Armada Argentina

Armada Argentina
Escudo Armada Argentina.svg
Escudo de la Armada.
Activa 29 de mayo de 1810
206 años, 6 meses y 13 días
País Flag of Argentina.svg  Argentina
Tipo Armada
Función Alistar, adiestrar y sostener los medios del poder naval de la nación a fin de contribuir a garantizar su eficaz y eficiente empleo en el marco del accionar conjunto[1]
Tamaño 18,555 personas[2]
62 buques
43 aeronaves
27 piezas de artillería
2 controladores de tiro
103 vehículos
41 embarcaciones menores
Parte de Fuerzas Armadas Argentinas
Equipamiento Equipamiento de la Armada Argentina
Comandantes
Jefe del Estado Mayor General de la Armada Almirante Marcelo Srur
Subjefe del Estado Mayor General de la Armada Vicealmirante Horacio Nadale
Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada Vicealmirante Carlos Aguilera
Comandantes
notables
Guillermo Brown
Manuel José García Mansilla
Julián Irizar
Emilio Rodolfo Berisso
Hermes Quijada
Juan Bautista Azopardo
Hipólito Bouchard
Tomás Espora
Matías de Irigoyen
Francisco de Gurruchaga
José Matías Zapiola
Luis Piedrabuena
Félix Dufourq
Jorge Anaya
Insignias
Pabellón nacional Flag of Argentina.svg
Bandera de proa Naval Jack of Argentina.svg
Escudo Escudo Armada Argentina.svg
Cultura e historia
Patrón Stella Maris
Lema Irse a pique antes que rendir el pabellón
Colores Celeste y blanco
Marcha Marcha de la Armada Argentina
Aniversarios 17 de mayo - Día de la Armada
Condecoraciones Al heroico valor en combate
Al valor en combate
Al muerto en combate
Al herido en combate
A los combatientes
Reconocimiento al mérito
Honor al valor en combate
Al esfuerzo y abnegación
Operaciones en combate
Guerras y batallas
Guerra de la Independencia Argentina
Guerra del Brasil
Guerra del Paraná
Guerra de la Triple Alianza
Guerra de las Malvinas
Guerra del Golfo
Operación Uphold Democracy

Sitio web: http://www.ara.mil.ar/
[ editar datos en Wikidata]

La Armada Argentina o Armada de la República Argentina (ARA) es la rama naval de las Fuerzas Armadas Argentinas, encargada de la defensa nacional del Mar Argentino. Su corazón operativo es la Base Naval Puerto Belgrano. Históricamente tuvo un rol fundamental en la Guerra de Independencia de la Argentina, la Guerra del Brasil y la Guerra de las Malvinas. Actualmente además de desempeñarse en su misión principal participa activamente en las Campañas antárticas de Argentina y misiones de paz bajo mandato de la Organización de las Naciones Unidas.

Historia

La Revolución de 1810

Al producirse la Revolución de Mayo el 25 de mayo de 1810, la mayor parte de los oficiales de la Armada Española, dependientes del Real Apostadero Naval San Felipe de Montevideo se encontraban en Buenos Aires, entre ellos Juan Ángel de Michelena, José Laguna y Jacinto de Romarate, quienes se excusaron de jurar ante la Primera Junta porteña y solicitaron permiso para pasar al Apostadero de Montevideo en procura de órdenes al respecto. La Junta lo permitió y así la flotilla realista pudo recuperar sus mandos.

Es así que en dicha fecha, en el citado Apostadero se encontraban fondeados la mayoría de los buques de guerra realistas, tales como la fragata Flora, las corbetas Proserpina y Mercurio, los bergantines Belén, Cisne y Gálvez, los sumacas Aranzazú y Carlota, los faluchos Fama, San Martín, San Luis y el lugre San Carlos; mientras que en la orilla contraria, en la zona de Los Pozos en el puerto de Buenos Aires, estaban las lanchas cañoneras Peruana, Murciana, Navarra, y Vizcaino,[5]

Posteriormente, a instancias del Comandante General de Marina José María Salazar, Montevideo rechazó la autoridad Junta y en agosto dispuso el bloqueo de Buenos Aires, que fue efectivo a partir de septiembre al contar con el apoyo de las fuerzas británicas al mando de Robert Elliot. En octubre el jefe de la estación naval del Brasil Miguel de Courcy relevó a Elliot y designó a Roberto Ramsay, favorable a los independentistas, con lo cual el bloqueo en los hechos dejó de ser operativo. Aun así, la escuadra de Montevideo controló los ríos aunque no fue capaz de ahogar el tráfico de cabotaje de sus adversarios ni impedir el comercio de ultramar.

