Análisis transaccional

Diagrama de conceptos en Análisis Transaccional, basados en el libro "Juegos en que participamos" de Eric Berne.

El análisis transaccional es un sistema de psicoterapia individual y social que se engloba dentro de la psicología humanista. Fue propuesto por el psiquiatra Eric Berne a partir de los años 1950 en Estados Unidos, quien lo divulgó a través de su libro Juegos en que participamos. Actualmente el análisis transaccional se encuentra en un momento de cambios con respecto a algunos de sus paradigmas. Sin embargo, la práctica del método sigue persiguiendo la eficacia de cara a que el cliente pueda cambiar sentimientos, pensamientos y comportamiento.

La psicoterapia del análisis transaccional es reconocida como un método científico para el tratamiento de trastornos psiquiátricos en dos países con una alta cultura en esta clase de tratamientos: Suiza y Austria.

El análisis transaccional propone una metodología y unos conceptos básicos expresados en un lenguaje que deja de lado los tecnicismos abstractos que predominan en otras teorías psicológicas. Pretende ser un modelo profundo, con técnicas para facilitar la re-estructuración y el cambio personal. Su fácil integración con otras disciplinas de las ciencias humanas y sociales le ha proporcionado una gran difusión mundial dentro del entorno humanista, laboral y de la autoayuda. Sin embargo, también se ha señalado su debilidad epistémica. Además, sus constantes analogías con el psicoanálisis freudiano le han dificultado ser plenamente considerado por la comunidad científica y asistencial.

A nivel funcional, busca facilitar el análisis de las formas en que las personas interactúan entre sí mediante transacciones psicológicas, con sus estados del yo Padre, Adulto y Niño, aprendiendo a utilizar cada uno en el contexto adecuado(el Padre para dar cuidados,reprender y todo lo referente al aspecto normativo y ético. El Adulto para el aspecto racional y de tratamiento de datos, y el Niño para lo ligado a lo espontáneo, los sentimientos, los deseos). El AT se aplica a nuestra interacción con los demás, y a la comprensión de nosotros mismos. Su objetivo es crecer en el logro de una personalidad integradora.

A nivel profundo, busca facilitar el abandono del guion psicológico que decidimos en la infancia bajo la influencia de las figuras parentales y de autoridad, pero que fue necesario para sobrevivir y que podemos aún estar siguiendo de forma inconsciente. Al dejar el guion, dejamos también de jugar los juegos psicológicos que lo refuerzan, pudiendo entonces usar integradoramente nuestra capacidad de pensar, sentir y actuar, al servicio de un vivir saludable.

Además de psicoterapia, el análisis transaccional es aplicable en crecimiento personal, educación, enfermería, trabajo social, desarrollo organizacional y en otras actividades en las cuales las personas interactúan entre sí.

Historia

Eric Berne nació en el año 1910 en la Ciudad de Montreal, Canadá, donde en 1935 obtuvo el título de medicina y cirugía. Posteriormente se trasladó a los Estados Unidos donde en 1938 se tituló en psiquiatría en Yale. En este país ejerció como psiquiatra y creó un sistema llamado el análisis transaccional (AT), que definió como una teoría de la personalidad y de la acción social y un método clínico de psicoterapia basado en el análisis de todas las transacciones posibles entre dos o más personas, sobre la base de estados del yo específicamente definidos.[1]

Como era habitual en ese lugar y época, inició su formación en el modelo psicoanalítico, siendo su psicoanalista Paul Federn, discípulo y colaborador estrecho de Sigmund Freud y que se interesó especialmente por los estados yoicos. Al trasladarse a vivir a Carmel ( California) prosiguió su psicoanálisis con Erik Erikson, psicoanalista de la psicología del yo.

Ese mismo año de 1947, Berne escribe The Mind in Action (en español, Mecanismos de la Mente), obra divulgativa que utiliza un vocabulario popular junto a varias historias cotidianas que ejemplifican diversos aspectos de la psiquiatría y del psicoanálisis. El prefacio de esta obra es de Abrahan A. Brill que, siendo uno de los introductores del psicoanálisis en Estados Unidos, muestra su perplejidad al valorar a Berne del que dice: posee la feliz facultad de documentar y presentar procesos mentales abstrusos de una manera tan sencilla y tentadora, que puede mantener el interés incluso de un fatigado lector de temas psicoanalíticos.[2]

Este estilo accesible de lectura lo mantendrá siempre, incluso en los artículos sobre la intuición y la comunicación publicados entre 1949 y 1956, año en que fue rechazado como miembro de la Sociedad Psicoanalítica de San Francisco. Tras este rechazo prosiguió con la teoría que gestaba y que comenzó a publicar en el artículo de 1958 Análisis Transaccional: un nuevo y efectivo método de terapia de grupo, en el cual muestra un modelo que incorpora aspectos de comunicación en los que resuenan los postulados de su vecino y amigo Gregory Bateson.

Aunque buscó alternativas para lograr una psicoterapia más eficaz, fue respetuoso con las teorías psicoanalíticas en las que se formó. Se rodeó de un equipo de colegas y organizó regularmente unos seminarios en San Francisco (California), para compartir sus experiencias como terapeuta de grupo y con vistas a desarrollar un modelo de "psiquiatría social" basado en el estudio de las interacciones ( transacciones psicológicas) entre las personas y sus estados del yo, al que llamó análisis transaccional.

