Antiguos

Antiguos/Alteranos
Especie Humanos Avanzados
Lugar Natal Galaxia de los Ori (como segundo lugar la Tierra hace millones de años)
Tipo de Gobierno Consejo
Alianzas Actuales Desconocido
Alianzas Anteriores Cuatro Grandes Razas (Asgards, Furlings y Nox)
Primera Aparición Maternal Instinct

Los Antiguos o Alteranos es una civilización ficticia, proveniente de la serie de televisión Stargate SG-1, que es conocida por su gran tecnología.

Originarios de la galaxia Ori, los antiguos constituyeron la raza más avanzada jamás conocida, además de ser los constructores de las "Astria Porta", conocidas actualmente como « stargates». Su nombre original es desconocido, y los nombres por los que son conocidos son aquellos que otras razas les han atribuido. Los ori, por ejemplo, les llamaron alteranos (del latin alter, alterno), pues se referían a ellos como "los otros". A su vez, antiguo es el nombre que las razas usuarias de la red de stargates les han dado. El único nombre conocido (a través de la Holobiblioteca de Atlantis) que utilizaron los propios antiguos para referirse a si mismos es lantianos o atlantes, aunque no se sabe a ciencia cierta si ese es el nombre de su raza o el gentilicio al que responden por ser habitantes de la ciudad de Atlantis.

Historia

Los Alteranos y los Ori

Hace millones de años, la (probablemente) primera evolución de humanos fue una raza que emprendió el largo camino evolutivo hacia la ascensión. Simultáneamente al apogeo de su raza, la civilización antigua sufrió un cisma, que derivó en su escisión. Por un lado, los Ori, quienes creían fervientemente que su nivel de desarrollo y poder se debía a la religión, y por otro los Antiguos, que atribuían este desarrollo a los avances de la ciencia, la tecnología, la investigación y una espiritualidad profunda con la que alcanzaban la Ascensión. Fue en este tiempo en que los Ori comenzaron a llamar a los Antiguos "Alteranos". La división de esta raza en estos dos grupos ocasionó conflictos, a veces severos entre ambos. En lugar de luchar, los Antiguos decidieron dejar su galaxia, y buscar un nuevo hogar.

Después de mucho tiempo (presumiblemente cientos de años) los antiguos descubrieron la Vía Láctea, donde construyeron una impresionante civilización. Aparentemente también se establecieron en la Tierra, a la que llamaron Terra. Los antiguos construyeron los Astria Porta (Stargates) y los tenían en cada planeta que colonizaron sin opresión. El papel exacto de la Tierra en su vasta civilización permanece desconocido, aunque probablemente era uno de sus mundos más importantes, como también uno de sus enclaves más antiguos. Otros planetas importantes colonizados fueron Proclarush Taonas, Dakara, Taoth Vaclarush y Valos Cor (estos últimos conocidos como Castianna y Sahal por los humanos, posteriormente).

Los Antiguos fueron afligidos por una terrible plaga que exterminó a la mayoría de su civilización. Más tarde se descubrió que esta plaga era similar a la enfermedad usada por los priores de los Ori contra los infieles, lo que llevó a especular que los Ori pre-ascendidos podrían haber sido responsables de esta plaga.

Aparentemente, los Antiguos intentaron enviar al pasado un grupo de científicos utilizando un Stargate para evitar o ayudar a curar la enfermedad. Sin embargo, sólo consiguieron generar un bucle temporal. Los antiguos que permanecieron en la Vía Láctea ascendieron o murieron. Sin embargo, según Anubis, los antiguos habían intentado recrear la vida después de la plaga en la Vía Láctea usando el Arma de Dakara. La actual evolución de de la humanidad en la Tierra puede ser a causa de esto.

Galaxia Pegaso

Hace varios millones de años, varios antiguos partieron de la Tierra en su ciudad-nave espacial, Atlantis, que en ese momento se situaba en la Tierra (específicamente en el continente Antártico). La razón exacta de su salida es desconocida, aunque el doctor Daniel Jackson ha especulado que podrían haber salido para escapar de la plaga que estaba devastando su civilización. Una alterana conocida, llamada después Ayiana por los investigadores que la descubrieron absolutamente conservada en la Antártida, fue dejada atrás. El hecho de que Ayiana fuera infectada con la plaga antigua cuando fue descongelada parecería confirmar las especulaciones de Jackson.

Después de llegar a la galaxia Pegaso los antiguos se establecieron en un planeta, al que denominaron Lantia, llamándose a si mismos lantianos a partir de entonces (a veces también Atlantianos por los miembros de la expedición Atlantis). La galaxia Pegaso se encontraba desprovista de vida sensible, por lo que la poblaron con humanos y Stargates, también protegiendo y habitándolos. Estos humanos que ahora habitaban la galaxia fueron quienes dieron a los lantianos el nombre de "ancestros".

Durante su estancia en Pegaso, los lantianos encontraron un organismo (aparentemente un insecto) similar a una sanguijuela, al que los miembros de la expedición y en especial el Dr. Carson Beckett llamaron Insecto Iratus que poseía inmensas capacidades curativas e inmunológicas. Se especula que este organismo absorbió la información genética de los antiguos mientras se alimentaba de ellos y fueron evolucionando en una nueva especie, los Wraith (Espectros).

Como los antiguos nunca habían encontrado otra especie con un nivel tecnológico que pudiera rivalizar con el suyo, no se prepararon para enfrentar la amenaza en la que se convertirían los Wraith. Cuando éstos comenzaron a desarrollarse y a volverse hostiles, los lantianos intentaron evitar el conflicto de manera diplomática, sin mucho éxito. Los lantianos y los Wraith comenzaron una larga guerra, y a pesar de la superioridad tecnológica de los primeros, los Wraith los superaban en número. Durante esta guerra, que duró siglos, los Wraith conquistaron cada planeta de la Galaxia Pegaso hasta que solo quedó Atlantis, la capital del Imperio Lantiano, permaneciendo protegida por su poderoso escudo.

