Ambrosio de Milán

San Ambrosio
Francisco de Zurbarán 032.jpg
San Ambrosio (1626-1627),
obra de Francisco de Zurbarán
Doctor, Pontífice y Padre Latino
Proclamado Doctor de la Iglesia el 20 de septiembre de 1295 por el papa Bonifacio VIII
Nacimiento c. 340
Tréveris, Imperio Romano
Fallecimiento 4 de abril, 397
Milán, Imperio Romano de Occidente
Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Iglesia luterana e Iglesia anglicana.
Principal Santuario Basílica de San Ambrosio, Milán
Festividad 7 de diciembre
Atributos Vestiduras episcopales, libro.
Patronazgo Teología, apicultores, fabricantes de velas
[ editar datos en Wikidata]

San Ambrosio de Milán (nombre original en latín, Aurelius Ambrosius; Tréveris, c. 340[1] - Milán, 4 de abril de 397) fue un destacado obispo de Milán y un importante teólogo y orador. Hermano de santa Marcelina, es uno de los cuatro Padres de la Iglesia Latina y uno de los 36 doctores de la Iglesia católica.

Biografía

Prefecto

Ambrosio procedía de una noble familia cristiana, pero no estaba bautizado. Su padre Aurelio Ambrosio era prefecto de la Galia Narbonense. A la temprana muerte de su padre, su madre lo llevó a Roma, siendo todavía un muchacho, y lo preparó para la carrera civil, proporcionándole una sólida instrucción retórica y jurídica.[2]

También estaba previsto que Ambrosio se convirtiera en funcionario imperial. En el lugar de Roma en que, según la tradición, vivía con su hermana Marcelina, hoy en día se alza la iglesia de Sant’Ambrogio della Massima. Finalmente acabó trabajando en Sirmio bajo el prefecto Sexto Petronio Probo, una de las personalidades más relevantes del momento, que hacia 372/73 le encomendó la provincia Aemilia-Liguria ( Emilia y Liguria). La sede de la provincia estaba en Milán, que por aquel entonces también era residencia imperial.

Episcopado

La diócesis de Milán, como toda la Iglesia, estaba profundamente dividida entre católicos y arrianos. En el año 374, tras la muerte de Auxentius, un arriano, el prefecto, muy respetado por todos, acudió personalmente a la basílica, donde se iba a celebrar la elección, para impedir cualquier conato de rebelión. Según la tradición, su discurso fue interrumpido por el grito de un niño: Ambrosius episcopus!

Aunque era un candidato aceptado por todos, él mismo se opuso enérgicamente a su elección, pues no se consideraba preparado para ello: era todavía catecúmeno, es decir, se estaba preparando para el bautismo. Solo por intervención del emperador se mostró finalmente dispuesto. En el plazo de una semana recibió los sacramentos del bautismo y del orden, siendo ordenado diácono y sacerdote, con lo que ya no había impedimentos canónicos para su consagración episcopal.

Siendo obispo fue adquiriendo sólidos conocimientos teológicos, estudiando la Biblia y autores griegos, como Filón, Orígenes, Atanasio y Basilio de Cesarea, con quien mantuvo correspondencia. El estudio, junto con la meditación de la Escritura, será la fuente que nutrirá su actividad: la predicación, en la que también aprovechaba sus conocimientos anteriores de retórica y de griego; acción pastoral y social...

En la liturgia introdujo el canto ambrosiano, al que da nombre. Su carácter, sus homilías y su interpretación de la Biblia impresionaron a Agustín; en la Pascua del 387 fue bautizado por Ambrosio. Dice la tradición que fue en ese momento cuando surgió el Te Deum.

Después de san Hilario, Ambrosio será el primero de los Padres de la Iglesia occidental, de la época dorada de la Patrística, junto a los otros dos, contemporáneos, con los que mantendrá relación: los santos Jerónimo y Agustín.[3]

Lucha contra el arrianismo

Mosaico que representa a san Ambrosio en la basílica homónima, en Milán.

Aunque los arrianos tenían ciertas esperanzas con su nombramiento, Ambrosio muy pronto empezó a luchar en favor de la ortodoxia nicena. Los arrianos dominaban la corte del Emperador Valentiniano II en Milán y Ambrosio se opuso a ellos con pasos teológicos y políticos. Utilizó su influencia para que los arrianos fueran perdiendo presencia en el gobierno de la Iglesia: en 381 consiguió que el Sínodo regional de Aquilea depusiera al obispo Paladio y a su presbítero Secundino. Cuando los arrianos se presentaron en la corte imperial para pedir que se les concediera en Milán al menos una iglesia fuera de la ciudad, Ambrosio movilizó a sus fieles en la ciudad, justificando esta movilización, poco usual en aquellos tiempos, con el argumento de que en cuestiones religiosas no decidía el emperador, sino las autoridades eclesiásticas. En 382 (o 383) incluso consiguió que Graciano dejara de utilizar el título Pontifex Maximus y se cancelaran las subvenciones estatales a los templos paganos.

En 390, Ambrosio convocó el sínodo de obispos del norte de Italia, que —como lo había hecho anteriormente el papa Siricio— condenó las doctrinas de Joviniano.

Other Languages
العربية: أمبروز
azərbaycanca: Müqəddəs Ambrosi
brezhoneg: Ambroaz Milano
čeština: Svatý Ambrož
English: Ambrose
eesti: Ambrosius
فارسی: امبروس
suomi: Ambrosius
Frysk: Ambrosius
Gaeilge: Naomh Ambrós
עברית: אמברוזיוס
hrvatski: Sveti Ambrozije
magyar: Szent Ambrus
Bahasa Indonesia: Ambrosius
Ilokano: Ambrosio
italiano: Sant'Ambrogio
Basa Jawa: Ambrosius
Latina: Ambrosius
lumbaart: Sant Ambroeus
latviešu: Ambrozijs
മലയാളം: അംബ്രോസ്
norsk bokmål: Ambrosius av Milano
português: Ambrósio
Scots: Ambrose
srpskohrvatski / српскохрватски: Ambrozije Milanski
Simple English: Ambrose
slovenčina: Ambrosius Milánsky
slovenščina: Ambrož Milanski
shqip: Ambrozi
Kiswahili: Ambrosi
Tagalog: Ambrosio
vèneto: Sant'Anbrosio
Tiếng Việt: Ambrôsiô
中文: 安波羅修