Eric Berne es uno de los autores más originales que han escrito sobre comunicación, que supo conectar muy bien con un público de millones de lectores y su sistema sigue teniendo una gran actualidad, porque anticipó las principales cuestiones teóricas de la ahora llamada Sociedad de la Información. Felicísimo Valbuena

Berne dedicó 12 años a desarrollar su teoría. Su primer libro, que tituló Análisis Transaccional en Psicoterapia (1961) fue una revolución en el campo de la comunicación interpersonal de grupo o de masas. Esto le costó que no le quisieran dar el título de psicoanalista, pero que le fue concedido póstumamente y que fue entregado por su hijo pequeño, Terry Berne, a Francisco Massó Cantarero como agradecimiento por haber hecho la mejor exposición sobre su padre que él había oído en toda su vida. Para Berne el rechazo fue un duro golpe que combatió intensificando su gran ambición de añadir algo nuevo al psicoanálisis. Cómo Freud siguió su lema extraído de La Eneida: Flectere si nequeo Superos, Acheronta movebo (Si no puedo doblegar a los dioses de lo alto, moveré a Aqueronte, a los infiernos). Freud creó el Psicoanálisis, como Eric Berne creó el Análisis Transaccional.

En este primer libro expone su modelo de personalidad (estados del yo), de acción social (transacciones) y de la imbricación de ambos aspectos en el modo de organizar la vida en lo inmediato (aislamiento, rituales, pasatiempos, actividad, juegos psicológicos e intimidad) y a largo plazo (guion de vida). Los conceptos continúan siendo narrados en un lenguaje accesible cuya re-lectura y reflexión facilita descubrir la amplitud de su significado.

Tras publicar en 1963 The Structure and Dynamics of Organizations and Groups -libro no traducido aún al español y en el que desarrolla diversos aspectos psicológicos del funcionamiento grupal-, en 1964 publicó Games People Play (traducida al español como Juegos en que participamos) que en ese mismo año se convierte en un best-seller en EEUU. Le siguen en 1966 Principles of Group Treatment (traducida como Introducción al tratamiento de grupo), en 1968 A Layman’s Guide to Psychiatry and Psychoanalysis (re-edición de The Mind in Action y traducida como Mecanismos de la mente) y en 1970 Sex in Human Loving (traducida como ¿Qué hace usted del amor cuando hace el amor?).

Berne escribe todas estas obras en un lenguaje accesible que permite que el lector capte la información nuclear en una primera lectura y entienda las implicaciones de la misma en lecturas posteriores. Mantiene también este estilo en What do you say after you say hello? ( traducida como ¿Qué dice usted después de decir “hola”?), obra que termina de elaborar en 1970 en el hospital de Monterrey, donde se encontraba hospitalizado por haber sufrido un infarto el 26 de junio.

Atrás queda el seminario clínico de Monterrey que, desde 1950, se celebraba los jueves y estaba constituido por personas dedicadas profesionalmente a la salud. También queda el seminario que, la noche de los martes, se celebraba en San Francisco y que en 1958 se organizó como el Seminario de Psiquiatría Social de San Francisco, cuyos miembros eran heterogéneos en su dedicación laboral: se agrupaban profesionales de la salud, “pacientes” y personas de ocupaciones diversas interesadas en el AT, coherente con la línea de Berne de hacer accesible el ámbito de lo psiquiátrico. En 1964, pasa a denominarse Seminario de Análisis Transaccional de San Francisco, y su miembros, y junto con el de Monterrey crean la International Transactional Analysis Association (ITAA) (Asociación Internacional de Análisis Transaccional)

Eric Berne muere a los sesenta años, el 15 de julio de 1970, en el Hospital de Monterrey a causa de un infarto. Unos meses antes, el 14 de marzo de 1970, había muerto Fritz Perls, el creador de la Terapia Gestalt, a los 76 años. Fueron dos hombres geniales, Eric Berne aportó grandes ideas al mundo de la comunicación.

El análisis transaccional es una teoría de la personalidad neofreudiana que retoma por los conceptos de ello, yo y superyo, pero transformándolas de entidades intrapsíquicas a instancias transaccionales, en un enfoque que se centra en las interacciones de las personas más que en las dinámicas internas, que Berne denominó Análisis estructural. Una cantidad de libros popularizó el Análisis transaccional entre el público general pero hicieron poco para ganar aceptación en la comunidad psicoanalítica.

El Análisis Transaccional es considerado por sus seguidores como un modelo más inteligible y cercano que el modelo de psicoanalítico.

Historia general

El Análisis transaccional no es solo considerado post Freudiano sino, de acuerdo con los deseos de su fundador, conscientemente extra Freudiano. Esto es, aunque tiene sus raíces en el psicoanálisis, debido a que Berne fue un psiquiatra entrenado en psicoanálisis,. Éste fue diseñado como una rama discrepante del psicoanálisis pues tiene su énfasis en el análisis de las transacciones, en lugar del análisis de la psique.

Con su foco en las transacciones, el Análisis Transaccional movió la atención de la dinámica psicológica interna a la contenida en las interacciones de las personas. En vez de creer que el incrementar la conciencia y percepción individual del contenido de las ideas inconscientes como camino terapéutico, el Análisis Transaccional se concentraba en las interacciones de unas personas con otras y el cambio de estas interacciones para la resolución de problemas emocionales.

En adición, Berne creía en el compromiso de "curar" a sus pacientes en lugar de solamente entenderlos. Para este fin introdujo uno de los aspectos más importantes del Análisis Transaccional: el contrato, como un acuerdo entre el terapeuta y el cliente para buscar el cambio específico que el cliente deseara.

Other Languages