Anexo:Mascotas de Un, dos, tres... responda otra vez

El programa Un, dos, tres... responda otra vez casi siempre ha dispuesto de una mascota que además de interpretar la sintonía de arranque aparecía como premio en la tercera parte del programa, la subasta. La mayor parte de las veces, la mascota era negativa y simbolizaba el peor regalo de la subasta, pero en ocasiones la mascota fue positiva o hubo un dúo de mascotas, una negativa y otra positiva. Lo que todas las mascotas compartieron en común fue el ser el único regalo cuya aparición era obligatoria por reglamento en cada subasta. Todos los demás regalos podían aparecer o no, pero siempre aparecería la mascota, o al menos una de ellas si eran varias. Todas las mascotas fueron creadas por los estudios de José Luis Moro.

La calabaza sin nombre (1972-1973)

En la primera etapa no hubo mascota como tal, y Don Cicuta asumió todas las labores de simbolizar lo negativo del programa. Sin embargo, en la subasta sí que había un premio que siempre aparecía por reglamento, una calabaza común y corriente que simbolizaba el peor regalo, y que complementaba al otro regalo que también aparecía obligatoriamente en esa y solo en esa etapa, el coche, que simbolizaba el mejor premio. No obstante, las reglas estipulaban en esa etapa que, si bien siempre había calabaza y siempre había coche, se podía retorcer la regla sin violarla, haciendo que a veces lo que apareciera fuera un coche de desguace, un coche de juguete o similares, y que en el interior de la calabaza a veces se escondieran premios jugosos, incluido el mismo coche. No obstante, lo más común es que el premio se limitara a la simple calabaza sin más y que el coche fuera un coche como es debido.

Other Languages