Alto rey de Irlanda

El Rey Supremo de Irlanda (en irlandés Ard Rí na hÉireann) hace referencia a los legendarios reyes de la Colina de Tara.[1]​ También hace referencia a posteriores reyes que, dependiendo del periodo, fueron o bien los reyes más poderosos de sus días o en tiempos posteriores la mayor autoridad de las tierras de la isla de Irlanda.

Significado de Gran rey

La lista tradicional de los nombrados con el título de «Rey Supremo» se remonta a miles de años, hasta el segundo milenio antes de Cristo, y las primeras entradas son purante míticas. No se tiene certeza en qué punto la lista comienza a referirse a individuos históricos y tampoco en qué punto se puede llamar a estos individuos Gran rey en el posterior sentido de la palabra.

La mayoría de los eruditos creen que la idea de un «Rey Supremo» era una construcción pseudohistórica del siglo VIII que situó a un rey de toda Irlanda en la cúspide de la fragmentada pirámide del reinado que existía en esos tiempos.

Esta noción de Gran reino actuó como estímulo para una centralización mayor y fue convertida en realidad política a mitad del siglo IX. Hasta bastante reciente el desarrollo de un rey de Irlanda prenormando se ha expresado en términos simplistas con historiadores unionistas y nacionalistas que se alegran de retratar a la era prenormanda de la isla como a una jerarquía inmutable de reyes para sus propios propósitos.

En historiografía unionista el retrato dibujado ha sido el de una anarquía tribal, mientras que el de la historiografía nacionalista ha sido una armonía utópica. Historiadores modernos rechazan ambas representaciones como simplistas, presentando una historia del reino irlandés como más complejo y paralelo al desarrollo de un reino nacional en cualquier lugar de Europa.