Antigüedad tardía

Los favoritos del Emperador Honorio (Las cortinas desteñidas, el mármol ennegrecido, la posición del Emperador reflejando pereza e impotencia; todos estos símbolos como alegoría de la decadencia del Imperio Romano de Occidente). Pintura histórica de John William Waterhouse (1883).
Sueño de Constantino antes de la batalla del Puente Milvio. In hoc signo vinces (Con este signo vencerás). Ilustración de las Homilías de san Gregorio Nacianceno, siglo IX.
El papa Silvestre I bendice a Constantino, del que recibe con la tiara (símbolo del pontificado romano clásico, similar a otros tocados político-religiosos, como la doble corona de los faraones) el poder temporal sobre Roma. Fresco del siglo XIII, capilla de San Silvestre, monasterio de los Cuatro Santos Coronados.

La Antigüedad tardía es el periodo de transición entre Edad Antigua y la Edad Media; las dos primeras divisiones de la periodización tradicional del tiempo histórico que se suelen aplicar a la Historia de la civilización occidental. Cronológicamente cubriría el periodo que va desde la crisis del siglo III, que marca el comienzo de la descomposición de la Antigüedad clásica, hasta la expansión musulmana y la constitución del Imperio carolingio (finales del siglo VIII), procesos que representaron el asentamiento definitivo del mundo medieval.

Henri Pirenne (Mahoma y Carlomagno) puede considerarse el creador del concepto, al poner de manifiesto lo esencial que para la caracterización definitiva de lo medieval significaron dos grandes acontecimientos: el Imperio de Carlomagno y la llegada del islam a Europa; y los procesos que acarrearon: la ruptura de la unidad de la cuenca del Mediterráneo (en lo económico y en lo ideológico, una verdadera frontera de civilizaciones) y el cierre en sí misma de Europa Occidental o Cristiandad latina (previamente separada de la Cristiandad oriental del Imperio bizantino), donde se llevarán a su culminación las formas económicas, sociales, políticas e ideológicas de lo que se ha venido en llamar feudalismo y que venían desarrollándose desde el inicio de este periodo, quinientos años antes.

Distintas interpretaciones

Para los historiadores materialistas (Perry Anderson, Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo), el periodo de la Antigüedad tardía coincidiría con la transición del modo de producción esclavista al modo de producción feudal.

Algunos autores culturalistas hacen llegar la Antigüedad tardía europea hasta los siglos VI y VII, mientras que, en lo político, los partidarios de la escuela mutacionista francesa la extienden hasta algún momento entre los siglos IX y XI, cuando el Estado central, la propiedad pública y los impuestos dieron lugar al feudalismo y sus censos.[cita requerida]

En la división tradicional de la historia en períodos, la antigüedad terminó con las invasiones germánicas y la retirada del último emperador de Occidente, Rómulo Augusto, en el 476. Los principios del Imperio se consideran el apogeo de la civilización romana. Así, desde el siglo IV en adelante, el Imperio Inferior, es considerado desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX, como un período de decadencia.[1]​ En esta perspectiva, las invasiones germánicas en los siglos IV y V llevaron a un cambio decisivo, barriendo a la sociedad romana y estableciendo un nuevo sistema social.

A mediados del siglo XIX, el historiador francés Fustel de Coulanges fue el primero en ver una continuidad entre el siglo V y los siglos siguientes.[3]​ el historiador de arte austríaco Alois Riegl rehabilitó el período afirmando que no era decadente y que tenía su propia unidad. En el siglo XX, los historiadores continúan revisitando los siglos que marcan el paso de la Antigüedad clásica a la Edad Media.

Henri Marrou (1904-1977) muestra la evolución de los historiadores sobre el tema: en 1937 apoya la idea de la decadencia de la cultura antigua[6]

Si bien la mayoría de los historiadores coinciden en que la antigüedad tardía comienza con el final de la crisis del siglo III y el advenimiento de Diocleciano[7]​, diferentes teorías chocan en la fecha de su final. Los historiadores coinciden en que las invasiones germánicas no fueron la ruptura radical que muchos habían pensado ver. Como ha demostrado el historiador Peter Brown, ciertas características de la cultura antigua continúan más allá del siglo V. La invasión lombarda de Italia en 568 se usa a veces. Corresponde al final del reinado de Justiniano (565), que durante mucho tiempo marcó para los especialistas en la historia bizantina la transición del Imperio Romano (Este) al Imperio Bizantino. Sin embargo, los grecorromanos de Oriente nunca se han identificado a sí mismos como "bizantinos" (este término es un neologismo introducido por Hieronymus Wolf en 1557), sino como "romanos" (Βασιλεία Ῥωμαίων = imperio de los romanos), más allá incluso de la toma de Constantinopla por los turcos en 1453, ya que en el Imperio otomano, formaron la Milliyet de "Ron", hasta 1923.

El Imperio Romano en el año 395 dC

Según los eruditos contemporáneos, la tradición romana sobrevive bastante bien en el Imperio de Oriente hasta el siglo VII, cuando perdió gran parte de su territorio bajo los golpes de los lombardos, las invasiones eslavas, búlgaras y especialmente árabes. Después del siglo VII, las situaciones locales variaron enormemente en lo que fue el Imperio Romano: en Oriente, el Imperio se replegó sobre Grecia y Anatolia, y se convierte cada vez más en un estado griego medieval, el Imperio Bizantino; en Occidente, las bases de la antigua civilización permanecen en la tierra firme del antiguo Imperio, mientras que las Islas Británicas se sumergen en las "edades oscuras" del siglo IV.

Estudios geológicos recientes[8]​ han demostrado que las variaciones climáticas desempeñaron un papel importante en estos desarrollos, socavando la productividad agrícola del norte de Europa y empujando a muchas poblaciones hacia la cuenca mediterránea. En el norte de la Galia y las Islas Británicas, el bosque recuperó terreno después de la despoblación y será necesario esperar al año 1000 para ver el regreso (a menudo bajo la influencia de los monasterios) de caminos y canales riego, trigo, vid ...

Other Languages
Alemannisch: Spätantike
беларуская: Позняя Антычнасць
български: Късна античност
Deutsch: Spätantike
hrvatski: Kasna antika
Bahasa Indonesia: Abad Kuno Akhir
íslenska: Síðfornöld
日本語: 古代末期
한국어: 고대 후기
Lëtzebuergesch: Spéitantiquitéit
Lingua Franca Nova: Anticia tarda
македонски: Доцна антика
Nederlands: Late oudheid
português: Antiguidade Tardia
srpskohrvatski / српскохрватски: Kasna antika
svenska: Senantiken
українська: Пізня Античність
Tiếng Việt: Hậu kỳ cổ đại