Antonio Jorge y Galván

Antonio Jorge y Galván
Antonio-Jorge-y-Galván.jpg
Retrato del arzobispo de Granada Antonio Jorge y Galván grabado por Francisco Muntaner según dibujo de Joaquín Inza. Biblioteca Nacional de España.

Título Arzobispo de Granada
Otros títulos Obispo de Zamora
Arzobispo de Granada
Información religiosa
Ordenación episcopal 5 de julio de 1767
Información personal
Nombre Antonio Jorge y Galván
Nacimiento 27 de abril de 1717
Fallecimiento 2 de septiembre de 1787
Alma máter Universidad de Zaragoza, Universidad de Alcalá

Arcbishop.png
Escudo de Antonio Jorge y Galván

[ editar datos en Wikidata]

Antonio Jorge y Galván ( Zaragoza, 27 de abril de 1717Víznar, 2 de septiembre de 1787) fue un sacerdote católico español, obispo de Zamora y arzobispo de Granada.

Trayectoria

Origen

Nació en Zaragoza el 27 de abril de 1727 dentro de una familia noble originaria del valle del Roncal.

Formación

Estudió en la Universidad de Zaragoza y se doctoró en Derecho en la Universidad de Alcalá.

Presbítero

Fue nombrado, deán de la Catedral, cargo que ocupó durante veinticuatro años, gobernador del Arzobispado y rector de la Universidad en 1757. Mantuvo amistad con el conde de Aranda, que influyó notablemente en su carrera eclesiástica y que lo denominaba familiarmente «el deán pollo», apelativo con el que era conocido en Zaragoza mientras ocupaba el cargo.

Obispo

Como antijesuita y enemigo del molinismo[2]​ El 27 de abril de 1767 fue nombrado obispo para la diócesis de Zamora y consagrado el 5 de julio de 1767 por el arzobispo de Zaragoza Luis García Mañero, el obispo de Jaca, Pascual López Estaún y el obispo de Albarracín, José Molina Lario y Navarro.

Durante su pontificado en Zamora llevó a cabo una importante labor de asistencia a niños huérfanos y abandonados.[3]

Arzobispo

Fue promovido al arzobispado de Granada el 29 de enero de 1776.

En octubre de 1778 inició visita pastoral, que se prolongó hasta febrero de 1785 durante más de seiscientos días, distribuidos en ocho etapas de duración variable correspondientes a las zonas o vicarías de la diócesis.

De espíritu ilustrado, pagó a su cargo muchos maestros y creó premios para incentivar la instrucción de los niños Y la enseñanza del catecismo. Gastó gran parte de sus cuantiosas rentas en favor de necesitados, llegando incluso a pedir fondos al cabildo para atender a enfermos de fiebres tercianas desfavorecidos y famélicos.[4]

En virtud de su cargo arzobispal y por haber eclesiásticos entre los procesados, fue comisionado junto al presidente de la Real Chancillería por el rey Carlos III para juzgar y sentenciar el caso de falsificaciones arqueológicas en la Alcazaba Cadima, obra del padre Juan de Echevarría, Juan de Flores, el canónigo Cristóbal Medina Conde y otros individuos a partir de 1754.[5]

Final

Falleció el 2 de septiembre de 1787 y sus restos se encuentran depositados en la catedral de Granada en un sepulcro obra del turiasonense Juan Adán.

Other Languages