerzas Armadas de México
Acuartelamiento Veracruz (Primera Región Naval)
Ensenada (Segunda Región Naval)
Lerma (Campeche) (Tercera Región Naval)
Guaymas (Cuarta Región Naval)
Isla Mujeres (Quinta Región Naval)
Manzanillo (Sexta Región Naval)
Acapulco (Octava Región Naval)
Comandantes
Comandante actual Vidal Francisco Soberón Sanz.
Comandantes
notables
Inigo AE
Santi V
David Henry Porter
Blas Godínez Brito
José Antonio Mijares
Sebastián José Holzinger
José María de la Vega
Othón P. Blanco Nuñez de Cáceres
Ángel Ortiz Monasterio
Manuel Azueta Perillos
Carlos Castillo Bretón Barrero
Insignias
Bandera de proa Naval Jack of Mexico.svg
Escarapela en la aviación naval Mexican Naval Roundel.svg
Cultura e historia
Lema "En la tierra, en el aire y en el mar"
Aniversarios 21 de abril Ocupación estadounidense de Veracruz
23 de noviembre Toma de San Juan de Ulúa - Día de la Armada
Guerras y batallas

Intentos de Reconquista en México:

Independencia de Yucatán:

Revolución mexicana:

Segunda Intervención estadounidense:

Guerra Cristera:

[ editar datos en Wikidata]

La Armada de México es la rama o fuerza militar encargada de la vigilancia y salvaguardia de las costas, el mar territorial, una zona económica exclusiva y el espacio aéreo marítimo de México así como en las aguas interiores, vías fluviales y lacustres navegables. Desde la independencia de México estuvo ligada a la Secretaría de Guerra y Marina, posteriormente fue parte de la Secretaría de la Defensa Nacional hasta que se creó el Departamento de Marina de manera independiente. A partir de 1941 es administrada por la Secretaría de Marina,[1]

Historia

La Armada de México fue creada desde la consumación de la independencia, el 4 de octubre de 1821, aunque fue hasta en el siglo XX que adquirió una mayor importancia y atención por parte de los gobiernos. El 26 de enero de 1912 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ordenanza General de la Armada. El 31 de diciembre de 1940 fue creada la Secretaría de Marina como entidad rectora de la Armada de México, que anteriormente había dependido de la Secretaría de Guerra y Marina.

Antecedentes

La Armada de México como tal, tiene su nacimiento en las actividades marítimas que los pueblos indígenas desarrollaron en el territorio mexicano y en la cultura y conocimientos que se heredaron de España.

Antes de la llegada de las primeras exploraciones españolas en 1521, el territorio mexicano se encontraba habitado por pequeñas naciones diferentes en cuestiones de política y cultura. Se puede llegar a pensar que algunos pueblos costeros podrían haber utilizado pequeñas embarcaciones con el propósito de transportar soldados a un área de batalla o inclusive se podría hablar de los aztecas que, por ser una cultura principalmente guerrera y dependiente de su ejército al que debía su poder, usaba estas embarcaciones para salir a combatir desde Tenochtitlan por el lago de Texcoco.

Los mayas incluso llegaron a ser conocidos como navegantes y artesanos navales, pues fueron estas embarcaciones las que se encontraron por primera vez con los españoles en una de las primeras expediciones en el nuevo continente. No por nada, J. Eric S. Thompson llamó a la cultura maya como "Los Fenicios del Nuevo Mundo".

Cristóbal Colón escribió después de su cuarto viaje, lo que parece ser el encuentro español con una de esas "canoas" que encontró cerca de las llamadas Islas de la Bahía en Honduras, describiéndola del largo de una galera y de unos cinco codos de ancho, lo que hoy sería como de unos 2.5 m aproximadamente. Hoy se sabe que las rutas marítimas de los mayas abarcaban la región de la Huasteca, Centroamérica y algunas islas del Mar Caribe, transportando mercancías de diversos lugares que visitaban para su venta.

