Antonio José Martínez Palacios

Antonio José Martínez Palacios
Información personal
Nacimiento 12 de diciembre de 1902 Ver y modificar los datos en Wikidata
Burgos, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 9 de octubre de 1936 Ver y modificar los datos en Wikidata (33 años)
Causa de la muerte Fusilamiento Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Compositor Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma Firma de Antonio José Martínez Palacios.png
[ editar datos en Wikidata]

Antonio José Martínez Palacios, más conocido como Antonio José ( Burgos, 12 de diciembre de 1902- Estépar, Burgos, 9 de octubre de 1936), fue un compositor, músico y folclorista español asesinado por los sublevados al comienzo de la Guerra Civil Española en una saca en la que también fueron fusilados otros 23 presos y enterrados en las fosas comunes de Estépar.[1]

Biografía

Infancia

Nació en Burgos el 12 de diciembre de 1902 en el seno de un modesto matrimonio. Su padre, Rafael Martínez Calvo, era confitero y estaba afiliado al Círculo Católico de Obreros de Burgos; su madre, Ángela Palacios Berzosa, era natural de Ibeas de Juarros.[1]

Formación musical y composiciones

Desde pequeño mostró inclinación por la música. En 1909, sin cumplir aún los siete años, inició sus estudios en las Escuelas de San Lorenzo. Sus primeros pasos musicales los dio con los maestros Julián García Blanco y José María Beobide.[1]

Con apenas 13 años, en 1915, compuso Cazadores de Chiclana y en 1920, becado por la Diputación Provincial de Burgos, marchó a Madrid para ampliar estudios musicales. Coincidió en esta ciudad con el maestro Jacinto Guerrero. Alumno aplicado, compuso en 1921 Sonata castellana, obra para piano que sería la base de su posterior Sinfonía castellana (1923). También de ese mismo año, 1921, es su obra Poemas de juventud que le valió un primer premio en un concurso y fue publicada dos años más tarde.

En Madrid entabló amistad con músicos y personajes importantes de la cultura del momento, como el también burgalés Regino Sáinz de la Maza o Federico García Lorca entre otros. Su obra comenzaba a ser conocida y a gozar de un cierto prestigio.

En 1924 empezó la composición de Danza de bufones y sus Danzas burgalesas. De 1925 a 1929 impartió clases en el colegio San Estanislao de Málaga, lo que le permitió seguir componiendo. Escribe allí Danza burgalesa n.º 4. En 1927, con Sonata gallega, ganó otro premio y siguió publicando más obras; entre ellas, Evocaciones en la prestigiosa Unión Musical Española. Becado por el Ayuntamiento de Burgos, cursó estudios en París durante dos veranos (1925 Y 1926).

Inició la composición de su ópera El mozo de mulas, argumento basado en algunos capítulos del Quijote, a partir del libreto del músico bañezano Manuel Fernández Núñez.

En 1929, de vuelta a Burgos, se hizo cargo del Orfeón burgalés, en el que tuvo como alumno a Justo del Río, y de la Escuela Municipal de Música. Con Justo del Río iniciaría una serie de viajes, por ellos mismos calificados de «científicos», a la búsqueda de temas folclóricos y populares. De esta etapa es el conocido Himno a Castilla que todavía se sigue interpretando. Promovió la carrera musical de Ángel Juan Quesada, quien fue subdirector del Orfeón Burgalés (y su director a partir de 1949).[2]

Antonio José fue uno de los colaboradores de la revista Parábola,[3]​ de Eduardo de Ontañón.

Fruto de su labor de investigación fue la Colección de cantos populares burgaleses que apareció en 1932, galardonada con el Premio Nacional de Música de ese mismo año.[5]

En 1934 la Orquesta Sinfónica de Enrique Fernández Arbós estrenó en Madrid Preludio y Danza Popular, dos fragmentos de la ópera El mozo de mulas. Se reestreno en Burgos el domingo 12 de noviembre de 2017.[6]

Completaba su actividad musical impartiendo conferencias, publicando artículos y dirigiendo conciertos. En abril de 1936, fue invitado al Congreso que organiza la Sociedad Internacional de Musicología en Barcelona. Allí presentó una brillante ponencia sobre la canción popular burgalesa, recibida con grandes elogios por los ilustres asistentes. Antonio José contaba ya con un gran prestigio internacional.

Su música para guitarra Romancillo infantil y Sonata (1933) son obras escritas atendiendo las peticiones del guitarrista burgalés Regino Sáinz de la Maza, de quien era amigo desde 1924 y a quien están dedicadas.

Cárcel y fusilamiento

Con la sublevación militar y Golpe de Estado del 18 de julio de 1936, Antonio José fue encarcelado por los sublevados. El 9 de octubre de 1936, junto a otros 23 presos, fue fusilado y arrojado a una de las fosas comunes de Estépar, localidad a unos 20 kilómetros de la capital burgalesa.[1]