Anexo:Carreteras Radiales de España

Origen de las carreteras radiales

Las Carreteras Radiales de España conforman la red básica de carreteras nacionales históricas. Se caracterizan por tener su origen en Madrid, por ser la capital de España y además situada prácticamente al centro de la península, lo cual permitía esto. Las carreteras se marcaban con la siguiente nomenclatura: N- con el número de la carretera en números romanos (I-II-III-IV-V-VI). En la actualidad esta nomenclatura solo permanece de manera administrativa y en los tramos conservados y en uso de antiguos trazados no desdoblados, ya que todas las vías han sido casi en su totalidad desdobladas en Autovías y Autopistas, y ahora se conocen como A- con el número que tenían en números arabigos (1-2-3-4-5-6). Son las herederas de la red radial de caminos establecida por Carlos III el 10 de junio de 1761 mediante el Real Decreto expedido para hacer caminos rectos y sólidos en España, que faciliten el comercio de unas provincias con otras, dando principio por las de Andalucía, Cataluña, Galicia y Valencia.[2]​ A principios del siglo XX se creó un plan para afirmar estas vías, Circuito Nacional de Firmes Especiales, creando la red de carreteras nacionales que ha existido durante todo el siglo XX. A finales del siglo XX y principios del XXI se duplican la mayoría de las vías quedando la actual red de autovías y autopistas radiales.

Carreteras Radiales históricas

La nomenclatura empieza en la carretera que va hacia el norte, y se numeran las siguientes en el orden de las agujas del reloj.

Other Languages