La primera escuadrilla argentina

En 1811 el vocal de Marina Francisco de Gurruchaga puso en operaciones la primera escuadrilla argentina, compuesta de la goleta Invencible, el bergantín 25 de Mayo y la balandra América. Deficientemente tripulada y armada, fue puesta al mando de Juan Bautista Azopardo y destacada en apoyo de las operaciones de Manuel Belgrano y para interceptar las comunicaciones de Montevideo con el Paraguay. El 2 de marzo fue derrotada por una escuadra española al mando de Jacinto Romarate en el Combate de San Nicolás.

Bloqueo y bombardeo de Buenos Aires

En junio de 1811 Francisco Javier Elío ordenó al comandante del Apostadero José María Salazar bombardear Buenos Aires. La misión fue encargada a Juan Ángel Michelena, quien el 15 de julio se presentó frente a la capital rebelde al mando de una escuadrilla compuesta de dos bergantines, dos balandras bombarderas, una sumaca, dos faluchos y una lancha. Buenos Aires sólo disponía de una lancha cañonera al mando de Hipólito Bouchard. Sin intimación previa, en la noche Michelena bombardeó la ciudad durante varias horas, sin causar más que daños menores. En la mañana del 16 Michelena envió una intimación que fue rechazada por la Junta, que ordenó evacuar a los vecinos más expuestos, pero el 17 los realistas se retiraron.

El 15 de agosto de 1811, aun cuando se encontraban en curso negociaciones de paz, Elío ordenó a Michelena un nuevo ataque. El 19 de agosto la escuadrilla española, esta vez previa intimación, inició el segundo bombardeo de Buenos Aires pero la ineficacia de las cinco horas de fuego concentrado sobre los cuatro pequeños lanchones revolucionarios que salieron a defender el canal de acceso al puerto interior y la ciudad sólo consiguieron la burla del vecindario.

En marzo de 1812 Gaspar de Vigodet ordenó a José Primo de Rivera y Ortiz de Pinedo realizar un tercer bombardeo de la ciudad. El 4 de marzo de 1812 la escuadra bombardeó por cincuenta minutos el muelle y a la flotilla patriota compuesta del queche Hiena y de una cañonera. La acción, al igual que las anteriores, fracasó en todos sus objetivos.

La campaña de 1814

Combate de Martín García (1814)

A fines de 1813 y comienzos de 1814 la situación de la revolución americana era crítica. Chile se encaminaba al desastre, el ejército del norte había sido derrotado y las tropas españolas planeaban ya un ataque conjunto con las fuerzas de Montevideo, que superaban a las sitiadoras en número y armamento y controlaban sin oposición los ríos. Por añadidura, Fernando VII regresaba al trono y se preparaba una gran expedición cuyo destino manifiesto era el Río de la Plata. Las Provincias Unidas dispusieron crear una pequeña escuadra que al impulso de Juan Larrea y Guillermo Pío White estuvo operativa con rapidez. Al mando de Guillermo Brown enfrentó a la escuadra al mando de Romarate en el combate de Martín García. Tras retirarse con daños del combate naval, atacó y ocupó la isla Martín García. Victorioso, forzó a Romarate a retirarse al río Uruguay donde pese a su victoria en el combate de Arroyo de la China quedó aislado hasta su rendición, y dirigió sus buques a Montevideo. En mayo Brown derrotó a la escuadra realista en el Combate naval del Buceo cerrando así el bloqueo de la ciudad, que caería poco después.

