Anatema

Anatema (del latín anathema, y éste del griego ἀνάθεμα, «maldito, apartado») significa etimológicamente ofrenda, pero su uso principal equivale al de maldición, en el sentido de condena a ser apartado o separado, cortado como se amputa un miembro, de una comunidad de creyentes.

Era una sentencia mediante la cual se expulsaba a un hereje del seno de la sociedad religiosa; era una pena aún más grave que la excomunión porque el individuo era desterrado y a su vez era maldecido. Su étimo griego equivale a una «ofrenda» a los dioses; posteriormente vino a significar:

  • Estar formalmente separado,
  • Desterrado, exiliado, incomunicado o
  • Innominado, a veces malinterpretado con el significado de maldito.

Definición

Primitivamente señalaba los objetos consagrados a los dioses, especialmente las ofrendas. Con el cristianismo, pasó a significar «maldito, fuera de la Iglesia». Dentro del cristianismo, se trata de la máxima sanción impuesta a los pecadores; no solamente quedan excluidos de los sacramentos, sino que desde ese momento se les considera destinados a la condenación eterna. En el Antiguo Testamento, se condena el exterminio de las personas o cosas afectadas por una maldición atribuida a Dios (ej. Caín).

Other Languages
беларуская: Анафема
български: Анатема
brezhoneg: Anaoue
bosanski: Anatema
català: Anatema
čeština: Anathéma
Deutsch: Anathema
English: Anathema
Esperanto: Anatemo
eesti: Anateem
euskara: Anatema
suomi: Anateema
français: Anathème
hrvatski: Anatema
magyar: Anatéma
interlingua: Anathema
Bahasa Indonesia: Anathema
italiano: Anatema
日本語: アナテマ
ქართული: ანათემა
қазақша: Анафема
къарачай-малкъар: Анафема
Кыргызча: Анафeма
Latina: Anathema
lietuvių: Anatema
македонски: Анатема
Nederlands: Anathema
polski: Anatema
português: Anátema
română: Anatemă
русский: Анафема
srpskohrvatski / српскохрватски: Anatema
slovenščina: Anatema
српски / srpski: Анатема
svenska: Anatema
Türkçe: Anathema sit
українська: Анафема