Anticatalanismo

El anticatalanismo o la catalanofobia es la aversión por Cataluña, por la cultura y lengua catalana o por los propios catalanes[2] .

Siglo XIII-XVIII

Según Antoni Simon, el catalanismo tiene su origen en la Baja Edad Media y el Renacimiento[3] , y lo divide en cuatro etapas. Lo sitúa en esa época por producirse la aparición de las identidades nacionales en Europa. Diferencia el anticatalanismo desde Castilla y desde Europa, principalmente desde italia durante la época de la expansión de la Corona de Aragón.

Desde Castilla

Siglo XIII hasta fines del siglo XV

En el Reino de Castilla se asienta la formulación de idea imperial castellana, mediante los cronistas Rodrigo Jiménez de Rada o Pablo de Santamaría y Alfonso de Cartagena. Se basan en que los reyes castellanos eran los únicos y legítimos descendientes de los monarcas godos, y que la primera fundación de la civilización y del cristianismo en la península tuvo su principio en Castilla, y también que la dinastia castellana era fruto de los designios de la Providencia. Paralelamente en Cataluña su historia es basada en los cronistas Bernat Desclot, Ramon Muntaner y Jaume Marquilles y sus instituciones. Esta etapa la define Simon como anticatalanismo latente.

Finales del siglo XV hasta finales del SXVI

En esta época se produce la unión dinástica de la Corona de Castilla con la Corona de Aragón mediante los Reyes Católicos. Aparece la imprenta y se divulga en Europa en latín, los planteamientos hegemonistas castellanos, en contraposición con la cultura de la Corona de Aragón y su concepción de España. Por otro lado, la centralidad castellana en España dejaba los territorios de la periferia bajo la Corona y bajo un gobierno central situado en Madrid desde 1561, gobierno compuesto por personas principalmente de origen castellano[4] .

A principios del siglo XVI, al rey Fernando el Católico los nobles más poderosos de Castilla le llamaban "viejo catalanote"[7] .

Finales SXVI hasta la crisis de 1640

En la etapa final del reinado de Felipe II la inteligencia castellanocortesana, de la mano del Conde-Duque de Olivares, madura la idea de una España como una comunidad política, que constituiría un estado medio, territorialmente compacto y dotado de unos lazos culturales e históricos comunes. Esta propuesta se acercaba más a una propuesta de anexión y asimilación de los territorios periféricos de la península, más que a una integración[8] .

En 1624, el Conde-Duque de Olivares en su Memorial presentado al rey Felipe IV, recomienda que las leyes de Castilla y el castellano se asimile en el resto de reinos de la península, para conseguir de esta forma una homogeneización sociocultural y un estado más fuerte:

Tenga Vuestra Majestad por el negocio más importante de su Monarquía, el hacerse Rey de España: quiero decir, Señor, que no se contente Vuestra Majestad con ser Rey de Portugal, de Aragón, de Valencia, Conde de Barcelona, sino que trabaje y piense, con consejo mudado y secreto, por reducir estas reinos de que se compone España al estilo y leyes de Castilla, sin ninguna diferencia, que si Vuestra Majestad lo alcanza será el Príncipe más poderoso del mundo.[10]

Dieciséis años después se produjo la crisis de 1640, con Guerra de Restauración portuguesa y la Sublevación de Cataluña.

1640- SXVIII

Para las clases dirigentes castellanas el proceso de separación de Cataluña de la monarquía española abrió un abismo de despecho y desconfianza hacia los catalanes que nunca pudo ser cerrado. Las beligerancias abiertas desde 1640 confrontaron directamente y masivamente «castellanos» y «catalanes». Posteriormente, después de la sublevación de 1640 y la guerra de sucesión en la que Cataluña se situó en contra de la dinastía borbónica, en la Castilla de mediados del siglo XVII se irá consolidando la imagen de los catalanes como un pueblo desleal, enemigo, ingobernable, que había traicionado el proyecto común de nación española, y que no tenía más solución que la sujeción por la fuerza de las armas. Durante la guerra de secesión, el militar y cronista Vicente Bacallar de Sanna sobre la defensa del pretendiente borbónico al trono de España afirma: «no se puede negar que sostuvo mucho el ánimo de los castellanos la natural vanidad de no ser conquistados de aragoneses y catalanes, y ultrajados de los portugueses, a los cuales despreciaban y aborrecían». Durante la represión posterior se buscaba silenciar su pasado[11] :

Borrándoles de la memoria a los catalanes todo aquello que pueda conformarse con sus antiguas abolidas constituciones, ussáticos, fueros y costumbres

Miembros del Consejo de Castilla en 1715

Desde Europa

Interdiction officielle de la langue catalane del 2 de abril de 1700, durante el reinado de Luis XIV de Francia, decreto por el cual se prohibió el catalán en Rosellón, Conflent y Cerdaña.
Italia

El historiador Antoni Simon afirma que entre los siglos XIII y XV, la expansión militar catalana en Sicilia, Cerdeña y sur de Italia, y la entrada de los comerciantes catalanes en estos mercados, generaron un profundo sentimiento de animadversión contra los catalanes −a menudo identificados como españoles-. Se pueden encontrar reflejos en las obras literarias de Dante Alighieri, Giovanni Boccaccio, Francesco Petrarca, Luigi Alamanni, Pietro Aretino o Serafino Aquilano. Afirma que era un sentimiento anti-catalán más cultural-lingüístico que político-territorial, debido a las protestas por la elección de Alfonso de Borja en el 1455 como Papa Calixte III por ser bárbaro y catalán[12] .

De hecho, la leyenda negra española comenzó en su primera forma, de forma anticatalana, la leyenda negra comienza con la influencia política de la Corona de Aragón en determinados territorios de Italia en el siglo XIII. La reacción de nuevo será la extensión de una imagen de avaricia y astucia infame de los comerciantes catalanes. En la época de dominación española en el sur de Italia, es decir en Nápoles y Sicilia, en el Renacimiento cuando los italianos hablan de españoles buenos lo llaman españoles, y cuando son malos, independientemente de su origen, los llaman catalanes.[13]

Resto de Europa

Aunque la leyenda negra anticatalana tuvo su origen en Italia, se extendió al Mediterráneo oriental con las expediciones de los almogávares, que influyeron decisivamente en el temor y rechazo que adquirieron en dicha zona, que hicieron famosa la imprecación o insulto «¡ venganza catalana te alcance[14]

Francia
Other Languages
français: Anticatalanisme
lumbaart: Catalanofobia