Bernal Díaz del Castillo escribe en sus cartas que en Catoche, situado al extremo noreste de Yucatán, habían visto "diez canoas muy grandes llenas de indios que venían a remo y vela". Explica después cómo eran aquellas canoas: "estas son canoas hechas a manera de artesas y son grandes y de maderos gruesos y cavados... y muchas de ellas en que caben cuarenta indios".

Hernán Cortés, después de la derrota del 30 de junio de 1520 conocida como la de la Noche Triste, y su experiencia ganada en la batalla durante la cual muchos de sus caballos y soldados murieron en los cortes de las calzadas, creyó conveniente que la mejor manera para atacar y ganar con éxito la batalla era utilizar una movilidad militar combinada por dos fuerzas, es decir enviar un ataque por agua y otro por tierra. Los indígenas y españoles serían los protagonistas de una de las paradojas más interesantes en la historia de México, pues fue en la región conocida como altiplano, que se encuentra a unos 2,200 msnm, que se inició la historia de la construcción naval en el continente de América, cuando Cortés decidió mandar a construir en Tlaxcala trece bergantines que después servirían para poner en sitio a la gran Tenochtitlán, desarrollándose una batalla naval en el propio lago de Texcoco entre las embarcaciones españolas y las canoas aztecas, correspondiendo la victoria a los españoles el 13 de agosto de 1521.

Estado primitivo del lago de Texcoco, lugar donde navegaron los 13 bergantines de Cortés.

Parece casi imposible y extraño, la de fabricar en Tlaxcala, que era un poblado muy tierra adentro, a casi 100 km por un terreno montañoso. Esto se debe a que los tlaxcaltecas, en ese entonces, eran el principal y único apoyo que tenían los españoles. Al término de su construcción, los bergantines fueron probados en el río Zahuapan que los indígenas habían represado para cumplir aquel propósito. Al término de estas pruebas, los bergantines fueron desmantelados para así lograr su transporte de Tlaxcala a Texcoco, donde volverían a armarse y serían dotados de artillería. Es así como nacen los inicios de la construcción naval en América con fines eminentemente militares.

Cuando los aztecas perdieron su último reducto de tierra, los bergantines comenzaron a perseguir y destruir las canoas aztecas por los canales del lago. García Olguín, quien era capitán de un bergantín, apresó la embarcación en donde se encontraban los señores de México, Texcoco y Tlacopan: Cuauhtemótzin, Conacochtzin, Tetlepanquetzaltzin vistiendo mantas de maguey ya muy sucias por el hambre y la enfermedad que se había generado en la ciudad debido al sitio. Gonzalo de Sandoval y García Olguín llevaron a los mismos ante Cortés, que se encontraba en el barrio de Amexcac; es ahí donde el tlatoani mexica dice que él ya había hecho todo lo que pudo de su parte para defender a su pueblo, que ahora él hiciera lo que quisiera, poniéndole a Cortés un puñal en la mano para que lo matara.

Los primeros galeones que formaron parte de la Armada de Barlovento, que eran de origen mercante y que el gobierno virreinal compró a 40 ducados la tonelada, fueron el "Concepción" de 300 T, el "Nuestra Señora del Rosario" de 230, el "San Antonio" de 400, una urca de 400 construida en Jamaica, un patache de 150 y una fragata de 400 que fue construida en Campeche. Los navíos fueron enviados a La Habana, donde serían armados para su uso militar.

Al poco tiempo, unos buques ingleses fueron vistos en el puerto de Alvarado donde se construían dos galeones para uso de la Armada, por lo que al saberse eso en Veracruz, el Almirante Antonio de la Plaza se dirigió en busca de ellos. Sería la primera vez que la Armada de Barlovento enfrentaba un combate naval, lo que sucedió el 9 de junio de 1641 cerca de Río de Caña, Veracruz, tomando presa la nave y a 22 prisioneros. Sería la primera vez en que los piratas fueron interceptados en costas mexicanas.