La Guerra del Brasil

Victoria argentina en Juncal

Iniciada la Guerra del Brasil la Argentina se encontraba sin una escuadra que oponer a la fuerte marina de guerra del Imperio del Brasil que bloqueaba Buenos Aires. Una escuadrilla improvisada de buques de escaso porte comandada por Guillermo Brown, aprovechando los bancos que dominaban el río frente a la ciudad consiguió mantener las líneas de comunicación y abastecimiento con el ejército en operaciones y enfrentó a los brasileños con relativo éxito en los combates de Punta Colares, Banco de Ortiz, Los Pozos y Quilmes. Brown intentó burlar el bloqueo y contraatacar pero fracasó en su ataque a Colonia del Sacramento y en sus audaces asaltos a la fragata Nictheroy y Emperatriz. En 1827 Brasil intentó flanquear a los republicanos destacando fuerzas navales al río Uruguay y a Carmen de Patagones, pero Brown destruyó completamente la escuadra imperial en la Batalla de Juncal y la división enviada al sur fue batida en la Batalla de Carmen de Patagones. Frente a Buenos Aires, tras el éxito en el combate de la Punta de Quilmes Brown fue derrotado en la batalla de Monte Santiago, por lo que las fuerzas regulares de la Armada Argentina se vieron nuevamente reducidas a impedir a la escuadra bloqueadora atacar Buenos Aires y al transporte de suministros a las fuerzas en operaciones, mientras que el principal esfuerzo bélico se destinó a las actividades corsarias que se extendieron con gran éxito a las costas brasileñas y al Caribe.

Bloqueo Anglo-Francés

En 1829 Francia había protagonizado la primera intervención directa europea en los asuntos del país con un ataque a la escuadra argentina. Entre 1838 y 1840 se produjo el Bloqueo francés al Río de la Plata encabezado por el contraalmirante Luis Francisco Leblanc. En marzo de 1838 una división naval francesa-oriental al mando de Hipólito Daguenet atacó la isla Martín García y consiguió reducir su pequeña guarnición. Brown fue enviado a Montevideo para intentar crear una escuadra, pero fue bloqueado por los franceses y la caída de Oribe dio fin al intento. Incapaces de decidir el conflicto, enfrentando costos crecientes y cambios en la política doméstica e internacional, Franca envió al almirante y ministro de marina Ángel Renée Armand de Mackau, barón de Mackau, al frente de una nueva escuadra pero con instrucciones de alcanzar la paz, que se concretaría con el tratado Mackau-Arana en octubre de 1840.

Guerra Grande

Vuelta de Obligado

La retirada francesa no puso fin a la llamada Guerra Grande, conflicto civil que involucraba a Uruguay y Argentina. Mientras el gobierno de Fructuoso Rivera creaba escuadrillas al mando de Francisco Fourmantin, Santiago Sciurano y John Halstead Coe, Rosas puso al frente de su escuadra a Guillermo Brown. Pese a la paridad de fuerzas, en la Campaña naval de 1841 Brown obtuvo gradualmente el control del estuario y Coe quedó reducido al puerto de Montevideo, lo que decidió a Rivera a renunciar a disputar el río.

Iniciado el sitio de Montevideo, el bloqueo naval tuvo escasos resultados ya que las flotas británicas y francesas aseguraron el libre tránsito de sus buques. El arribo del comandante de la estación naval británica de Río de Janeiro John Brett Purvis agravó el conflicto. Purvis desconoció por completo el bloqueo, obligó a Brown a entregar el armamento capturado en arsenal en la Isla de Ratas y auxilió a Rivera en el desplazamiento de sus tropas. El auxilio francés y británico a los sitiados fue en aumento hasta que en agosto de 1845 la escuadra argentina fue capturada y al mes siguiente se estableció el bloqueo de todos los puertos de la Confederación Argentina.

Decidida a lograr la apertura de la navegación de los ríos interiores la escuadra anglo-francesa avanzó sobre el Paraná. Si bien consiguió forzar las baterías argentinas en la batalla de la Vuelta de Obligado y en otros puntos del bajo Paraná, la expedición fracasó en sus fines comerciales y políticos. Sin lograr la adhesión de los pueblos del interior y enfrentando grandes pérdidas, la escuadra regresó al Plata e impulsó a sus gobiernos a buscar la paz.

La Escuadra de Sarmiento

Ante la hegemonía brasileña puesta de manifiesto en la Guerra del Paraguay, la Ley Nº498 de Adquisición de Armamento Naval del 27 de mayo de 1872, autorizó la compra de

"tres buques de guerra encorazados del sistema más adelantado y más adecuado al servicio en aguas de la República."

