Aquilino Iglesia Alvariño

Aquilino Iglesia Alvariño
Aquilino Iglesia Alvariño 1929.jpg
Información personal
Nacimiento 11 de junio de 1909 Ver y modificar los datos en Wikidata
Abadín, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de julio de 1961 Ver y modificar los datos en Wikidata (52 años)
Santiago de Compostela, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma Aquilino Iglesia, sinatura.jpg
[ editar datos en Wikidata]

Aquilino Iglesia Alvariño (Seivane - San Xoán de Vilarente - Abadín, Lugo, 11 de junio de 1909[2]

Biografía

Estudió en el Seminario Santa Catalina de Mondoñedo. Entre 1935 y 1949 fue director del Colegio León XIII de Vilagarcía. Tras haber estudiado Filosofía y Letras en Santiago y obtenido una cátedra de Latín, ejerció la enseñanza de este idioma en institutos de Lugo, Pontevedra (donde coincidió con Filgueira Valverde siendo éste director), y Santiago. Fue miembro de la Academia Gallega y colaborador del Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento. Tradujo al gallego textos de autores clásicos ( Horacio, Teócrito, Tibulo), y también, además de a la enseñanza, dedicó su vida a la creación poética.

Su poesía se inscribe dentro de la corriente iniciada por Noriega Varela que dio en llamarse humanismo paisajista o neovirgilianismo, que comparte con autores como Díaz Castro o Crecente Vega.

En su obra se percibe la huella de la poesía clásica, del saudosismo portugués y, en menor medida, del imaginismo heredado de Amado Carballo y del creacionismo de Manuel Antonio. Los temas recurrentes en su poesía son el dolor existencial y el paisaje. Antes de la guerra civil publicó «Señardá» ( 1930), un poemario formado por sonetos en el que el tema principal es el dolor; y «Corazón ao vento» ( 1933), que presenta una mayor apertura hacia el vanguardismo.

En 1947 aparece «Cómaros Verdes», primer libro publicado en gallego tras la guerra* (algo que sostienen muchos manuales aunque lo cierto es que se adelantó un año <<Brétemas Mariñás>> del betanceiro Celestino Luis Crespo), en el que abandona la rima empleando preferentemente el endecasílabo blanco y se sumerge en un paisajismo en el que la soledad es un tema fundamental. En «Día a día» ( 1960) domina la actitud existencial con continuas referencias al pasado y en un tono grave y reflexivo. Con «Lanza de Soledá» ( 1961) vuelve al soneto y la temática se centra en la angustia humana en medio de una "Noche" simbólica en la que la contraposición luz/sombra tiene gran importancia. En ese mismo año publica también «Nenias», poemas homenaje a autores gallegos y foráneos, modernos y antiguos, que van desde Catulo hasta Rosalía.