Durante el gobierno del Virrey Payo Enríquez de Rivera se ordenó en 1678 la construcción de las primeras escuelas de artillería en los reinos españoles, siendo construidas en Veracruz, La Habana y Cartagena así como el uso de la Armada de Barlovento contra los piratas en la ciudad de Santa Marta. En 1688 arribó a gobernar Gaspar De la Cerda Sandoval Silva y Mendoza, que envía a Santo Domingo una expedición para derrotar y sacar a los franceses que la habían ocupado, por lo que fue necesaria la ayuda de la Armada de Barlovento compuesta de seis buques de línea y una fragata, transportando a 2,600 soldados mexicanos. El Virrey De la Cerda acudió a la misma por el estado de guerra que existía entre España y Francia. La ocupación francesa generó una movilización general por toda la isla, hasta que la Armada llegó el 9 de noviembre.

La flota zarpó de Veracruz el 19 de julio de 1690 y se le ordenó desalojar las tropas francesas por medio de un doble frente, pues mientras el ejército partía de Santo Domingo el 21 de diciembre, pocos días después la Armada se dirigía al puerto de Manzanilla. Allí se concentraron las fuerzas, y las embarcaciones se dirigieron a Guárico y así ocupar el paso de Puerto Paix, y evitar que los franceses se aprovisionaran. En dicha batalla murieron 400 franceses y 47 españoles, logrando la desocupación francesa de Guárico.

El Virrey Juan de Acuña de Casa Fuerte estableció en 1722 la primera fundición de artillería en Orizaba, Veracruz. Durante su mandato generó grandes beneficios en cuestiones militares pues se apresaron una balandra y una fragata inglesas que se encargaban del tráfico de palo de tinte, todo esto entre Cabo Catoche y la isla de Cozumel. El éxito generó que fueran armadas en Campeche varias piraguas que después comandaría Esteban de la Barca sorprendiendo con 24 hombres en el Río Belice a una fragata de 24 cañones con cuarenta y cuatro marinos ingleses.

Durante el último cuarto del siglo XVII, se realizaron nuevas expediciones dirigidas por la Nueva España, pues el embajador de España en Moscú informó que los rusos se encontraban por esas tierras, así que se emprendió una campaña de reconocimiento del norte de las Californias para encontrar establecimientos rusos. Fue así que Juan Francisco de la Bodega y Quadra descubrió la desembocadura del Río Columbia a la que dio el nombre de entrada de Haceta así como el pico de San Jacinto, hoy conocido como el monte Edgecumb en la ciudad de Sitka, Alaska y el Puerto de Bucareli en la Isla Príncipe de Gales. En 1776 se ordenó una nueva expedición, por lo que se mandaron construir en Guayaquil las corbetas "Princesa" y "Favorita" que salieron de San Blas el 11 de febrero de 1779 al mando de Juan Francisco de la Bodega y Quadra e Ignacio Arteaga.

En Orizaba se construyeron los primeros cañones barrenados y torneados en sólido, en calibre de a cuatro, por Diego de Panes. En octubre de 1789 el Virrey Juan Vicente de Güemes Pacheco y Padilla mandó forrar de cobre los cascos de los guardacostas. En 1790 se mandó una nueva expedición con dirección al norte compuesta de una flotilla con la Fragata "Concepción", el paquebote " San Carlos" y la balandra "Princesa Real", con el fin de colonizar la isla de Nutka, el comandante, Francisco Eliza logró construir algunas edificaciones, ordenando a los oficiales Salvador Fidalgo y Manuel Quimper exploración, conquista y el levantamiento de planos de la misma. La última expedición salió de Acapulco con las goletas "Sutil" y "Mexicana" que eran comandadas por Dionisio Alcalá Galiano y Cayetano Valdés, que se encontraron con los navegantes George Vancouver y Broughton que realizaban las mismas investigaciones. El Teniente de Navío Jacinto Caamaño, fue enviado junto a su fragata "Aranzazú" a explorar el norte. Caamaño salió de San Blas el 20 de marzo de 1792 recorriendo durante 6 meses la parte septentrional de la isla de la Reina Carlota y el sur de la isla Príncipe de Gales. Se encuentra pues, en el México novohispano, a las razones históricas por las que muchas veces en las toponimias de diversos países como Canadá y los Estados Unidos se encuentren nombres hispanos.

