Antonio Soler (compositor)

Antonio Soler
Información personal
Nacimiento3 de diciembre de 1729 Ver y modificar los datos en Wikidata
Olot, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento20 de diciembre de 1783 Ver y modificar los datos en Wikidata (54 años)
Monasterio de El Escorial, España Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónIglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Orden religiosaOrden de San Jerónimo Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
OcupaciónCompositor, organista, musicólogo, teórico de la música, filósofo y presbítero Ver y modificar los datos en Wikidata
MovimientoBarroco Ver y modificar los datos en Wikidata
InstrumentoClavecín y órgano Ver y modificar los datos en Wikidata
Sonata No. 84 en Re mayor para órgano
Concierto No. 1 en Do mayor para 2 órganos

Antonio Francisco Javier José Soler y Ramos, conocido también como Padre Antonio Soler (bautizado en Olot el 3 de diciembre de 1729-San Lorenzo de El Escorial, 20 de diciembre de 1783) fue un compositor, clavecinista, organista y español del barroco tardío y principios del clasicismo. Es conocido por haber hecho un importante aporte al repertorio de la música para teclado y al concierto barroco con sus quintetos, sus conciertos de órgano y sus conciertos para violín y viola.

Es considerado uno de los más importantes representantes de la escuela de música para teclado del siglo XVIII, corriente impulsada en España por Domenico Scarlatti.

Biografía

En 1736, a los seis años, entró en la Escolanía de Montserrat donde comenzó sus estudios de música y órgano, al igual que haría el guitarrista y compositor español Fernando Sor. En la Escolanía estudió con el maestro Benito Esteve y el organista Benito Valls. En 1744 se convirtió en el organista y a la vez subdiácono de la Catedral de Santa María de Urgel. Más tarde ingresó como monje en la Orden de San Jerónimo y finalmente se consagraría como sacerdote en 1752 —razón por la que se le conoce como el Padre Soler—.

El Infante Don Gabriel de Borbón, destacado alumno del Padre Antonio Soler. El compositor llegaría a dedicarle varias sonatas.

Una vez consagrado se volvió maestro de capilla de la Catedral de Lérida, hasta que se trasladaría a San Lorenzo de El Escorial donde ocupó el cargo de organista y director del coro en el Monasterio de El Escorial, donde pasó a formar íntegramente parte de su comunidad de jerónimos. Aquí enseñó y actuó como primer organista, componiendo la música para los oficios.

En el monasterio continuó sus sonatas para clave, además de incursionar en otros géneros como el concierto, obras para órgano, villancicos y música sacra, incluyendo importantes misas.

Entre sus alumnos destacó el entonces Infante Don Gabriel de Borbón, hijo de Su Majestad Carlos III. Según el testimonio del Padre Antonio Soler, el niño era muy capaz y tenía grandes dotes musicales, más tarde le daría varias sonatas para clave compuestas expresamente para él.

Fue en El Escorial donde el Padre Antonio Soler estudió con José de Nebra y Domenico Scarlatti. Este último era por aquel entonces, compositor de la corta española, por lo que no es de extrañar que en la obra de Soler se encuentren influencias estilísticas. Y si bien se pueden hallar semejanzas significativas en las sonatas para clave de ambos compositores —ambos usaban saltos amplios, poco comunes para la época; cruces repetidos de las manos,pasos escalares en terceras y sextas y el uso de l’acciaccatura—. La influencia de Scarlatti en la obra de Soler marca una base en sus composiciones, base sobre la que iría erigiendo su propio temperamento y espíritu, casi contrario al de Scarlatti, más pasional y más dramático. Incluso en asuntos estilísticos encontramos diferencias sustanciales, como la predilección del Padre por el bajo de Alberti, característica más propia del clasicismo y raramente empleada por Scarlatti.

Posteriormente a la composición de sus sonatas para clave, Soler incursionó también en la música teatral y la música de cámara, en la que se vislumbra la ausencia de formas italianas, y se encuentra un nuevo estilo más intenso. Gran parte de sus obras escénicas contienen textos de Pedro Calderón de la Barca.

Se le considera un maestro de la música barroca española, su espíritu, carácter y marcada personalidad pintan el paisaje de la música española del siglo XVIII.