Antonio Flores Jijón

Antonio Flores Jijón
Antonio Flores Jijón (retrato presidencial oficial).png
Retrato Oficial de Flores Jijón

Coat of arms of Ecuador.svg
13° Presidente de la República del Ecuador
17 de agosto de 1888-1 de julio de 1892
VicepresidentePedro Cevallos (1888 - 1890)
Pablo Herrera (1890 - 1892)
PredecesorPedro Cevallos (Encargado)
SucesorLuis Cordero Crespo

Información personal
Nacimiento23 de octubre de 1833
Bandera de Ecuador Quito, Pichincha, Ecuador
Fallecimiento30 de agosto de 1915 (81 años)
Bandera de Suiza Ginebra, Suiza
Lugar de sepulturaCementerio del Père-Lachaise Ver y modificar los datos en Wikidata
ResidenciaQuito
NacionalidadEcuatoriana y colombiana Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatólica
Partido políticoPartido Unión Republicana
Familia
PadresJuan José Flores Ver y modificar los datos en Wikidata
Mercedes Jijón Ver y modificar los datos en Wikidata
CónyugeLeonor Ruiz de Apodaca
Información profesional
OcupaciónMilitar
[editar datos en Wikidata]

Juan Antonio María Flores y Jijón de Vivanco (Quito, 23 de octubre de 1833 - Ginebra, Suiza, 30 de agosto de 1915) fue Presidente de Ecuador desde el 17 de agosto de 1888 hasta el 30 de junio de 1892. Fue miembro del Partido Progresista, un partido liberal católico.

Biografía de Antonio Flores

Antonio Flores Jijón nació el 23 de octubre de 1833 en Quito, en el Palacio de Gobierno, mientras su padre fue el primer Presidente de la República del Ecuador. Hijo del Gral. Juan José Flores y de Mercedes Jijón de Vivanco y Chiriboga, "inteligente, piadosa, culta y de porte distinguido, que ayudó mucho a su marido en sociedad y con su prudencia no pocas veces le sirvió de consejera".[1]

Recibió su primera instrucción en el Palacio de Carondelet, luego en Latacunga asistió a la Escuela de Simón Rodríguez, Ayo del Libertador. A la edad de 11 años viajó a París y lo matricularon en el Liceo Enrique IV, donde aprendió francés; pero, al año siguiente, cambió la situación económica de su familia con la revolución del 6 de marzo de 1845 y debió regresar. En 1847 vivió en Santiago de Chile y envió a la poetisa Carolina Lizardi un poema de corte romántico titulado "Adiós a la naturaleza" que indirectamente la incitó al suicidio con veneno. El escándalo social fue grave, se tejieron escabrosos comentarios y nació su fama literaria.

En 1855, residía en Lima y estudiaba leyes en la Universidad de San Marcos. En 1859, obtuvo las cátedras de Ciencias Políticas y de Historia Universal en el célebre colegio de San Carlos de Lima.