España, que se alió con Francia después de las firmas de la Paz de Basilea, implicó que después de la firma del tratado de San Ildefonso existiese de nueva cuenta una ruptura de relaciones con Gran Bretaña. En los años posteriores, España ya no pudo mantener el poder naval que lo había caracterizado y para contener las hostilidades de Inglaterra, que terminaron en un desastre español durante la Batalla de Trafalgar, ocaso del poder naval español. Los ingleses pues transitaban con libertad por costas mexicanas haciéndose de víveres en los puertos, sin embargo, ya no existía marina de guerra que las protegiese, las demandas de los virreyes nunca fueron escuchadas, pues el poderío que antes España tuvo se había perdido. En 1808, a partir de la abdicación de Fernando VII en favor de Napoleón, y el estallido de la Guerra de la Independencia Española y la desobediencia del virrey Venegas que no acataba las órdenes de Madrid, comenzaron a gestar la lucha de independencia en México.

Guerra de Independencia

Morelos creyó conveniente lograr de alguna forma el control del comercio marítimo imperial.

El movimiento de Independencia de México fue lento y difícil, afianzado gracias a diversos acontecimientos acaecidos teniendo como consecuencia inmediata la terminación de tres siglos de dominación española en territorio mexicano. En los planes estratégicos de los insurgentes, existieron diversas operaciones logísticas para lograr un control de las más importantes vías de comunicación, con lo que podrían asegurar un mejor control de territorios que beneficiaría al desplazamiento de su tropa así como la generación de víveres. El control de las vías marítimas fue, de cierta forma, una de las tantas preocupaciones de los cabecillas insurgentes, a pesar de que estos estaban en cierta medida restringidos a ella por no contar con los suficientes recursos económicos.

Intentos de Reconquista en México

Los años de gestación de México como país se encuentran entre los años 1821 y 1854. México, al lograrse consagrar como un país independiente, se enfrentó a una inestabilidad de todos niveles y órdenes, pues existían guerras civiles por todos lados. Existía en México una lucha por cómo se debería organizar el país, unos creían que el modelo colonial sería el mejor mientras que otros consideraban mejor el modelo liberal, aunque este implicara un gran cambio para la nación.

Así pues, la agitada vida política del primer medio siglo como país independiente desviaron la atención del gobierno de los asuntos marítimos y el fortalecimiento de la Armada de México, a pesar de que esta hubiese sido necesaria.

Durante los primeros años de México como país independiente se encontraba un constante peligro a la recién nacida nación, pues existieron algunos amagos extranjeros que pusieron al descubierto la debilidad del poder naval de México, en ese entonces casi nulo. Antonio de Medina Miranda, en ese entonces ministro de guerra y marina durante el reinado de Agustín de Iturbide, fue el primero en indicar la necesidad de la Marina mexicana para vencer al último reducto español, que se encontraba en San Juan de Ulúa. Con la llegada del Brigadier español Francisco Lemaur, se rompió fuego sobre el puerto de Veracruz, obligando al Estado Mexicano a organizar un bloqueo y hostigamiento naval en 1825, que culminaría con la toma de San Juan de Ulúa por el capitán Pedro Sainz de Baranda y Borreyro, siendo esta la primera batalla librada por la Armada de México.

