Anne Robert Jacques Turgot, barón de Laune

Anne Robert Jacques Turgot, barón de Laune
Anne Robert Jacques Turgot.jpg
Información personal
Nombre en francésAnne Robert Jacques Turgot Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento10 de mayo de 1727 Ver y modificar los datos en Wikidata
París, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento18 de marzo de 1781 Ver y modificar los datos en Wikidata (53 años)
París, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadFrancesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
PadreMichel-Étienne Turgot Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
OcupaciónEconomista, político, escritor y enciclopedista Ver y modificar los datos en Wikidata
ÁreaEconomía Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Miembro de
Distinciones
  • Concours général
  • Hommes illustres Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Anne Robert Jacques Turgot, barón de L'Aulne, más conocido como Turgot, (París 10 de mayo de 172718 de marzo de 1781) fue un político y economista francés, fundador de la escuela de pensamiento económico conocida como fisiocracia.

Los años de formación

Nacido en el seno de una familia de notable experiencia política, abandonó la carrera eclesiástica poco antes de su ordenación. Tuvo amistad con Nicolas de Condorcet, Pierre Samuel du Pont de Nemours, Gournay y otros intelectuales cercanos a la escuela fisiócrata de pensamiento económico. Tras finalizar sus estudios de derecho, inició una exitosa carrera en la Administración que, en 1761, le permitió acceder al cargo de intendente de la región de Limoges, donde exhibió unas extraordinarias dotes administrativas; impulsó un catastro de la zona y eliminó instrumentos impositivos desfasados, como la corvée.[1]

Es el menor de los hijos de Michel-Étienne Turgot, preboste de los comerciantes de París, y de Madeleine Françoise Martineau de Brétignolles, perteneciente a una familia normanda de rancio abolengo. Se le educa en la Iglesia, y en la Sorbona, en la que empezó a estudiar en 1749. Su nombre en esa época es el de abad de Brucourt. Es autor de dos notables disertaciones latinas, Sobre los beneficios que la religión cristiana ha aportado al género humano, y sobre La historia del progreso en por la poesía y trata de introducir en la poética francesa las reglas de la prosodia latina. Su traducción del libro cuarto de la Eneida es acogida por Voltaire como la única traducción en prosa por la que mereciera la pena interesarse.

En 1750, toma la decisión de no entrar en las órdenes, lo que justifica, como había hecho Dupont de Nemours, alegando que no es capaz de llevar una máscara toda su vida. En 1752, consigue ser sustituto, y más adelante consejero en el Parlamento de París, y, en 1753, maître des requêtes. En 1754, forma parte de la cámara real que se forma en un exilio del Parlamento. En 1755 y 1756, acompaña a Gournay, por entonces intendente de comercio, en sus giras de inspección por las provincias, y en 1760, durante un viaje por el este de Francia y por Suiza, visita a Voltaire, con el que traba amistad. En París, acude a los salones, en especial a los de Françoise de Graffigny, al parecer interesado en casarse con su sobrina, Mademoiselle de Ligniville ("Minette"), que luego pasó a ser Madame Helvétius y con la que mantuvo amistad toda su vida, Madame Geoffrin, Madame du Deffand, Julie de Lespinasse y la duquesa de Envilie. En esa época conocerá a los teóricos fisiócratas, Quesnay y Gournay, y con ellos Dupont de Nemours, el abad Morellet y otros economistas.

La posición del campesino es muy diferente (de la del obrero asalariado). La tierra, independientemente de cualquier otro hombre y de toda convención, le paga el precio de su trabajo. La naturaleza no regatea con él para obligarle a contentarse con lo necesario... Lo que ella da no está proporcionado ni a sus necesidades ni a una evaluación convencional del precio de de sus jornadas: es el resultado físico de la fertilidad del suelo y de la justeza, más que de la dificultad de los medios que él ha empleado para hacerlo fecundo. En cuanto el trabajo del campesino produce por encima de sus necesidades, puede, con ese excedente que la naturaleza le otorga en puro don, por encima del salario de sus penas, comprar el trabajo de los demás miembros de la sociedad. Estos, al venderle, no ganan sino su vida, en tanto que el campesino recoge, además de su subsistencia, una riqueza independiente y disponible que él no ha comprado y que él vende. Él es pues la única fuente de riquezas que con su circulación animan todos los trabajos de la sociedad, porque es el único cuyo trabajo produce por encima del salario del trabajador.

Turgot: Reflexions sur la formation et la distribution des richesses (1766)[2]

Escribió varias obras de teoría económica como Reflexiones sobre la formación y distribución de la riqueza (1766) o Sobre la libertad en el comercio de grano (1770). En 1774, Luis XVI le designó auditor general, y durante los dos años en los que permaneció en el cargo introdujo numerosas reformas, muchas de ellas orientadas a la abolición de los privilegios de los terratenientes, cuyas intrigas provocaron su destitución.[1]

Paralelamente, estudia diferentes aspectos de la ciencia, y lenguas clásicas y modernas. En 1753, traduce las Cuestiones sobre el comercio del inglés Josias Tucker, y redacta sus Cartas sobre la tolerancia, y un panfleto, El conciliador, defendiendo la tolerancia religiosa. Entre 1755 y 1756, compone diversos artículos para la Enciclopedia, y entre 1757 y 1760, un artículo sobre los Valores de las monedas, probablemente para el Diccionario del comercio del abad Morellet. En 1759, aparece su Elogio de Gournay.

Other Languages
Bahasa Indonesia: Anne Robert Jacques Turgot