Andrés Borrego

Andrés Borrego Moreno ( Málaga, 23 de febrero de 1802 - 1891) fue un periodista, historiador y político español.

Biografía

Tuvo sus primeros contactos con quienes serían importantes hombres de la época como Antonio Recalde, que lo instruyó, antes de los ocho años, cuando hubo de marchar a Madrid como consecuencia de la muerte de su padre.

A cargo de un pariente perseguido por afrancesado al regreso de Fernando VII, siguió la suerte de su protector marchando a París. Hacia 1818 regresa a España, a su ciudad natal y se casa. La expansión económica de la zona sur andaluza ofrecía un ambiente burgués próximo al liberalismo y allí vivirá el alzamiento de Riego de forma peculiar. En efecto, avisó al general de la proximidad de tropas oficiales, facilitando la huida de los sublevados. Con el triunfo de la revolución liberal, la amistad con Riego se acrecentó. Borrego se unió a algunas de las sociedades secretas de la ciudad, integradas por comerciantes y donde el bullicio por la causa liberal y la superación del absolutismo era constante.

Hacia el final del Trienio, Borrego se entrevistó con Riego advirtiéndole del peligro de no hacer una reforma de la Constitución Gaditana para evitar la reacción absolutista, buscando un pacto entre partes. Riego no tomó decisión alguna y la llegada de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823 al mando del Duque de Angulema puso fin a la experiencia democrática.

De nuevo el exilió lo llevó a Inglaterra vía Gibraltar y más tarde a Francia. Allí despertó su vocación de periodista y participó como redactor en Le Temps, uniéndose dos años más tarde a Lafayette como combatiente en la revolución de 1830. El triunfo liberal le dio empuje para crear una nueva publicación destinada a distribuirse ilegalmente por España: El Precursor, financiado por las aportaciones voluntarias de los exiliados españoles.

Regresó a España a la muerte de Fernando VII en 1834, apoyando expresamente a la madre de la futura reina Isabel II, María Cristina de Borbón, frente al infante don Carlos, en línea con el liberalismo. Convencido de que el mejor instrumento a su alcance era su propia pluma, crea la Compañía Tipográfica, sociedad que sostendrá económicamente un nuevo diario de información política, pero también económica, cultural y social, al estilo de los modernos periódicos europeos, El Español. Durante dos años será un referente del liberalismo español y en donde los miembros más destacados de la economía y la política progresista escribirán.

Más tarde, cuando el levantamiento de los sargentos de La Granja pone fin a los tres años de vigencia del absolutista estatuto Real, Borrego se unirá como cronista parlamentario defensor de la nueva Constitución de 1837 y fundará un nuevo diario más tarde, El Correo Nacional. Fue iberista.[1]

Other Languages