Primera Intervención Francesa

La Primera Intervención Francesa, se desarrolla en el año de 1838 y es usualmente referida con el peculiar nombre de la Guerra de los Pasteles ya que tuvo como antecedentes las reclamaciones que Francia hacia al gobierno mexicano por las Declaraciones Provisionales de 1827, en las que se denunciaban saqueos y daños a propiedades de franceses durante unos disturbios en México como lo fueron el Motín del Parían, Tehuantepec, Oaxaca y Orizaba. Uno de los muchos daños que reclamaban los franceses fue la de un pastelero que trabajaba en Tacubaya, en la que exigía una suma de $60,000, que supuestamente se habían comido los rebeldes. Francia exigió a México la suma de $600.000 mil pesos para cubrir la completa indemnización a los ciudadanos franceses que habían sido perjudicados. El gobierno mexicano no se quiso hacer responsable de los daños que se habían efectuado durante la guerra civil, proponiendo la solución del problema a un tercero, lo que recibió la negativa del barón de Deffaudis, enviando una escuadra al mando de Bazoche que declaró el 16 de abril de 1838, un bloqueo a todos los puertos mexicanos, dañando aún más la economía mexicana. Como México no accedió a aquellas condiciones a las que Charles Baudin exigía, la guerra comenzó. La escuadra francesa rompió fuego sobre Ulúa que sufrió serios daños. El baluarte de San Miguel quedó completamente destruido y los muertos y heridos fueron en su mayor parte de la Armada de México, siendo uno de ellos, el Capitán de Fragata Blas Godínez Brito. El 28 de noviembre de 1838 los marinos y soldados que defendían Ulúa, no teniendo otro camino, capitularon. La escuadra francesa que llegó al Golfo de México durante la primera intervención francesa, estuvo conformada, principalmente por las Fragatas Glorie, Médée, Créole, Naiade, Herminie, Iphigénie, los bergantínes Cuirassier, Zebre, Lapérousse, Eclipse, Laurier, Dunois, Volticeur, Dupetit, los Bombardas Cyclope y Vulcain y las corbetas Sarcelle y Fortun.

Intervención estadounidense en México

En el siglo XIX, Estados Unidos tenía objetivos expansionistas e imperialistas pues estableció diversas estrategias de compra y, en su defecto, de conquista en pro de poseer nuevas tierras. Texas, hizo caso omiso a México y confirmó su incorporación a los Estados Unidos el 4 de julio de 1845. Sin embargo, Estados Unidos pretendía hacer a México reconocer al Río Bravo como el verdadero límite de Texas y además de eso presionaba la venta del territorio de California. Los Estados Unidos colocaron tropas en la frontera mexicana pretextando el resguardo de un posible ataque mexicano a Texas, lo que evidentemente dio inicio al conflicto. La Armada de México, por su parte sólo existía en los papeles, casi todo el personal de marina se encontraba a las órdenes de generales del ejército, servía en las fortalezas militares o en los cuarteles costeros del ejército.

El 23 de mayo, Estados Unidos notificó al congreso mexicano que este ya había anexado a Texas, lo que generó que México se negara a reconocer el tratado. El capitán de fragata Tomás Marín, que era el Comandante General de la Costa de Sotavento, reunió todos los medios que tenía a sus manos para proteger el Fuerte de Alvarado, con la ayuda del capitán de fragata Pedro Díaz Mirón, comandante del fortín y Juan Laine, Comandante del Fortín de Santa Teresa. La artillería de la Marina, se encontraba en muy mal estado y solo era manejada por 30 marineros, 1 condestable y 8 soldados de infantería. La población civil fue evacuada, quedando en el pueblo unos piquetes de la Guardia Nacional de Alvarado, Tlacotalpan, Cosamaloapan y Acayucan.

El 14 de diciembre Matthew Perry logra tomar Ciudad del Carmen y el 5 de marzo de 1847 llega el General Winfield Scott a Anton Lizardo para lograr coordinar junto con Conner el plan del desembarco de tropas con el fin de tomar Veracruz. 8600 Hombres que habían sido divididos en tres grandes columnas desembarcaron el 9 de marzo en playa Collado, luego de lo cual avanzaron sin encontrar resistencia. El 22 de marzo las fuerzas estadounidenses se encontraban en posición de ataque, tanto por mar como por tierra, exigiendo el Gral. Winfield Scott al Gral. Juan Morales la rendición y evacuación de la plaza, para lo cual dio un plazo de dos horas. Morales optó por el combate sabiendo de antemano las nulas posibilidades de victoria. El bombardeo se inició a las cuatro de la tarde y continuó durante toda la noche hasta el 27 de marzo cuando cayó Veracruz en manos invasoras. Durante los años de guerra los puertos mexicanos del Pacífico y Golfo fueron bloqueados y tomados, cayendo varios marinos en diversas acciones.

