Antonio Ferrer del Río

Antonio Ferrer del Río
Antonio Ferrer del Río, de Perea.jpg
Antonio Ferrer del Río, en La Ilustración Española y Americana.
Información personal
Nacimiento 1814
Madrid, España
Fallecimiento 1872
El Molar, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación escritor, historiador, periodista
Género histórico
Movimientos Romanticismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
  • Real Academia Española Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Antonio Ferrer del Río ( Madrid, 1814- El Molar, el 22 de agosto de 1872) fue un historiador, periodista y escritor español, perteneciente al Romanticismo.

Discípulo de Alberto Lista y amigo de Manuel José Quintana, vivió de joven en Cuba y colaboró en la prensa de La Habana. Su discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua Española versó sobre la oratoria sagrada en el siglo XVIII. Dirigió La América y fue redactor de El Laberinto, Revista Española de Ambos Mundosy El Heraldo.[1]

Antonio Ferrer del Río retratado en Los Poetas contemporáneos, de Antonio María Esquivel.

Usó a veces el pseudónimo de El Madrileño. Compuso dramas históricos como La senda de espinas (1859) o Francisco Pizarro (1861), en torno a las circunstancias de la muerte de éste. Su discurso en contestación al de Antonio García Gutiérrez en su ingreso a la Academia (1862) tiene interés al tratar sobre el refranero como condensación de la filosofía de la historia española. Tradujo la Historia universal (1847-1850) de César Cantú. Participó en la colección costumbrista El sombrero (1855). Escribió varias obras históricas, entre las que destaca su Historia del reinado de Carlos III (1856). Su Galería de la literatura española (1846) contiene numerosas anécdotas y valiosos juicios sobre los principales autores románticos.

Figura en la colección de cuadros costumbristas Los españoles pintados por sí mismos con tres trabajos artículos, "El indiano" (estampa cínica de la pobreza de Galicia y Asturias, que obliga a sus habitantes a emigrar a América, y del comportamiento del emigrante a su regreso); "El diputado a Cortes", donde ironiza sobre la abundancia de las revoluciones en España que hace que las Cortes aparezcan y desaparezcan como por arte de magia, y analiza el funcionamiento interior de la institución, sus intrigas, sus discursos pomposos, el voto dirigido; en "El ciego" estudia su variado perfil de transmisor de noticias políticas, literatura de cordel, pícaro y mendigo.[2]

Referencias

  1. Ricardo Navas Ruiz, El Romanticismo español. Madrid: Cátedra, 1982 (3.ª ed.)
  2. Obras digitalizadas de Antonio Ferrer del Río en la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España.
Other Languages