Los lantianos vieron que no importaba cuántas batallas ganaran y comprendieron que no podrían ganar la guerra, por lo que empezaron a caer en la desesperación, intentando proyectos cada vez más peligrosos para acabar con el conflicto, como el proyecto Arturo, un esfuerzo fallido para extraer Energía del punto cero del propio Universo, a diferencia de los MPC, que lo extraen de Universos artificiales, y por tanto son fuentes de energía finitas. Este proyecto finalmente destruyó al planeta Doranda donde se estaba desarrollando y a los lantianos que lo llevaban a cabo, como también a gran parte de una flota de naves Wraith.

Los lantianos también crearon nanocitos diseñados para luchar contra los Wraith a un nivel celular. Sin embargo, su creación tomó forma humana, la cual derivó en una raza conocida como los Asurans, los cuales queriendo seguir a sus Lantianos en el camino a la ascensión les exigían a sus creadores erradicar de su programación las tendencias agresivas con las habían sido creados ya que les impedían ascender. Debido al fracaso de crear armas menores, enviaron una flota entera para destruir a los Asurans. No queriendo que nadie averiguara sus errores, eliminaron todo rastro de los Asurans de la base de datos de Atlantis. Sin embargo, unos nanocitos sobrevivieron y comenzaron una segunda evolución, replicándose en millones hasta volver a tomar forma humana.

También desarrollaron un dispositivo que provoca que se formen tumores explosivos en los cuerpos de los individuos expuestos a él, pero esto también fue abandonado.

Dando por perdida la guerra, los lantianos, decidieron volver a la Tierra, el planeta que había sido su hogar durante millones de años: sumergieron la ciudad-nave de Atlantis en el océano y la evacuaron, esperando que pudiera ser redescubierta en el futuro por sus descendientes. Los antiguos restantes en la Galaxia Pegaso volvieron a la Tierra a través del Stargate y bloqueando el acceso desde el resto de las puertas a la Tierra excepto la de Atlantis para evitar que los siguieran. Los atlantes que estaban fuera de la Ciudad en ese momento usaron las naves que les quedaban para llegar a la Tierra.

Retorno a la Tierra y la Vía Láctea

Después de su retorno a la Tierra, se encontraron con un ambiente áspero y habitantes primitivos. Creyendo que no había ninguna esperanza de reconstruir su civilización terrestre anterior, algunos partieron del planeta a través del Stargate de la Antártida, posiblemente buscando reconstruir sus días de gloria en mundos distantes en la Vía Láctea. El resto escogió el aislamiento meditando y buscando la ascensión.

Esos antiguos que se quedaron en la Tierra y se mezclaron con los humanos les heredaron el gen de Activación de Tecnología Antigua o ATA, así como algunos de los avances de su civilización, entre ellos su idioma, del que derivó posteriormente el Latín. Muchos mitos romanos también fueron influenciados por los antiguos, como el mito los “antiguos que ascendieron a los cielos”. Según la mitología, los romanos aprendieron a construir sus vías gracias a los dioses conocidos como “Los antiguos”.

La historia de la ascensión y caída del Imperio Antiguo puede haber influenciado el Timaeus y el Critias de Platón. Cuentan eventos que transcurrieron unos 9.000 años antes de su tiempo y fueron escritos en torno al 360 AeC. La Atlántida sólo se menciona brevemente en el Timaeus pero se describe con gran detalle en Critias como una ciudad llena de grandes maravillas y belleza. Los Atlantianos observaron sus leyes, dieron generosidad y paz durante muchas generaciones. Sin embargo, sus habitantes se volverían después ávidos, villanos y sedientos de poder y buscaron controlar o limpiar cualquier civilización que se les opusiera. En lugar de haber sido derrotados por una raza alienígena “vampírica”, según el cuento de Platón, los atlantianos fueron destruidos a manos de los antiguos atenienses. Como un último castigo los dioses destruyeron la Atlántida.

Las leyendas arturianas también son influenciadas por los antiguos, en particular el antiguo Moros, quien había ascendido, pero volvió a la existencia material para combatir a los ori. Moros, luego de su descenso, conservó todos sus conocimientos y algunos de sus poderes de ascendido para crear el Sangreal, un arma capaz de destruir seres ascendidos, y cuyo objetivo era la derrota de los ori. Moros fue conocido en la Tierra como Myrddin, y su influencia derivo en la leyenda del mago Merlin, cortesano de Rey Arturo en la mitología, y el arma y su búsqueda dio origen al mito del Santo Grial. Lo cierto es que los caballeros de la leyenda artúrica y el propio Arturo conformaban una sociedad de nobles formada por Moros para proteger el Sangreal y combatir a los ori.

Algunos de los antiguos, probablemente aquellos que dejaron la Tierra, instauraron la Alianza de las Cuatro Grandes Razas que los aliaron a los nox, los furlings y los asgard. Juntos, crearon un “verdadero” idioma universal, basado en la estructura atómica de los elementos químicos. Según las escrituras descubiertas en Heliopolis, esta alianza duró siglos. En las palabras de los asgard, ellos "se fueron de esta región del espacio hace tiempo", probablemente refiriéndose a su ascensión.

Other Languages
bosanski: Drevni
català: Antics
čeština: Antikové
Deutsch: Antiker
magyar: Ősök
Nederlands: Ancients
srpskohrvatski / српскохрватски: Drevni (Stargate)
slovenčina: Antik (Stargate)
slovenščina: Starodavni