Antonio del Rosal Vázquez de Mondragón

Antonio del Rosal Vázquez de Mondragón
AntonioRVázquez de Mondragón.jpg
Antonio del Rosal Vázquez de Mondragón
Información personal
Nacimiento 1846
Loja
Fallecimiento 25 de agosto de 1907, 61 años
valor desconocido Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad España
Familia
Padres Francisco del Rosal Badía y Rosario Vázquez de Mondragón y Henriquez de Luna.
Cónyuge Dolores Rico y Fuensalida
Hijos Francisco, Margarita, Rafael y Antonio del Rosal y Rico.
Información profesional
Ocupación Militar
Rango
[ editar datos en Wikidata]

Antonio del Rosal Vázquez de Mondragón ( Loja, Granada, 1846 - lugar desconocido, 25 de agosto de 1907) fue un general de Infantería español, hijo de Francisco del Rosal Badía y Rosario Vázquez de Mondragón y Henríquez de Luna.

Siendo teniente, en Cuba, fue prisionero de los Mambises en 1873. Liberado y vuelto a la Península escribió varios libros sobre temas militares, entre ellos un proyecto de reorganización del Ejército en 1899 con motivo de las pérdidas de las colonias de ultramar ( Cuba, Puerto Rico y Filipinas), titulado La pérdida de las Colonias o un ejército en pie de guerra, y otro especialmente atractivo y chispeante, titulado En la Manigua, Diario de mi cautiverio en 1875, con una segunda edición en la imprenta del Indicador de los Caminos de Hierro, en el año 1879.

Casó en Montefrío con Dolores Rico y Fuensalida, de cuyo matrimonio nacieron: Francisco, Margarita, Rafael y Antonio del Rosal y Rico.

Antes de cumplir 28 años, ya era coronel graduado. En una recepción en el Palacio Real en 1902 (organizada por la Casa Real), al saludarle la reina María Cristina se extrañó de verlo todavía coronel, diciéndole: «Todavía eres coronel, Rosal; nada, nada, en la primera vacante que corresponda a mi prerrogativa ascenderás»; y así fue. Tenía tantas condecoraciones, que hubo la necesidad de pedir autorización para que también en el lado derecho y hasta por los hombros se las pudiera poner.

Cautiverio

Durante su cautiverio, después de un largo debate entre los componentes del consejo de guerra, celebrado en pleno campo y presidido por Máximo Gómez, jefe supremo de los insurrectos, lo condenaron a muerte. Dadas las simpatías que se ganó le concedieron como gracia especial concederle la clase de muerte que el mismo eligiera. Como no se fiaba de que cumplieran lo prometido recabó de todos los componentes la formalidad de concederle la gracia por escrito. Hecho así dijo: «Quiero morir de viejo» y, en su vista tuvieron que ponerlo en libertad. Así cumplieron sus deseos.[ cita requerida]

Other Languages