A tal efecto, el presidente Domingo Faustino Sarmiento dispuso el traslado inmediato de su amigo Manuel Rafael García Aguirre (hasta entonces jefe de la legación argentina en Washington) en comisión a Londres a fin de efectuar la compra de los mentados buques y supervisar su construcción.

Los buques adquiridos, que constituyeron la célebre " Escuadra de Sarmiento" fueron los siguientes.

Monitor Los Andes.
  • Bombardas Pilcomayo y Bermejo, similares a las anteriores, con pequeñas diferencias (un calado menor, una autonomía mayor, modificaciones en cubierta).
  • Vapores Avisos Resguardo y Vigilante.
  • Vapor de transporte armado Pampa, (ex Parminghan).
  • Algunas naves menores: vapor Sirena, remolcador Puerto de Buenos Aires, transporte Santa Fe, ballenera Guarda Costa, lancha Talita y Pontón Vanguardia

Sarmiento creó también la Escuela Naval el 5 de octubre de 1872, que operó en sus comienzos a bordo del vapor General Brown a cargo del sargento mayor Clodomiro Urtubey, y que en una primera etapa se mantuvo hasta su disolución en 1877 a consecuencia de la " sublevación de los capotes", siendo reorganizada poco después en la corbeta Uruguay a cargo de Martín Guerrico.

Expedición de 1878

A finales de 1878 se envió la llamada Expedición Py a la Patagonia. La pequeña división naval encabezada por Luis Py y compuesta por bueques fluviales tenía por objeto sostener los derechos que reclamaba la Argentina en el extremo sur continental en momentos en que una guerra entre ese país y Chile era una posibilidad cierta. Considerada la primera operación de una división naval de mar argentina, motivó que el 1 de diciembre, día en que izó la enseña en las márgenes del río Santa Cruz fuera instituido como Día de la Flota de Mar Argentina.

Fines del siglo XIX

Crucero Buenos Aires.

Entre 1880 y 1900 la Escuadra Nacional impulsada por el presidente Sarmiento había perdido su poder naval debido a los cambios tecnológicos de la época, lo cual fue claramente puesto de manifiesto en la expedición de 1878, por lo que se encarga la fabricación de nuevas unidades en diversos astilleros del extranjero. En la década de 1880, se recibe del Reino Unido la torpedera Maipú que marcó el inicio de la adquisición de material más moderno, quedando para fines de siglo la escuadra conformada de la siguiente manera:[7]

  • Torpederas de segunda clase: Alerta, Centella Enrique Py, Ferré y las 10 torpederas del tipo Nº 50 del Almirantazgo Británico.
  • Transportes: Guardia Nacional, República y Ushuaia.
  • Avisos: Golondrina, Bahía Blanca, Gaviota y Pampero.
  • Minadores: Fulton.

Mediados del siglo XX

En la segunda mitad de dicho siglo recibió en varias oportunidades diversos buques, como cruceros, destructores, buques de desembarco y submarinos de las US Navy. También obtuvo buques de diseño inglés.

Incorporó al buque tanque, de diseño y construcción inglesa ARA Punta Médanos el 10 de octubre de 1950, que al entrar en servicio era el buque más veloz entre los de su tipo.

En 1951 se compran dos cruceros ligeros Clase Brooklyn que prestaron servicio en la Segunda Guerra Mundial para la Armada de Estados Unidos, el USS Phoenix (CL-46) y el USS Boise (CL-47), que fueron renombrados como ARA General Belgrano (C-4) (originalmente ARA 17 de Octubre, hasta la Revolución Libertadora) y ARA Nueve de Julio (C-5). Para 1954 incorpora su primer rompehielos, al que bautiza ARA General San Martín (Q-4).

El ARA Santa Fe (S-11), 1960.

En 1958 obtuvo su primer portaaviones del Reino Unido, al que llamó ARA Independencia (V-1).

Sobre finales de la década de 1960 y principios de 1970 comienza un nuevo período de renovación, en donde se diversifican sus fuentes de armamentos.

