Aristeo

Aristeo por François Joseph Bosio (1768-1845), Museo del Louvre.

Dios menor de la mitología griega, Aristeo ("el mejor" o "el guardián de las abejas") era hijo de Apolo y la cazadora Cirene, quien despreciaba el hilado y otras artes femeninas, prefiriendo pasar su tiempo cazando.

Según Píndaro, Apolo lo animó a ir a Libia y fundar en ella la gran ciudad de Cirene, en la fértil llanura costera. Cuando Aristeo nació, Hermes se hizo cargo de él para hacerle tomar la ambrosía y ser hecho inmortal por Gea. Las Ninfas de mirto le enseñaron artes útiles y misterios: cómo cuajar la leche para obtener queso, cómo domesticar las abejas de la diosa y mantenerlas en las colmenas, y cómo domesticar los olivos salvajes y hacer que den aceitunas. Así se convirtió en el dios patrón del ganado, de los árboles frutales, de la caza, la agricultura y la apicultura. También fue un héroe cultural e instruyó a la humanidad sobre tareas cotidianas y sobre el empleo de redes y trampas en la caza.

Cuando fue mayor fue en barco desde Libia a Beocia, donde fue iniciado por el centauro Quirón en misterios más profundos. En Beocia se casó con Autónoe y fue padre del malhadado Acteón quien heredó, para su desgracia, la pasión familiar por la caza. También fue padre de Macris, que fue niñera del niño Dioniso.

Una profecía délfica aconsejó a Aristeo navegar hasta Ceos, donde recibiría grandes honores. Él así lo hizo, y encontró a los isleños siendo víctimas de una plaga bajo la influencia de Sirio. Para poder aliviar a los isleños de la plaga Aristeo pidió consejo a su padre, que le dijo que realizara sacrificios a Zeus y a Sirio para expiar la muerte de Icario, ya que los ceanos habían acogido a los asesinos. Cuando se hubo erigido un altar a Zeus y tales sacrificios se realizaron, este dios hizo soplar los vientos etesios durante cuarenta días a partir de que Sirio se elevase en cielo, con lo que cesó la plaga. Pero los ceanos continuaron realizando sacrificios ante Sirio cada vez que este se elevaba, únicamente para estar seguros.[1]

Entonces Aristeo, en su misión civilizadora, visitó Arcadia y se estableció durante una temporada en el valle de Tempe. Allí, mientras Aristeo perseguía a Eurídice, ésta fue mordida por una serpiente y murió. Pronto las abejas de Aristeo se pusieron enfermas y comenzaron a morir. Él fue a la fuente Aretusa y se le aconsejó establecer altares, sacrificar ganado y dejar ahí los cadáveres. De los cadáveres surgieron nuevos enjambres de abejas. Este dios se enamoró de la oréade Naia (la cual sedujo al dios con solo bailar) y al ser despechado por esta, se tiró desde una montaña. La ninfa fue transformada por Apolo en la margarita.

Aristeo fue objeto de culto en muchos lugares: Beocia, Arcadia, Ceos, Sicilia, Cerdeña, Tesalia, y Macedonia.

Referencias

  1. Higino, Astronomía poética II,4,6; Diodoro Sículo IV,82; Apolonio de Rodas II,515.
Other Languages
Lëtzebuergesch: Aristaios
euskara: Aristeo
polski: Aristajos
français: Aristée
עברית: אריסטיוס
magyar: Arisztaiosz
italiano: Aristeo
eesti: Aristaios
Deutsch: Aristaios
Bahasa Indonesia: Aristaios
Nederlands: Aristaios
svenska: Aristaios
português: Aristeu
српски / srpski: Аристај
English: Aristaeus
suomi: Aristaios
українська: Арістей
čeština: Aristaios
lietuvių: Aristėjas
dansk: Aristaios
Esperanto: Aristeo
Հայերեն: Արիստես
Latina: Aristaeus
brezhoneg: Aristaios (doue)
فارسی: اریستائوس