Alonso de Monroy

Alonso de Monroy ( Extremadura,? - fallecido en Lima, 1545), fue un conquistador español. Teniente general de Pedro de Valdivia, presidente del cabildo de Santiago de Nueva Extremadura, encomendero y emisario de Valdivia en el Virreinato del Perú.[1]

Biografía

Sus padres fueron Cristóbal de Monroy y Constanza Gómez de Prado. Viajó al Perú en 1537, y luego se asoció con Pedro de Valdivia en la empresa conquistadora de Chile.

Fue el mismo Pedro de Valdivia quien lo nombró Teniente general de la recién fundada ciudad de Santiago, el 20 de julio de 1541. En ese cargo debía juzgar y sentenciar los pleitos que se presentaran. Además debía presidir el cabildo durante sus deliberaciones. En calidad de Teniente general de Santiago le correspondió defender la ciudad ante el ataque de Michimalonco el 11 de septiembre de ese mismo año, en ausencia de Pedro de Valdivia. Recibió tierras y encomiendas.

La sublevación indígena y la destrucción de Santiago habían dejado a los conquistadores en la más completa miseria. Por lo que Pedro de Valdivia decidió enviarlo a Perú en busca de provisiones, en enero de 1542.

Monroy salió hacia el Perú provisto de los mejores caballos, junto a Pedro de Miranda y cuatro soldados de compañía. Por órdenes de Valdivia los estribos fueron confeccionados en oro.[2] El viaje fue por tierra, ya que había sido quemado el barco que se construía en Concón, y al pasar por el valle de Copiapó fue sorprendido y tomado prisionero por los indígenas, muriendo los cuatro de sus soldados, pero logró escapar junto a Miranda y llegar a Lima para consolidar el objetivo encomendado.

En septiembre de 1543, gracias a la ayuda prestada por Cristóbal Vaca de Castro, un amigo de Pedro de Valdivia, Monroy estuvo de regreso en Valparaíso con 70 hombres, caballos y víveres, a bordo de una nave facilitada por Vaca de Castro. Los caballos se fueron mezclando con otras razas de caballos, lo que le da crédito como uno de los formadores de la raza chilena de caballos.[3]

Los éxitos de la Guerra de Arauco decidieron a Valdivia a pedir nuevos auxilios al Perú, para acrecentar sus conquistas, y otra vez el emisario sería Alonso de Monroy.

La expedición llevó oro por un valor aproximado a 23 mil pesos oro, y las famosas cartas de Valdivia a Pizarro y a la Corte española, donde contaba sobre las bondades de estas tierras y pedía que se le concedieran los merecidos premios a sus servicios.

Monroy salió por mar de La Serena el 4 de septiembre de 1545, llegando a Callao el 28 de ese mes. El Virreynato se encontraba en estado calamitoso debido a las guerras intestinas, toda vez que Gonzalo Pizarro se había sublevado contra la autoridad enviada por el rey Carlos I, Pedro de la Gasca.

Monroy comenzó a reclutar hombres para llevar al Reino de Chile, pero no pudo cumplir esa misión ya que murió en Lima en 1545, luego de tres días de enfermedad.

Other Languages