Anton Bruckner

Josef Anton Bruckner
Bruckner Anton Postcard-1910.jpg
Información personal
Nombre en alemánAnton Bruckner Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento4 de septiembre de 1824 Ver y modificar los datos en Wikidata
Ansfelden, Austria Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento11 de octubre de 1896 Ver y modificar los datos en Wikidata (72 años)
Viena, Imperio austrohúngaro Ver y modificar los datos en Wikidata
ResidenciaViena Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadAustríaca, Imperio austríaco e Imperio austrohúngaro Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Alumno de
Información profesional
OcupaciónCompositor, musicólogo, teórico de la música, profesor de música, organista y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
GéneroMúsica clásica y sinfonía Ver y modificar los datos en Wikidata
InstrumentoÓrgano y piano Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Distinciones

Josef Anton Bruckner (Ansfelden, Austria, 4 de septiembre de 1824 - Viena, 11 de octubre de 1896) fue un compositor y organista austriaco.

Biografía

Nació en la pequeña ciudad de Ansfelden, en el norte de Austria. Su padre, que era maestro de escuela y tocaba el órgano de la iglesia local, imbuyó a su hijo las dos vocaciones a las que dedicaría su actividad profesional: la enseñanza y la interpretación como organista.[1]​ Devoto católico, sus estudios musicales se extendieron hasta la edad de 40 años, bajo la dirección de Simon Sechter y Otto Kitzler. Este último lo introdujo en el universo musical de Richard Wagner, que Bruckner estudió extensivamente desde 1863. Después de terminar sus estudios escribió su primera obra considerada de madurez: la Misa en re menor.

De personalidad inestable y maniaco- compulsiva, sufrió varias depresiones a lo largo de su vida. A los cuarenta y tres años, en 1867, sufrió una crisis nerviosa, una profunda depresión, y estuvo ingresado durante tres meses en una clínica de Bad Kreuzen. Un año después padeció otro paroxismo nervioso y volvió a la misma clínica de reposo.[2]

A partir de 1875 impartió armonía y contrapunto en la Universidad de Viena. Dentro del círculo de sus adeptos en la Universidad se encontraban Hans Rott, Hugo Wolf y Gustav Mahler, en ese entonces aún estudiantes.

La escena musical vienesa estaba polarizada por los partidarios del estilo musical de Richard Wagner y los que preferían la música de Johannes Brahms. Al dedicar a Wagner su Tercera Sinfonía, Bruckner se ubicó sin desearlo en uno de los dos bandos. El crítico musical Eduard Hanslick, líder de la corriente conservadora, escogió a Bruckner como blanco de su ira antiwagneriana al calificar esta sinfonía como "si la Novena de Beethoven y la Walkiria de Wagner se mezclaran, y la primera acabara pisoteada por los cascos de los caballos de la segunda".

A pesar de todo, Bruckner tenía partidarios, entre los que se contaban famosos directores de orquesta como Arthur Nikisch y Franz Schalk, que intentaban constantemente acercar su música al público. Con este buen propósito propusieron al maestro gran cantidad de modificaciones a sus obras para hacer su música más aceptable al público. El carácter retraído de Bruckner hizo que consintiera en realizar algunos cambios, aunque se cercioró de conservar sus manuscritos originales, seguro de su validez. Estos fueron posteriormente legados a la Biblioteca Nacional de Viena.

Otra prueba de la confianza de Bruckner en su capacidad artística es el hecho que él a menudo comenzaba el trabajo en una nueva sinfonía pocos días después de acabar la anterior. Además de sus sinfonías, Bruckner escribió misas, motetes, y otras obras corales sacras.

Aunque Bruckner era un organista renombrado en su tiempo, impresionando a audiencias en Francia e Inglaterra con sus improvisaciones, no compuso ninguna obra importante para este instrumento (aunque sí compuso varias obras menores y escribió algunas transcripciones al órgano de sus sinfonías). Sus sesiones de improvisación le proporcionaron a veces ideas que desarrollaría posteriormente en sus sinfonías.

