Amanecer (película)

Amanecer (título original: Sunrise: A Song of Two Humans) es la primera película realizada en Estados Unidos por el director alemán F.W. Murnau. La historia fue adaptada por Carl Mayer del cuento La Excursión a Tilsit de Hermann Sudermann. Murnau optó por utilizar el entonces nuevo Sistema de sonido Movietone, Haciendo de Amanecer uno de los primeros largometrajes con una banda sonora y de efectos sonoros sincronizados. Obtuvo tres Óscar en la primera edición de estos premios en 1928. Pertenece a la era muda del cine. En 1989, la película fue considerada «cultural, histórica y estéticamente significativa» por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry.[1]

Argumento

Narra la historia de una familia rural, formada por un matrimonio y un niño de corta edad, cuya vida se ve trastornada por la llegada a la aldea en la que la familia vive de una sofisticada mujer de la ciudad, para pasar las vacaciones.

El campesino se enamora de la mujer de la ciudad. Su obsesión por ella es tal que descuida sus labores y su familia, gasta dinero, arruina la granja y la gente comienza a darse cuenta. Pero lo peor vendrá cuando la mujer le pide que se deshaga de su esposa, para poder irse con ella a la ciudad. El hombre decide planear todo para cumplir los planes de su amante. Simulará un accidente con la barca en medio del lago y ahogará a su esposa.

Cuando llega el momento no puede hacerlo y lleva la barca a la orilla. Su mujer horrorizada huye y él la sigue hasta la ciudad implorando su perdón. Entran en una iglesia en la que se está celebrando una boda y renuevan sus votos matrimoniales. Ella le perdona y purificados y más enamorados que nunca pasan el día en la ciudad como unos recién casados.

Por la noche vuelven a casa atravesando el lago cuando se desata una terrible tormenta, y el hombre, pensando sólo en la salvación de su esposa, le ata unos manojos de juncos a la cintura, pensados originalmente para salvarse él en su olvidado plan criminal, antes de que la barca zozobre y se hunda.

Separados, la corriente arrastra al hombre a la orilla y tras la tormenta, llama a su mujer desesperado y al no encontrarla, acude angustiado al pueblo y sus vecinos salen todos a buscarla, pero sólo encuentran los juncos deshechos, mientras la mujer de la ciudad cree que sus planes se han realizado, y acude a ver a su amante. Este, enloquecido de dolor, culpa y furia está a punto de estrangularla, cuando oye gritos de que han encontrado a su mujer, inconsciente pero viva.

El nuevo amanecer encuentra a la mujer de la ciudad abandonando el pueblo mientras el hombre vela el sueño de su mujer y su hijo; la mujer se despierta radiante de felicidad y los esposos se besan.

Other Languages