Antonio López y López

Antonio López y López
Antonio López y López, 1er Marqués de Comillas.jpg
Información personal
Nombre de nacimientoAntonio Víctor López y López de Lamadrid y Antonio López y López Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento12 de abril de 1817 Ver y modificar los datos en Wikidata
Comillas, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento16 de enero de 1883 Ver y modificar los datos en Wikidata (65 años)
Barcelona, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepulturaPalacio de Sobrellano, España Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
OcupaciónEmpresario y banquero Ver y modificar los datos en Wikidata
TítuloI marqués de Comillas
Distinciones

Antonio López y López de Lamadrid, I marqués de Comillas (n. Comillas, Cantabria; 12 de abril de 1817 - f. Barcelona; 16 de enero de 1883), fue un empresario y banquero español conocido como Antonio López y López o como el marqués de Comillas.

Biografía

Familia

Fue bautizado en la villa de Comillas como Antonio Victor López López de Lamadrid, segundo hijo de Santiago López Ruiz del Piélago y de Antonia López de Lamadrid Fernández, ambos de familias hidalgas pero con escasos recursos económicos, el primero natural de Ruiloba y la segunda de Comillas. Tuvo tres hermanos llamados Genara, Claudio y Fernando. Su padre murió estrangulado en Cádiz en 1823, cuando Antonio tenía 6 años de edad, dejando a su viuda al cuidado de tres hijos y obligándola a trabajar para el sustento de su familia, por lo que entró como lavandera al servicio de los Fernández de Castro, rica familia de Comillas.

Siendo todavía un niño, Antonio López marchó a Lebrija, donde se empleó en el negocio de una prima de su madre. Sin embargo, su estancia en Lebrija no pasó de ser una experiencia efímera.[1]

Viaje a Cuba

Según el archivo de la familia Fernández de Castro, Antonio López se vio envuelto en una reyerta callejera con unos malandrines. El documento dice así:

Perseguido por la justicia, acudió el muchacho a D. Ignacio [Fernández de Castro], que lo conocía desde niño por ser su madre lavandera de la casa, y muy apreciada por los señores, confiándole sinceramente el peligro en que se veía. D. Ignacio que sabía muy bien que era bueno el mozo mandó enganchar en el acto su coche y montando en él con Antonio, salió a toda prisa camino de Santander, donde una de sus fragatas estaba a punto de zarpar para Cuba. Presentó el mozo al Capitán, encargándole con gran empeño que lo tuviese bien escondido hasta salir de las aguas jurisdiccionales y que lo llevase a América.

De este modo abandonó la península en 1831 con 14 años, con rumbo a Cuba, estableciéndose en Santiago de Cuba donde abrió un baratillo o tienda de toda clase de géneros de inferior calidad. Lo hizo en los bajos de un edificio propiedad de un comerciante catalán llamado Andrés Bru Puñet, a quien alquiló el local en marzo de 1844.

Matrimonio y descendencia

En mayo de 1848, sin embargo, Antonio López dejó por un tiempo Cuba para regresar a España. El propósito de este viaje era el de casarse con la hija de su casero, Luisa Bru Lassús. Enriquecida en Santiago, la familia Bru había regresado poco antes a Cataluña, instalándose en Barcelona. López tuvo que ir, por lo tanto, a dicha ciudad si quería convertir su principal deseo en realidad. Y así fue, la boda tuvo lugar en la ciudad catalana, en noviembre de 1849. Un enlace que, al novio, le sirvió para colmar algunas necesidades. Cuando su fortuna prosperó, compró el Palacio Moja de Barcelona, estableciéndose como residencia familiar y eje por el que se controlaban muchas de sus empresas. De este enlace nacieron cuatro hijos:

Other Languages