Amboto

Amboto
Amboto.jpg
Vista de la cara este del Amboto y su crestería
Tipo Cima principal (Cat.: 1+)
País(es) Flag of Spain.svg  España
Coordenadas 43°05′21″N 2°35′43″O / 43.089083333333, 43°05′21″N 2°35′43″O / -2.5953638888889
Altitud 1.331,197 m s. n. m.
Prominencia 734
Cordillera Montes Vascos
Ruta

Por el sur, partiendo del puerto de Urquiola.

Desde Arrázola por Amboto Sakona.
[ editar datos en Wikidata]

Amboto (Anboto en euskera) es un monte situado principalmente en Vizcaya con parte en Álava, País Vasco ( España), de 1.331 m s. n. m.. Es uno de los montes más relevantes de Euskal Herria, no solo por su importancia geográfica, sino también por su importancia cultural. En él la mitología vasca fija la morada principal de la Dama de Amboto, Mari, convirtiéndolo en un monte casi sagrado.

Por su cara norte, la que se asoma sobre el valle de Arrazola, el desnivel es considerable, unos 1.000 m, en algunos casos abiertos en acantilados como los que se contemplan en la misma boca de la cueva de Mari, desde el Ojo del Ezkilar o desde el de Bentanetan, la gran canal conocida como Artaungo sakona. Es aquí donde está la famosa cara este. Famosa por su verticalidad; en ella, se ubica la Mariurrika Kobea (o Mariren Koba), la morada de Mari, y se han abierto numerosas vías de escalada, entre las que se puede destacar la Este clásica (M.D. sup, A2, 300 m) o Kanterarik ez (no a la cantera) (E.D.inf, 400 m).

La cara sur desciende más suavemente hacia el puerto de Urkiola, con menos desniveles, por donde se abren las rutas más populares de ascenso a la cumbre. Al este forma un bonito collado con el Ipizte, llamado Zabalandi (900 m), desde donde se alza, impresionante, la mole gris que forma su cumbre, poniendo fin, por este lado, a su cresterío, que se inicia en el lado oeste con el Alluitz.

El Amboto, junto con la sierra a la que pertenece, es una de las cumbres más características y conocidas de Vizcaya y del País Vasco. Su ascensión, que se puede realizar por cualquiera de sus caras, requiere en todos los casos ciertos cuidados al discurrir cerca de los acantilados con impresionantes patios.

En su cumbre hay un vértice geodésico de segundo orden [1].

Mitología

Amboto ha estado siempre envuelto en la magia y en la mitología. No en vano, en una cueva cercana a su cumbre, en la pared rocosa y acantilada de su parte este, nos cuenta la leyenda que tiene su morada principal Mari, la Dama de Amboto, y dicen que se le suele ver en la boca de la cueva, los días de buen tiempo, peinando su bonita cabellera rubia con un peine de oro, al sol. No es raro tampoco el verla pasar algunas noches como una gran bola de fuego sobre el cielo de Amboto, hacia otros lugares del País Vasco donde posee morada o al cercano Oiz. Dependiendo de donde se encuentre, habrá buen o mal tiempo.

La imponente brecha de paredes verticales que se forma entre el Azkillar y la propia cumbre del Amboto, con acantilados verticales de más de trescientos metros de desnivel, está repleta de cavidades, ojos y cuevas. Los ojos de Azkillar y Bentanetan son visibles desde el valle de Arrazola; el de Bentanetan cierra el vértice de la enorme canal de Artaungo sakona en su parte superior.

En la pared este, justo debajo de la cumbre, casi inaccesible (para llegar a ella hay que caminar por una pequeña repisa que se forma en la pared, la cual tiene un par de pasos dignos de ser salvados debidamente encordados -se suele poner un pasamanos-), a más de 1.000 m de altitud se abre la boca de la cueva Mariurrika Kobea, en la que la mitología ha ubicado la morada principal de Mari. Una boca amplia en altura, que mediante un pequeño pasillo nos conduce a una sala bien iluminada por una ventana que se abre, directamente, al acantilado.

Una muestra de la influencia mitológica de esta montaña nos la da el texto del Arcediano don Pedro Fernández de Villegas, que escribió sobre 1510 lo siguiente:

... y en las montañas y provincias de Vizcaya, de otros que llaman de la sierra de Amboto que tenían diabólicos errores.../ En los cuales tratos también se entremeten, y mucho, unas falsas mujeres hechiceras que llamamos brujas y sorguiñas, las cuales hacen hechizos y maldades, tienen sus pláticas y tratos con los demonios.../. En los procesos que se hicieron contra aquellos de la sierra de Amboto, se dice y confiesa por muchas personas haber visto al diablo y hablándole, a veces en figura de cabrón, otras veces en figura de mulo grande y hermoso.../ y dicen éstas que se reconciliaron y confesaron su error, que si algunas veces aparecía el diablo en figura de hombre, siempre traía alguna señal que demostraba su maldad, como un cuerno en la cabeza o en la frente, o algunos dientes de fuera que se salían fuera de la boca, o cosa semejante.[1]

La influencia de estas creencias en los procesos inquisitoriales practicados en Durango en 1500 por herejía, en los que fueron condenadas a la hoguera diez mujeres, conocidas como las durangas, y un hombre (y quemados los huesos de otras seis fallecidas) fueron relevantes.

Other Languages
brezhoneg: Anboto
català: Anboto
Cebuano: Anboto
Deutsch: Amboto
English: Anboto
euskara: Anboto
français: Anboto
日本語: アンボト
norsk nynorsk: Anboto
occitan: Anboto
svenska: Anboto
中文: 安博托山