Animal de compañía

El gato y el perro, las mascotas o animales de compañía más populares del mundo.

Un animal de compañía o mascota es un animal domesticado que se conserva con el propósito de brindar compañía o para disfrute del cuidador. A diferencia de los animales de laboratorio, animales para la crianza o ganado, animales para el transporte o animales para el deporte, los animales de compañía no son conservados para traer beneficios económicos o alimenticios, aunque sí un beneficio personal.

Los animales de compañía son seleccionados por su comportamiento y adaptabilidad, y por su interacción con los humanos, en la que posiblemente se utilicen como herramientas de caza o seguridad. Poseer un animal de compañía puede traer a la salud consecuencias positivas, ya que el cuidado diario hace olvidar a muchas personas otro tipo de preocupaciones, evita la depresión y nos hace sentir útiles.[2]

El animal de compañía también se caracteriza por ser amigable. Se puede decir que la mayoría de estos animales se convierten en domésticos si la persona con la que conviven les enseña buenos modales en la convivencia diaria, no olvidando su naturaleza animal.

Un animal de compañía se adapta al ambiente de un ser humano sin importar su naturaleza: se adhiere a un grupo, familia o sociedad, la cual le dota de todo lo necesario para su desarrollo.

En adaptabilidad y comportamiento, se dice que los perros como animales de compañía, superan a la mayoría. Su adaptabilidad ha ayudado al hombre en diversos ámbitos sociales, culturales y recreativos, como en su uso terapéutico en hospitales, como guías de personas ciegas, como apoyo policial, y en complicados rescates de personas.

La compañía de cualquier mascota evoca siempre ternura, compañía y amistad, cualidades que se intensifican cuando la soledad busca filtrarse en la vida de las personas; es en estos momentos cuando la mascota adquiere un papel más importante, al sentirlo parte de la familia y aún más, como un amigo.

La mayoría de las personas muestran una actitud positiva a través de su relación con una mascota o animal de compañía, sobre todo aquellos que sufren problemas de tipo psicológico o físico.

Historia

El origen de la domesticación animal se estableció alrededor del año 9000 a. C. en el suceso de la sedimentación humana conocido como revolución neolítica.[ cita requerida] Se comenzó a utilizar a los animales con propósitos alimenticios, pero tiempo después se descubrió que podían ser utilizados como herramientas de caza o compañeros de caza, adoptando un valor más productivo como tales que como alimento. Los animales fueron constantemente relacionados con la identidad de las diferentes clases sociales en la historia, ya que la capacidad económica permitía poseer valuadas y exóticas especies de animales y plantas.[3]

El origen de la domesticación de animales es inexacto, pero se cree que comenzó cuando el ser humano se dio cuenta de que necesitaba establecer lazos entre él y la naturaleza para su supervivencia y desarrollo. Se estima que los perros, una de las primeras especies animales domesticadas, han sido criados como animales de compañía por alrededor de 10 000 años. Alrededor del año 3500 a. C. comenzó la domesticación de gatos en Egipto.[4]

Other Languages
العربية: حيوان منزلي
беларуская: Жывёлы-кампаньёны
български: Домашен любимец
bamanankan: Sokɔnɔbagan
čeština: Domácí zvíře
Cymraeg: Anifail anwes
dansk: Kæledyr
Deutsch: Heimtier
English: Pet
Esperanto: Dombesto
eesti: Lemmikloom
føroyskt: Heimadýr
Frysk: Húsdier
Gaeilge: Peata
Gàidhlig: Peata
עברית: חיית מחמד
हिन्दी: पालतू पशु
hrvatski: Kućni ljubimac
magyar: Társállat
Bahasa Indonesia: Hewan timangan
Ido: Dorloto
íslenska: Gæludýr
日本語: ペット
Basa Jawa: Kéwan klangenan
한국어: 애완동물
Limburgs: Hoesdeer
Bahasa Melayu: Haiwan peliharaan
Nederlands: Huisdier
norsk nynorsk: Kjæledyr
norsk: Kjæledyr
Runa Simi: Uywana
Scots: Pet
srpskohrvatski / српскохрватски: Kućni ljubimac
Simple English: Pet
slovenčina: Domáce zviera
српски / srpski: Кућни љубимац
Tiếng Việt: Vật cưng
中文: 宠物
粵語: 寵物