El gran éxito del estreno de su Séptima Sinfonía en Leipzig en 1884 proporcionó finalmente a Bruckner el reconocimiento público que se le había negado hasta entonces. Según el propio Bruckner, encontró la inspiración para componer el tema principal del Adagio al saber que Wagner, su amado maestro, estaba agonizando, e incluyó por primera vez en su orquestación unas tubas wagnerianas para entonar el lamento fúnebre con el que concluye la pieza.[3]

No obstante, Bruckner vuelve a tener un serio contratiempo al preparar el estreno de su Octava Sinfonía, cuando el director de la orquesta, Hermann Levi, le devuelve la partitura con numerosas correcciones y críticas. Apesadumbrado, el maestro emprende una revisión general de la obra, que es finalmente estrenada, en esta segunda versión, por Hans Richter en Viena en 1892, con un éxito notable. Posiblemente afectado por el rechazo de la primera versión, Bruckner lleva a cabo una revisión exhaustiva de otras sinfonías anteriores, al tiempo que avanza lentamente en la composición de su Novena Sinfonía, que quedará finalmente inacabada.

Al final de su vida, Bruckner recibió diversos reconocimientos oficiales, entre los que destacan la condecoración con la Orden de Francisco José en 1886 y su nombramiento como doctor honoris causa por la Universidad de Viena en 1891.

La vida del maestro se apaga en Viena el 11 de octubre de 1896. Sus restos reposan en la entrada de la iglesia de San Florián, justo debajo del gran órgano.

Salud mental y Rarezas

A lo largo de su vida fue desarrollando una personalidad con unos rasgos maníaco-compulsivos. Con el tiempo aumentaron sus inseguridades, su natural miedo a la vida, y sus diversas obsesiones, algunas de ellas macabras. Entre sus numerosas manías se encuentran:[4]

  • Aritmomanía compulsiva, o pasión por contar o hacer colecciones de todas las cosas que le rodeaban (manía por contar los ladrillos y las ventanas de los edificios).
  • Angustia y dolor por abandonar un lugar (de Linz, de Viena, de San Florian,...).
  • Obstinación por revisar partituras (de ahí la complejidad por reconocer sus auténticos originales de las revisiones).
  • Obsesión por los títulos y los diplomas.
  • Guardaba decenas de botines en los armarios.
  • Obsesión por los campanarios a los que subía para comprobar si había una cruz.
  • Rituales de verificación: entraba una y otra vez en la casa para comprobar que había dejado apagadas las velas.
  • Fascinación por tumbas, cementerios y mazmorras (llegó a visitar el museo de las torturas de Nuremberg y la torre de Londres).
  • Comportamiento necrofílico:[5]​ tocó y besó los cráneos de Beethoven y Schubert cuando sus cadáveres fueron exhumados y también el del Emperador Maximiliano, tras ser ajusticiado en México y repatriado a Viena.
Other Languages
Alemannisch: Anton Bruckner
aragonés: Anton Bruckner
العربية: أنطون بروكنر
asturianu: Anton Bruckner
žemaitėška: Anton Bruckner
беларуская: Антон Брукнер
беларуская (тарашкевіца)‎: Антон Брукнэр
български: Антон Брукнер
brezhoneg: Anton Bruckner
bosanski: Anton Bruckner
čeština: Anton Bruckner
Esperanto: Anton Bruckner
français: Anton Bruckner
Fiji Hindi: Anton Bruckner
hrvatski: Anton Bruckner
Bahasa Indonesia: Anton Bruckner
íslenska: Anton Bruckner
italiano: Anton Bruckner
Lëtzebuergesch: Anton Bruckner
Limburgs: Anton Bruckner
lietuvių: Anton Bruckner
latviešu: Antons Brukners
Malagasy: Anton Bruckner
Bahasa Melayu: Anton Bruckner
Plattdüütsch: Anton Bruckner
Nederlands: Anton Bruckner
norsk nynorsk: Anton Bruckner
português: Anton Bruckner
română: Anton Bruckner
srpskohrvatski / српскохрватски: Anton Bruckner
Simple English: Anton Bruckner
slovenčina: Anton Bruckner
slovenščina: Anton Bruckner
српски / srpski: Антон Брукнер
Kiswahili: Anton Bruckner
Türkçe: Anton Bruckner
українська: Антон Брукнер
Tiếng Việt: Anton Bruckner
Volapük: Anton Bruckner