Anacoreta

El anacoreta, obra del pintor polaco Teodor Axentowicz. Museo Nacional de Varsovia.

La palabra anacoreta procede del latín medieval anachorēta, y éste del término griego Ανα-χωρέω, que significa 'retirarse'. La definición del término puede tener varios matices, si bien interrelacionados: el de aquél que vive aislado de la comunidad o también para referirse a quienes rehúsan los bienes materiales, y el de alguien que se retira a un lugar solitario para entregarse a la oración y a la penitencia.

Contexto histórico

Los anacoretas conocidos ya en tiempo de los judíos comenzaron a extenderse desde los principios del cristianismo y se multiplicaron durante los siglos II y III a causa de las persecuciones, refugiándose gran número de ellos en la Tebaida (Egipto).[1] Pensaban que apartándose de la sociedad humana, obedecían además el mandato cristiano de «no ser parte del mundo».

Si fueseis del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, sino que yo os escogí del mundo, por esto el mundo os aborrece. ( San Juan 15:19)

El anacoretismo es un tipo de vida que surge como consecuencia de una corriente espiritual de la iglesia de Cristo a inicios del siglo IV: la espiritualidad monástica. Esta corriente espiritual buscaba la limpieza de corazón la cual la conseguían mediante el desprendimiento de todo lo creado (apartamiento del mundo) y la práctica de la caridad. La limpieza de corazón era el requisito para la posesión del Reino de Dios, que en este mundo se obtiene por la contemplación divina y cristalizada en una forma de vida que se denomina vida contemplativa.

La primera manifestación de importancia de la vida anacoreta se dio en Egipto en torno a San Antonio Abad, quien congregó a su alrededor un gran número de discípulos que poblaron desiertos como los de Nitria y Scete. Su modo de vivir se caracterizaba sobre todo por la soledad y el silencio. Habitaban cuevas o cabañas, bien aislados o bien en grupos de dos o tres, dedicados plenamente a la oración, la penitencia y el trabajo manual. Una vez por semana, el domingo, los solitarios acudían a la iglesia en común para asistir a los oficios divinos y escuchar los consejos de los presbíteros.[2]

Other Languages
Afrikaans: Anachoreet
asturianu: Anacoreta
català: Anacoreta
Deutsch: Anachoret
English: Anchorite
euskara: Anakoreta
français: Anachorète
hrvatski: Anahoret
italiano: Anacoreta
қазақша: Анахорет
polski: Anachoretyzm
português: Anacoreta
русский: Анахорет
srpskohrvatski / српскохрватски: Anahoret
українська: Анахорети