Antonio Di Benedetto

Antonio Di Benedetto
Información personal
Nacimiento 2 de noviembre de 1922
Mendoza, Mendoza, Bandera de Argentina Argentina
Fallecimiento 10 de octubre de 1986
(63 años)
Buenos Aires, Bandera de Argentina Argentina
Nacionalidad argentino
Lengua materna español
Información profesional
Ocupación Escritor, periodista
Años activo 1953 - 1986
Género novela, cuento
Obras notables Zama ( 1956)
El silenciero ( 1964)
Los suicidas ( 1969)
Distinciones Premio Konex de Platino ( 1984)
Gran Premio de Honor de la SADE ( 1986)
[ editar datos en Wikidata]

Antonio Di Benedetto ( Mendoza, 2 de noviembre de 1922 - Buenos Aires, 10 de octubre de 1986) fue un periodista y escritor argentino.

Biografía

Comenzó a estudiar Derecho pero luego se dedicó al periodismo, llegando a ser subdirector del diario Los Andes. A pesar de la urgencia que le imponía su oficio, desde joven logró escribir crónicas de prosa precisa y cuidada. Con los años se convirtió en un editor de noticias reconocido por su oposición a la censura. También fue corresponsal del periódico La Prensa.

Di Benedetto comenzó a escribir en su adolescencia, inspirado por autores como Fiódor Dostoyevski y Luigi Pirandello y llegó a ocupar un lugar sobresaliente en la narrativa contemporánea argentina, por su estilo conciso y muy personal, por su inventiva, por su capacidad de crear personajes que sentimos latir y su deseo de remodelar el mundo poéticamente.

Di Benedetto publicó su primer libro en 1953, Mundo animal, un volumen de cuentos. Más tarde escribiría cinco novelas, la más famosa de las cuales es Zama. Aparecida en 1956, es considerada frecuentemente por críticos latinoamericanos como su obra maestra.[1] Luego, publicó El silenciero ( 1964) —premiada por la subsecretaría de Cultura, en 1965— y Los suicidas ( 1969), que es una crónica repleta de melancolía y construida con frases cortas.

Durante la última dictadura cívico-militar fue perseguido, y apresado[2] el 24 de marzo de 1976 en su despacho del diario Los Andes, encarcelado y torturado ("Creo nunca estaré seguro que fui encarcelado por algo que publiqué. Mi sufrimiento hubiese sido menor si alguna vez me hubieran dicho qué exactamente; pero no lo supe. Esta incertidumbre es la más horrorosas de las torturas"). Sufrió cuatro simulacros de fusilamiento y numerosas golpizas. Fue excarcelado más de un año después, el 4 de septiembre de 1977, anímicamente destrozado.

Sin poder escribir, porque le rompían todos sus papeles, encontró un ardid. Adelma Petroni, escultora amiga de Di Benedetto, cuenta en una entrevista con la escritora María Esther Vázquez: “Me mandaba cartas donde me decía: ‘Anoche tuve un sueño muy lindo, voy a contártelo’. Y transcribía el texto del cuento con letra microscópica (había que leerla con lupa). Después esos cuentos se editaron bajo el título de Absurdos”.

En septiembre de 1977 abandonó el país —según Petroni, viajó con el anticipo que le dio el editor por Absurdos—, y se exilió en Europa, primero en Francia, donde dio clases, y después en España. Vivió seis años en Madrid, donde no fue especialmente destacado, y regresó a Argentina en 1984. A pesar de los numerosos reconocimientos por lo peculiar de su obra, tan original, no adquirió la fama de otros autores latinoamericanos.

Durante su exilio en Madrid, compartió largas horas con su gran amigo, el internacionalmente prestigioso pintor argentino Enrique Sobisch, también radicado en esa ciudad.

Un modesto empleo en la Casa de Mendoza, en Buenos Aires, le permitía sobrevivir a su regreso. Murió de un derrame cerebral, el 10 de octubre de 1986, en la capital argentina.

Other Languages