En 1960 la Armada de Estados Unidos le transfiere a la Argentina dos submarinos de Clase Balao que fueron construidos durante la Segunda Guerra Mundial, el USS Macabi (SS-375) y USS Lamprey (SS-372) los que pasan a denominarse ARA Santa Fe (S-11) y ARA Santiago del Estero (S-12) respectivamente. Los submarinos dejan San Francisco el 23 de septiembre, arribando a la Base Naval de Mar del Plata el 30 de noviembre.

En 1962, bajo los términos del Programa de Asistencia Militar (MPA), Estados Unidos cede a préstamo tres destructores Clase Fletcher, denominados por la Armada Argentina ARA Almirante Brown (D-20), ARA Espora (D-21) y ARA Rosales (D-22).

ARA 25 de Mayo

En 1969 la Armada incorpora al portaaviones liviano ARA Veinticinco de Mayo (V-2), procedente de Países Bajos con el que reemplazó al ARA Independencia (V-1) y meses más tarde, en 1970 se recibe de los Estados Unidos un buque de desembarco con dique ya veterano, el ARA Cándido de Lasala (Q-43), el cual había prestado servicios activamente en la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea, la crisis de los misiles de Cuba y la Guerra de Vietnam, bajo el nombre de USS Gunston Hall (LSD-5), y posteriormente, bajo la Armada Argentina transitaría su última década de vida.

En 1971 adquiere la Armada dos destructores más de la Clase Fletcher, el  (D-23) y el  (D-24). En ese mismo año los submarinos ARA Santa Fe (S-11) y ARA Santiago del Estero (S-12), que eran obsoletos, son enviados a Estados Unidos para el desguace y se retornan sus partes a la Argentina para repuestos y con fines educacionales. En lugar de estos submarinos, se adquirieron dos submarinos de la Clase Balao, uno con modernización GUPPY II y otro con GUPPY IA, los cuales tenían mucha mejor habitabilidad que los anteriores. Mientras inicia estudios para obtener nuevos y más modernos buques de este tipo, los submarinos USS Catfish (SS-339) y  (USS-341), pasaron a ser el ARA Santa Fe (S-21) y el  (S-22).

En 1972 se adquieren dos destructores Clase Summer de los Estados Unidos, renombrados por la Armada  (D-25) y  (D-26) y se potenció el Grupo Aéreo Embarcado del portaaviones, incorporando 16 aviones A-4Q Skyhawk para ataque a superficie, cobertura aérea y reaprovisionamiento en vuelo y cuatro S-61-D4 Sea King para cobertura antisubmarina.

En 1973 se adquiere un destructor Clase Gearing norteamericano, renombrado ARA Py (D-27). En 1974 obtiene dos destructores de la Clase Allen M. Summer para desarme y obtención de repuestos, pero el buen estado de uno, el  (DD-730), induce a la Armada a su alistamiento y se incorpora a la Segunda División de Destructores llamándose ARA Piedra Buena (D-29), mientras que el  (DD-728) fue desarmado para repuestos. También incorpora los primeros submarinos -los anteriores eran sumergibles- del Tipo 209, a los que bautiza ARA Salta (S-31) y ARA San Luis (S-32).

Completa el alistamiento del buque de desembarco de tanques (LST) ARA Cabo San Antonio (Q-42), luego de una demorada construcción, por razones presupuestarias en el Astillero Río Santiago, del AFNE (Astilleros y Fábricas Navales del Estado). Completa una serie, construida en los astilleros locales de Príncipe, Menghi y Penco, de tres buques de transporte con capacidad de barado sobre las playas, éstos son el  (B-3), ARA Bahía San Blas (B-4) y ARA Cabo de Hornos (B-5). Al Reino Unido se le compran dos destructores misilísticos Tipo 42 y a Estados Unidos más aviones y helicópteros para renovar a los que operaban en el portaaviones liviano ARA Veinticinco de Mayo (V-2). Entre 1978 y 1981 adquiere de Francia tres corbetas misilísticas de la Clase A-69. También incorpora al Rompehielos ARA Almirante Irizar (Q-5), que reemplaza al anterior, ARA General San Martín (Q-4). En 1981, hace lo mismo, con el buque de transporte polar, construido en el Astillero Príncipe y Menghi S.A., en Dock Sud, Provincia de Buenos Aires, ARA Bahía Paraíso (B-1).