Después de la pérdida de la capital, y ya sin poder continuar con resistencia posible, ya que México carecía de las armas y poder económicos suficientes para continuar la guerra desde otros frentes, se negoció un tratado de paz, firmado en Guadalupe Hidalgo, por representantes de México y de los Estados Unidos en febrero de 1848. El supuesto tratado estuvo titulado como “Tratado de paz, amistad y límites”. Esa guerra fue muy desigual, sin embargo tanto la marina como el ejército mexicano pelearon en defensa del territorio, que al final se perdió.

Segunda intervención francesa en México

La participación militar de la Armada de México durante la Guerra de Reforma fue casi nula, siendo la Segunda Intervención francesa el regreso histórico de la marina de guerra. El gobierno liberal mexicano era en ese entonces constantemente presionado por los Estados Unidos con el fin de que México llevara a cabo tratados con el gobierno estadounidense, pues querían que se les otorgara muchas concesiones como sucedió en el caso del Tratado McLane-Ocampo y con la solicitud de Buchanan al Congreso de México para que esta creara una ley que les autorizara a las fuerzas estadounidenses el uso de sus fuerzas para "garantizar" los derechos e intereses de sus ciudadanos residentes en México, buscando mantener la supremacía política y económica estadounidense en el continente americano. Esta política llegó a preocupar a las potencias europeas que siempre habían controlado la zona. Francia, Inglaterra y España habían creído conveniente el establecimiento y apoyo de gobiernos que fuesen monárquico-constitucionales en el continente americano, para poner fin a las ambiciones que tenían los Estados Unidos.

Sabiendo las potencias de los problemas en los que estaba el gobierno liberal mexicano para pagar todas las deudas surgidas por las constantes guerras, Inglaterra y Francia se pusieron de acuerdo en septiembre de 1861 de presionar al gobierno mexicano, por lo que enviaron una flota que ocupó las aduanas marítimas mexicanas, hecho que creían sería suficiente para el pago de sus reclamaciones. España por su parte, mando fuerzas de Cuba para atacar Tampico y Veracruz, proponiendo de igual forma a Francia e Inglaterra una operación conjunta para lograr el pago de sus deudas y poner “orden” en México, en esta opinión estuvo de acuerdo Francia pero no Inglaterra, acción que destruyó la alianza formada entre las tres potencias. Sin embargo Francia tenía planes de intervenir en la política mexicana e imponer un gobierno monárquico que trabajase bajo el orden francés, lo que tuvo el apoyo de marquistas y conservadores mexicanos, por lo que en vez de irse a Paso Ancho como habían prometido al gobierno mexicano en los tratados de La Soledad, se establecieron en Córdoba. El Golfo de México fue escenario de constantes desembarcos y tomas de puertos por los franceses. La Armada de Francia comenzó a atacar los principales puertos mexicanos en 1864 utilizando su poderosa fuerza naval, de muchos marinos, embarcaciones y municiones con el fin de controlar el gobierno de Maximiliano, para lo cual colocaron embarcaciones a cuidar en los puertos de Matamoros, Tampico, Veracruz, Alvarado, Campeche, Sisal, Guaymas, Mazatlán, Manzanillo y Acapulco lo que siguió hasta septiembre de 1866 cuando retiraron todas sus fuerzas que se encontraban en México.

Segunda intervención estadounidense en México

Dibujo del uniforme de un Teniente de corbeta de la Armada mexicana en 1906.

El deterioro de las relaciones diplomáticas con el gobierno de los Estados Unidos y la guerra civil ocurrida en México después de la muerte del presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Francisco I. Madero, llevaron a lo que se conoce como la segunda Intervención estadounidense. Con el lanzamiento del Plan de Guadalupe el 26 de marzo de 1913 por Venustiano Carranza con el fin de derrocar a Victoriano Huerta, comenzaron a librarse los primeros enfrentamientos a principios del mes de mayo, entre las fuerzas constitucionalistas y los federales. Emiliano Zapata, logró desde el sur combatir al gobierno federal, quién a pesar de los intentos de Victoriano Huerta para que éste se uniese a su ejército, hizo caso omiso a su carta, fusiló al Coronel Pascual Orozco, padre del Gral. Pascual Orozco y el 30 de mayo de 1913 cambió el Plan de Ayala, desconociendo al gobierno usurpador.

