Antitrinitarismo

Antitrinitarismo es una forma de cristianismo que rechaza el dogma cristiano de la trinidad —la enseñanza de que Dios es tres hipóstasis o personas distintas que son coeternas, coiguales, e indivisiblemente unidas en un solo ser, y esencia (del griego ousia)—. Ciertos grupos religiosos que surgieron durante la Reforma Protestante, históricamente han sido conocidos como antitrinitarios.

De acuerdo a las iglesias que consideraron como definitivas las decisiones de los concilios ecuménicos, el trinitarismo fue establecido como fundamento y como doctrina cristiana en los concilios ecuménicos del siglo IV,[5]

En términos de número de adeptos, las denominaciones antitrinitarias comprenden una pequeña minoría del cristianismo moderno. Con mucho, las tres denominaciones cristianas no trinitarias más grandes son: Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Los Testigos de Jehová y La Iglesia ni Cristo, aunque hay otros grupos minoritarios incluyendo los cristadelfianos, ciencia cristiana, la Asociación de los Estudiantes de la Biblia El Alba, Living Church of God, El pentecostalismo unicitario, los Miembros de la Iglesia de Dios internacional, los Unitarian Universalist Christian Fellowship, la The Way International, La Iglesia de Dios Internacional y la Iglesia de Dios Unida, Una Asociación Internacional.[6]​ Son corrientes antitrinitarias el arrianismo, el modalismo, el monarquianismo, el patripasianismo, el servetismo, el socinianismo, y el unitarismo (denominación que puede englobar por extensión a las anteriores), la Unicidad, entre otras.

Las confesiones religiosas antitrinitarias no son consideradas como cristianas por el Consejo Mundial de Iglesias, ámbito de diálogo entre protestantes y ortodoxos y al que la Iglesia Católica acude como observadora, pues el credo mínimo que formuló incluye la creencia en Jesús como Señor y Salvador.[7]

Los puntos de vista de los antitrinitarios difieren ampliamente con respecto a la naturaleza de Dios, Jesús y el Espíritu Santo. Varias corrientes filosóficas antitrinitarias, como el adopcionismo, el monarquianismo, y el subordinacionismo existieron antes del establecimiento de la doctrina de la Trinidad en 325, 381, y 431, en los consejos de Nicea, Constantinopla, y Éfeso.[8]​ El nontrinitarianismo fue más tarde renovado por los cátaros en los siglos XI al XIII, en el movimiento unitario durante la Reforma Protestante, en la Era de la Ilustración del siglo XVIII, y en algunos grupos que surgieron durante el Segundo Gran Despertar del siglo XIX.

La doctrina cristiana de la Trinidad tampoco está presente en las religiones abrahámicas. La palabra trinidad no aparece en la Biblia cristiana en ninguna parte.

Creencias

Los cristianos apologistas y otros Padres de la Iglesia de los siglos II y III, habiendo adoptado y formulado el Logos cristológico, consideraron al Hijo de Dios como el instrumento usado por el Dios supremo, el Padre, para traer a la creación a la existencia. Justino Mártir, Teófilo de Antioquía, Hipólito de Roma y Tertuliano en particular declaran que el Logos interno de Dios (gr. Logos endiathetos, lat. Ratio) —su razón divina impersonal— fue engendrado como lo expresó Logos (gr. Logos proforikos, Lat. sermo, verbum), convirtiéndose en una persona para ser utilizada con el propósito de la creación.[10]

Other Languages