Crisis de los misiles en Cuba

En el marco de la crisis suscitada entre Estados Unidos y la Unión soviética, Argentina decide el envío de los destructores ARA Espora (D-21) y ARA Rosales (D-22), que participan en la Operación de Cuarentena de Cuba, en octubre-noviembre de 1962 junto a buques de la Armada Nacional de Venezuela, la Armada Dominicana y la Armada de los Estados Unidos, conformando la Fuerza de Tareas 137 (TF-137), que tuvo por misión realizar tareas de patrullar en el Mar Caribe en la zona de las Antillas Menores.

Conflicto del Beagle

A fines de 1978 a consecuencia del rechazo argentino al Laudo Arbitral de 1977 sobre las islas Picton, Nueva y Lennox se tensaron las relaciones entre Chile y Argentina. Argentina desafió la voluntad y capacidad de Chile de defender su territorio culminando en la «Operación Afianzamiento de la Soberanía».

La Armada dispuso, en la zona del litigio, tres grupos de batalla[ cita requerida]:

Buque de desembarco dique ARA Cándido de Lasala (Q-43), en la Base Naval de Puerto Belgrano
  • El tercer grupo desplegado agrupaba a los destructores ARA Py (D-27),  (D-25) ambos con cuatro misiles MM-38 Exocet cada uno, el  (D-24) y  (D-23).

Desde la Base Naval Ushuaia operaba la Agrupación Lanchas Rápidas con las ARA Indómita (P-86) y ARA Intrépida (P-85), junto a las lanchas torpederas ARA Towora (P-84) y  (P-82).

Los cuatro submarinos del Comando de la Fuerza de Submarinos (COFS) fueron despachados al sur, y establecieron zonas determinadas de patrulla en el área del conflicto, estos submarinos eran los Clase Balao GUPPY II, ARA Santa Fe (S-21) y GUPPY IA, ARA Santiago del Estero (S-22) y los Submarinos tipo 209 ARA Salta (S-31) y ARA San Luis (S-32).

Fueron desplegados los medios del Comando de Aviación Naval, los Lockheed SP-2H Neptune brindaban descubierta de la flota enemiga para el posterior ataque de los medios embarcados. Desde la Base Aeronaval Hermes Quijada, como desde el Aeropuerto de Ushuaia fueron desplegados aviones de ataque North American Aviation T-28 Trojan/Fennec y los Aermacchi MB-326 junto a otros aviones logísticos y de transporte.

Para la noche del 21 de diciembre de 1978 el inicio de las operaciones bélicas parecía inevitable pero una fuerte tormenta en la zona con olas de hasta 9 metros retrasó los planes de desembarco argentinos. Ese mismo día, gracias a la oportuna mediación del Papa Juan Pablo II, la flota argentina regresó a sus puertos sin que se produjera ningún incidente entre la gran cantidad de tropas desplegadas por ambos países a la zona en conflicto. Para los primeros días de enero de 1979 los buques ingresaban a sus bases habituales.

Guerra de las Malvinas

Entre abril y junio de 1982 entró en conflicto en la Guerra de las Malvinas con el Reino Unido.

Una fuerza de desembarco anfibio, bajo el mando del Contraalmirante Carlos Busser, ocupó las Islas en el término de pocas horas en la mañana del 2 de abril. La nave capitana fue el destructor ARA Santísima Trinidad, que condujo a los comandos navales que forzaron la rendición de las fuerzas de los Royal Marines y del Gobernador Británico. La nave de asalto ARA Cabo San Antonio desembarcó los vehículos blindados que consolidaron la ocupación de Port Stanley, que pasó a llamarse Puerto Argentino. Ese día se creó el Apostadero Naval Malvinas, base de los barcos que navegaron las aguas propias del archipiélago. Complementariamente otra fuerza de tareas integrada por el transporte antártico ARA Bahía Paraíso y la corbeta ARA Guerrico tomaron por asalto Grytviken Islas Georgias del Sur el día 3, resultando averiada la corbeta cuando daba apoyo a un grupo de infantes de marina que desembarcaron, y uno de sus tripulantes resultó muerto. Otros dos infantes perdieron la vida al ser derribado un helicóptero tipo Puma de Ejército Argentino que formaba parte del Grupo Aéreo Embarcado en el ARA "Bahía Paraíso".

