Anastasio Aquino

Anastasio Mártir Aquino
Información personal
Nacimiento 16 de abril de 1792
Santiago Nonualco
Fallecimiento 24 de julio de 1833
San Vicente
Nacionalidad Salvadoreña Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Área El Salvador
[ editar datos en Wikidata]

Anastasio Mártir Aquino ( Santiago Nonualco, 16 de abril de 1792- San Vicente, 24 de julio de 1833)[1] fue un líder indígena salvadoreño que encabezó la insurrección de los nonualcos, un levantamiento campesino en El Salvador durante la existencia de la República Federal de Centro América. Nació en el seno de una familia que pertenecía al linaje de los taytes ( caciques) de la etnia de los nonualcos, pueblo indígena que ocupaba el actual territorio del departamento de La Paz.

Antecedentes

Después de la declaración de independencia de las provincias del Reino de Guatemala en 1821, se formó la República Federal de Centro América ( 1824), que tuvo una difícil existencia. Los encuentros entre liberales y conservadores, entre los caudillos locales, la falta de recursos y una organización precaria, entre otros, eran caldo de cultivo de violencia a lo largo y lo ancho del istmo.

La necesidad de llevar recursos al Estado obligaba a aplicar una serie de medidas económicas que eran de total desagrado a las mayorías, entre ellas los tributos y expropiaciones. Esta última, especialmente, golpeaba a los indígenas que durante la época colonial al menos tenían asegurada una parcela de tierra. Así, este grupo, que ya desde los primeros años de la llegada de los españoles se encontraba en desventaja dentro de la organización social, lo estaba aún más debido a la agitación de los primeros años de independencia.[2]

El gobierno de El Salvador tuvo que implementar medidas antipopulares en 1832, tales como una contribución directa sobre la propiedad inmueble y la renta. También el constante reclutamiento forzoso era de desagrado general. Todo esto dio paso a que el descontento se desatara, dando lugar a la proliferación de alzamientos populares y asaltos a cuarteles. Una de las principales rebeliones ocurrió en San Miguel, pero acaecieron otros intentos en Chalatenango, Izalco y Sonsonate que fueron controlados.[3]

Other Languages