Anexo:Faltas ortográficas satíricas

Una falta ortográfica satírica es una modificación intencionada de la ortografía de una palabra o nombre con fines retóricos y humorísticos.

Historia de las faltas ortográficas satíricas

Las modificaciones ortográficas con fines humorísticos tuvieron su origen en la poesía satírica. El escritor español Francisco de Quevedo está considerado como el máximo exponente de las faltas ortográficas satíricas en lengua castellana. Su uso de este recurso es notable en sus obras, llegando a ser objeto de estudio en la actualidad.[1]

El también español Juan Ramón Jiménez, Premio Nobel de Literatura en 1956, usaba una ortografía paraacadémica que le había enseñado de niño un maestro de la Institución Libre de Enseñanza como más fácil de aprender que la convencional de la Real Academia; luego siguió cultivándola por motivos estéticos, sustituyendo la "G" ante "E" e "I" por la "J" [3]

Hoy en día el uso de esta figura retórica tiene su mayor relevancia en los textos periodísticos, como se puede comprobar en los ejemplos que se listan en este anexo. También suele aplicarse en artículos de opinión, y son constantemente explotados en las comunidades online.

Other Languages