Luego de iniciado el contraataque británico el día 1º de mayo, el COAN (Comando de Aviación Naval) desempeñó un papel importante, destruyendo con misiles Exocet, disparados desde cazabombarderos Super Etendard, al destructor HMS Sheffield el 4 de mayo y al portacontenedores Atlantic Conveyor el 25; la fragata HMS Ardent, a su vez, resultó hundida el día 22 por aviones A4-Q Skyhawk.

En lo que se refiere a la Flota de Mar, el crucero ARA General Belgrano fue torpedeado y hundido por el submarino nuclear HMS Conqueror, tras retornar de una infructuosa incursión contra la flota británica el 2 de mayo, hecho que tuvo como resultado la mayor pérdida de vidas para Argentina en la guerra (323 muertos). El submarino ARA Santa Fe, que había sido atacado el 25 de abril con misiles antibuque desde helicópteros, debió ser abandonado semihundido en las Islas Georgias. Finalmente se fue a pique en aguas profundas meses después, cuando era trasladado al Reino Unido. El día 3 de mayo fue atacado por helicópteros armados con misiles el aviso ARA Alférez Sobral (A-9), que regresó al continente con el puente de mando destrozado y con varias bajas, incluido su Comandante.

El Comando de Infantería de Marina se destacó en la batalla por el Monte Tumbledown, provocando numerosas bajas al Batallón de Guardias Escoceses que atacó esa posición. Además, apoyó con su capacidad de fuego incursiones de comandos argentinos y a sus camaradas del Regimiento 7 de infantería en la batalla del Monte Longdon. Averiaron por lo menos a dos cazabombarderos Harriers con fuego de armas livianas.

En operaciones en aguas de las Islas Malvinas,[8] se perdieron los barcos de transporte ARA Isla de los Estados (B-8) y el mercante Río Carcarañá, ambos destruidos por fuerzas aéreas y navales de la Task Force, sufriendo el primer buque numerosas bajas, mientras que el transporte ARA Bahía Buen Suceso (B-6), que formaba parte del Comando de Transportes Navales junto al Isla de los Estados, encalló en la zona sur del estrecho de San Carlos, frente a la Bahía Fox y debió ser abandonado por sus tripulantes. Fue hundido por los británicos en aguas profundas después de la guerra. Los tres buques contaban entre su tripulación tanto personal civil como militar. También cumplieron una destacada labor logística los buques costeros ARA Monsunen y ARA Forrest, ambos capturados a los británicos el 2 de abril, a los que se sumó la pequeña goleta ARA Penélope el 7 de mayo, cuando fue divisada en el apostadero de Isla Águila por el ARA Bahía Buen Suceso. El Forrest se enfrentó con fuego de armas livianas y provocó averías a un helicóptero Sea Lynx perteneciente a la fragata  (F174) el día 1º de Mayo, al norte de Puerto Argentino, cuando la aeronave reglaba el fuego naval de tres unidades británicas, mientras que el ARA Monsunen, el 23 del mismo mes, sobrevivió con daños menores un desigual combate con las fragatas  (F90) y  (F101), ambas apoyadas por un helicóptero que transportaba fuerzas especiales para capturarlo en proximidades de caleta Foca, al oeste de la isla de Boungaville. Pese al intenso acoso aeronaval del enemigo, todas las misiones de transporte ejecutadas por estas unidades menores terminaron exitosamente. La última de éstas fue llevada a cabo por el ARA Penélope, entre Bahía Fox y Puerto Argentino. La pequeña nave embarcó combustible el 26 de mayo, día en el cual zarpó rumbo a la capital de las Islas tras eludir, con algunos daños, el bombardeo naval al que fueron sometidas las instalaciones portuarias por parte de la fragata  (F196). La goleta arribó a destino el día 2 de junio, cuando el comando naval la daba ya por perdida.

La última operación naval del contingente de la Armada en las Islas Malvinas tuvo lugar el día 12 de junio, con el exitoso lanzamiento de un misil Exocet desde una improvisada plataforma costera que originalmente pertenecía al destructor ARA Seguí. El proyectil guiado hizo impacto en el destructor HMS Glamorgan (D19), al cual averió seriamente en el hangar de vuelo, destruyendo el helicóptero Wessex de su dotación. Se produjo un gran incendio y trece marinos británicos perdieron la vida.