Con la entrada de Woodrow Wilson al poder de los Estados Unidos, el antiguo embajador estadounidense Henry Lane Wilson fue retirado del cargo, acusado de intervención en los asesinatos de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, después de este hecho, Wilson desconoció el gobierno huertista, cambiando radicalmente la política estadounidense. Wilson, además de este cambio, el 3 de febrero de 1914 suspendió el embargo de armas que existía con los revolucionarios, reconociendo a los revolucionarios como parte beligerante, por lo que la obtención de armas seria más fácil. Wilson, puso toda su política a favor de los revolucionarios. Sin embargo, las esperanzas que el gobierno estadounidense puso en ellos se vieron frustradas con la entrada del General Obregón a la Ciudad de México y la presencia del “Varón de Cuatro Ciénegas”. Es entonces, al mismo tiempo de los anteriores acontecimientos que surge la Segunda Intervención estadounidense en abril de 1914, con motivo de la crisis diplomática entre los dos países. Al conocer los estadounidenses la noticia de que un barco alemán de nombre Ipiranga (el mismo barco que llevó a Porfirio Díaz con dirección a Europa) llevaba un cargamento importante de armas y municiones al gobierno de Victoriano Huerta, la intervención estadounidense se desencadena en el puerto de Veracruz, distinguiéndose la población civil y los cadetes de la Escuela Naval Militar en la defensa del puerto.

A comienzos del mes de abril de 1914, el Departamento de Estado de los Estados Unidos había dado instrucciones a todos los consulados que se encontraban en ese entonces en México, a que estos previnieran a sus connacionales para que estos estuviesen preparados para una “movilización que protegería la seguridad de los estadounidenses y sus familias”. La prensa nacional y extranjera, tomó con seriedad esta noticia pues ya muchos hablaban de lo inminente que era una intervención de los Estados Unidos en territorio mexicano. Frente al puerto de Tampico se encontraban las embarcaciones: Connecticut, Dolphin, Des Moines, Cyclops y Solace, todas al mando del almirante Frank Friday Fletcher. Cerca, pero fuera de la bahía de Veracruz se encontraban de igual forma los acorazados Utha y Florida, a los que el 8 de abril se les unirían el acorazado Minnesota, el crucero ligero Chester y el carga minas San Francisco, mostrando así su poderío naval frente a las costas mexicanas.

Barcos históricos

  • Navío de Línea Congreso Mexicano o Navío Asia
  • Fragata Victoria
  • Vapor Guadalupe
  • Vapor Moctezuma
  • Corbeta Brutus
  • Corbeta Morelos
  • Bergantin Hermón
  • Bergantin Bravo
  • Bergantín Mexicano
  • Bergantín Constante
  • Bergantín Guerrero
  • Bergantín Vencedor del Álamo
  • Goleta Iguala
  • Goleta Anáhuac
  • Goleta Camila
  • Balandra Papaloapan
  • Balandra Orizaba
  • Balandra Zumpango
  • Cañonero Libertad
  • Cañonero Independencia
  • Vapor de Guerra Democráta
  • Cañonero Democráta
  • Cañonero México
  • Corbeta Escuela Zaragoza
  • Corbeta Escuela Yucatán
  • Pontón Chetumal
  • Cañonero Guanajuato
  • Cañonero Bravo
  • Cañonero Morelos
  • Cañonero Tampico
  • Cañonero Veracruz
  • Cañonero Nicolás Bravo
  • Transporte de Guerra Progreso
  • Cañonero Guerrero
  • Cañonero Agua Prieta
  • Acorazado Ligero Anáhuac
  • Buque Auxiliar Zaragoza II
  • Cañonero Durango

Marinos ilustres

Other Languages