Antonio Blázquez y Delgado-Aguilera

Antonio Blázquez y Delgado-Aguilera ( Almadén del Azogue, Ciudad Real, 2 de marzo de 1859 - Madrid, 14 de febrero de 1950), geógrafo, historiador y bibliógrafo español.

Biografía

Buen estudiante, con tan solo quince años, aprovechando la libertad de enseñanza decretada obtiene en octubre de 1873 el título de bachiller en artes y posteriormente amplía sus conocimientos en Filosofía, Literatura y Geografía en la Universidad Central y en la Academia de Administración Militar de Ávila, de la que luego será profesor. A los 22 años fue destinado como profesor de Geografía en la Escuela Superior de Guerra, obteniendo por ascenso el grado de capitán en 1893. Dirigió la Escuela de Artes y Oficios de Ávila y fue profesor en la de Enseñanza de la Mujer en Madrid. Ejerció la profesión de subintendente militar de segunda clase y más tarde de intendente de división, y se retiró con el grado de general.

En cuanto a su carrera como geógrafo, fue discípulo de Rafael Torres Campos, próximo a la Institución Libre de Enseñanza e impulsor de los estudios geográficos desde la normal Central de Maestras, que era además Secretario General de la Sociedad Geográfica de Madrid. Blázquez fue bibliotecario permanente de la Sociedad Geográfica y profesor de Geografía en la Escuela Superior de Guerra. En 1904 fue nombrado representante, junto con Emilio Bonelli, Ignacio Arce y Ricardo Beltrán en las Comisiones permanentes de la Unión Iberoamericana nacida en 1880. Académico de la Historia electo el 23 de octubre de 1908, tomó posesión el 16 de mayo de 1909. Participó en el Congreso Geográfico Hispano-Portugués-Americano de 1892 con un trabajo sobre las exploraciones y estudios geográficos realizados en América (su contribución fue "Modernas exploraciones y estudios geológicos y geográficos en México y en la América central y meridional"). Del mismo modo También tomó parte en los Congresos Internacionales de Geografía e Historia iberoamericana celebrados en Sevilla en 1914 (conmemorativo del IV centenario del descubrimiento del Pacífico por Vasco Núñez de Balboa) y en 1921 (conmemorativo del paso del estrecho Magallanes -1520-, el descubrimiento de las islas Marianas y Filipinas -1521- y la llegada a Sanlúcar de Juan Sebastián Elcano -1522). En este último impartió una de las tres ponencias plenarias que sirvieron de base para las posteriores discusiones: “Tres relaciones de tierra y descubrimientos del S. XV”.

Miembro honorario de la Sociedad Geográfica de Lima. Premio Fomard en el concurso internacional de la Sociedad Geográfica de París por sus estudios de Geografía Histórica. Comendador de la Orden de Carlos III, poseía además varias otras cruces pensionadas del mérito militar. Compró en 1897 el Castillo de Mairena a los acreedores del decimosegundo duque de Isuna, y lo revendió luego a su amigo, el historiador, arqueólogo y pintor inglés Jorge Bonsor ( George Edgard Bonsor Saint Martin) en 1902, quien lo transformó en un museo para sus colecciones. Investigó fundamentalmente en dos disciplinas, la Geografía Histórica y la Historia de la Cartografía. Políticamente conservador, durante la Guerra Civil se declaró franquista y esto le permitió ser académico y miembro del Instituto de España.

Editó la Ora maritima de Avieno, revitalizando con esta obra el importante problema de la ubicación de Tartessos, y varias obras de Alonso de Santa Cruz. Escribió numerosos artículos sobre la historia de la Geografía y Cartografía españolas, en particular de los períodos medieval e imperial, estudiando la cartografía de España en los mapas y descripciones topográficas antiguas de Orosio, Isidoro de Sevilla, Beato de Liébana, mapas árabes y portulanos. Con el fin de interpretar estos materiales estudió la longitud de las millas y leguas romanas y llegó a la conclusión de que tales medidas diferían de provincia a provincia. Es de particular interés su estudio de los mapas de España del siglo XVI. Investigó además el itinerario de Antonino Pío y la Descripción de España de Al Idrisi. También dedicó parte de su labor al estudio de su provincia natal: escribió una Historia de Ciudad Real (Ávila, 1898) donde cuestiona que el yacimiento localizado en Alarcos se pueda identificar con Laccuris y sugiere la existencia de otra ciudad Alarcuris que, esta sí, podría corresponderse con Alarcos. Tradujo, adaptó y amplió los tres volúmenes del Curso de geografía de Paul Vidal de la Blache y Pierre Camena d'Almeida. Claudio Sánchez Albornoz le ayudó a estudiar las vías romanas del norte de la Península Ibérica, trabajo que publicó como Reconocimiento de algunas vías romanas del valle del Duero: memoria de los resultados obtenidos en los viajes y excavaciones practicadas en el año 1915, Madrid: Imp. de la "Revista de Arch., Bibl. y Museos", 1916.

Blázquez formó parte del selecto grupo de los historiadores-geógrafos de su época junto a Ricardo Beltrán y Rózpide, Ángel Altolaguirre y Duvale, Jerónimo Becker y Abelardo Merino, miembros de la Real Sociedad Geográfica y la Real Academia de la Historia.[1]

Other Languages