Post-guerra

Con posterioridad a la Guerra de las Malvinas recibió nuevas unidades que reemplazaron a las naves estadounidenses sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial, incorporó cuatro destructores Clase Almirante Brown (MEKO360) (originalmente seis), seis corbetas Clase Espora (MEKO 140) y cuatro submarinos Clase Santa Cruz (TR-1700) (dos nunca terminados) entre 1983 y 1989. Este reequipamiento, fue contratado con anterioridad a la Guerra de las Malvinas, junto con cierto material de origen inglés, como 10 helicópteros Westland Lynx,(solo se entregaron dos helicópteros antes del inicio de las guerra), además de bombarderos Avro 698 Vulcan, que nunca fueron entregados por el Reino Unido, debido al embargo de armas impuesto por los británicos con posterioridad a la guerra. Para compensar los helicópteros no entregados, La Armada ordeno el Eurocopter Fennec, modelo AS555 SN.

Sobre finales de 1988 se inició un ambicioso programa de modernización de su portaaviones, el ARA Veinticinco de Mayo (V-2), que incluía el cambio de su planta propulsora y su electrónica completa. La crisis económica que se desató a mediados de 1989 pulverizó el presupuesto asignado y el buque quedó en reserva, no volvió a navegar, hasta 1997, cuando fue puesto a la venta para desguace. En el 2000 fue enviado al Puerto de Alang ( India) donde fue desguazado.

A fines de los 1990 recibe, vía programas norteamericanos de ayuda militar, unidades menores y ocho helicópteros tipo UH-1H, y de Francia un buque logístico y cuatro helicópteros Fennec para operar en los destructores. Entre 2000 y 2004 se completó la serie de Clase Espora recibiendo las últimas corbetas de la serie.

Siglo XXI al presente

El ARA Almirante Brown (D-10) lidera la formación en un operativo UNITAS

En el año 1991 envió buques a la Guerra del Golfo ( Operativo Alfil). Entre 1993 y 1994 se destinaron corbetas durante el bloqueo de Naciones Unidas a Haití ( Operativo Talos). Actualmente, contingentes de su Infantería de Marina, bajo mandato de las Naciones Unidas, se encuentran destacados en Chipre ( UNFICYP - Fuerza de Tareas Argentina) y Haití ( MINUSTAH - Batallón Conjunto Argentino). La Armada mantiene desplegados Observadores Militares en Sahara Occidental ( MINURSO), Medio Oriente ( UNTSO) y Kosovo ( UNMIK).

Anualmente, junto a la Armada de Chile, realiza la Patrulla Antártica Naval Combinada para garantizar la seguridad de los navíos científicos y turísticos que visitan la Antártida.

Participa, entre otros, en los ejercicios UNITAS con la Armada de los Estados Unidos y otras de la región; Fraterno y Araex con la Marina de Brasil; Atlasur con medios sudafricanos; etc.

Ante catástrofes naturales envía sus medios para socorrer a la población. El adiestramiento se desarrolla en las denominadas Etapas de Mar, donde se despliega una importante cantidad de medios de superficie, submarinos y aéreos. Básicamente son 4 Etapas en el calendario a lo largo de cada año, también hay navegaciones independientes de sus medios y extensas patrullas dentro del litoral marítimo argentino.

Luego de la Guerra de las Malvinas y como una lección de la misma, en ciertos ejercicios se utiliza munición de combate, respetando la seguridad de las personas involucradas y el medioambiente, donde se desarrolla. En este tipo de ejercitaciones se han lanzado misiles y torpedos con cabeza de combate, contra buques en desuso.

Participan sus buques en las Campañas antárticas de la Argentina, en las que sus buques se utilizan para el traslado de científicos y abastecer a las bases argentinas en el Continente Antártico.

En el año 2012 cuenta con más de 2.500 oficiales, 14.000 suboficiales, 7.000 agentes civiles y 1.800 tropas voluntarias. Opera en 4 bases navales, 4 bases aeronavales, 4 apostaderos navales, 2 destacamentos navales, 3 bases de infantería de marina, una estación aeronaval, un arsenal y una estación de balizamiento. En la Antártida dispone de 5 bases permanentes.

Other Languages